Presentación del repositorio digital de la Revista Espacios

publicado en: Entreletras | 0
Tiempo de lectura: 6 minutos

Por Periodico Opción

El día miércoles 3 de julio se presentó en la Universidad Andina Simón Bolívar de Quito, el repositorio digital de la Revista Espacios, cuyas publicaciones se iniciaron a mediados del año 1992 y culminaron el año 2008. Francisco Hidalgo Flor, director de la revista destacó que este es un nuevo momento contar con el repositorio digital de la Revista <em>Espacios </em>en el catálogo del portal web de la Biblioteca de la Universidad Andina. Este es el resultado de un trabajo conjunto entre la Biblioteca de la Andina y la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas de la Universidad Central, con el objetivo de recuperar y tornar posible el acceso a publicaciones del pensamiento crítico, de las organizaciones de izquierda y de los debates alrededor de un marxismo con una visión amplia, alejado de los sectarismos. Agradeció el apoyo de Enrique Abad, ex – director de la Biblioteca, de Evelyn Reyes la nueva directora de la UASB y por el lado de la Universidad Central la labor de Diego Vallejo y Willians Pacha, estudiantes de la Carrera de Sociología. El apoyo del anterior decano Rafael Polo y el actual decano Jorge Piedra.

Francisco, recordó que<em> “Espacios” “fue posible gracias a un esfuerzo conjunto de militancia y organización partidista (marxista – leninista) y núcleos de intelectuales de la tendencia de izquierda (especialmente de la Universidad Central) bajo un objetivo común: dar respuesta a la ofensiva ideológica del “fin del socialismo” y “fin de la historia”, y a la par abrir debates renovadores, así como alentar la lucha social y popular en alza. Asumiendo como norte una comprensión de tendencia o campo popular”. Del núcleo inicial que impulso la revista destacó los nombres de Rafael Larrea y Pablo Miranda, por un lado, y los nombres de Jaime Breilh y Arturo Campaña de los ámbitos del debate sobre la salud colectiva, Antonio Gaybor en los debates sobre problemática agraria, Wilson Herdoiza sobre la problemática urbana, Edgar Isch sobre la problemática ambiental, Fabián Carrión J., en los temas de educación; Marco Villarruel, en los de comunicación. Mencionó también en el núcleo inicial a Gonzalo Mendoza (“Avispa”: quien fue crucial para dar identidad a la revista) y Gonzalo Sono, entre otros compañeros y compañeras. Un rol clave lo desempeñó Arturo Campaña como editor de <em>Espacios.

Añadió que la revista se propuso “poner en movimiento, en praxis teórico y en acción social – política, un esfuerzo por dialogar e incidir entre dirección partidaria, movimientos populares y propuestas intelectuales de cara a un periodo histórico específico. Espacios rápidamente evoluciona hacia un esfuerzo que recupera y alienta a articular una tendencia de izquierda, además en un escenario nacional concreto (y muy particular) un movimiento social y popular con iniciativa, con capacidad de convocatoria (un rol clave en ese escenario tiene el nuevo movimiento indígena con sus demandas sobre plurinacionalidad e interculturalidad).</p>

Nuevos escritores y escritoras se juntaron al esfuerzo y participan en las páginas de Espacios, algunos de ellos y ellas son: Alberto Acosta, Rene Báez, Alejandro Moreano, Andrés Rosero, Napoleón Saltos, Zonia Palan, Nidia Solís. Participan intelectuales orgánicos del movimiento obrero como Patricio Aldaz y Mariano Santos. A su vez en las páginas de <em>Espacios</em> se presentan entrevistas a dirigentes sociales y populares: Nina Pacari, Gustavo Terán, Henry Llanes, Humberto Cholango, entre otros, añadió Hidalgo.

El periodo histórico en el cual se despliega este esfuerzo editorial de “Espacios”, es de una movilización social creciente y que luego se inserta en las acciones directas por la destitución de gobernantes neoliberales.&nbsp; A la par, en el periodo histórico se encuentra la agudización de una crisis orgánica del bloque de poder incapaz de controlar la situación, inicia con la destitución de Dahik de la Vicepresidencia (1995), la caída de los gobiernos de Bucaram (1997), Mahuad (2000), Gutiérrez (2004). Los interinazgos de Alarcón (1998), Noboa (2001) y Palacios (2005).

En los puntos de reflexión, que se expresaron en las reuniones del Comité Editorial y también se puede observar en las páginas de los diversos números, se encuentran los siguientes aspectos: ¿Cómo ganar la iniciativa?, ¿Cómo renovar propuestas y demandas; También el debate sobre las opciones y vías de unidad y articulación: ¿frente popular?, o ¿campo social y partidario?, o ¿bloque histórico

Espacios” alentó el debate intercultural entre izquierda orgánica y movimiento indígena

En correspondencia con la evolución social y política de la acción popular y de izquierda de aquel periodo, la revista “Espacios” alentó el debate intercultural entre las nociones y demandas del movimiento indígena y los postulados, las posiciones de la izquierda orgánica marxista.

Esa era una necesidad, hubo varios esfuerzos en ese sentido y uno de ellos fue promovido a través de las páginas de <em>Espacios</em> y también en la incidencia del comité editorial, el diálogo entre los marcos interpretativos del movimiento étnico por la plurinacionalidad, tierra y territorios, en un ejercicio dialéctico con las posiciones de clase obrera, poder popular, socialismo.

Pero además también la incidencia en el debate académico y del pensamiento crítico, como aportaban en la discusión sobre el rol de las ciencias en los escenarios de crisis social y ambiental, lo que luego se denominará “crisis civilizatoria”, frente a lo cual Jaime Breilh sostiene en el número 13 de Espacios la tesis de: “Ciencia emancipadora: pensamiento crítico e interculturalidad”.

En “Espacios “circularon las posiciones de izquierda y alternativas de Latinoamérica.

Cabe señalar que en las páginas de “Espacios” </em>no solo se presentaban los debates nacionales, también se dio cuenta de los debates latinoamericanos. Fue una revista abierta y atenta a los debates latinoamericanos y a los movimientos sociales emergentes, por ejemplo, fue una de las primeras publicaciones en Ecuador en difundir los pronunciamientos del neo – zapatismo, del EZLN. También siguió atentamente las convocatorias y discusiones del Foro Social Mundial.

<p>Desarrollamos un intercambio fluido con esfuerzos similares en la región, mencionemos la Revista Herramienta en Argentina, la Revista Utopía y Praxis Latinoamericana en Venezuela, la Revista Ciencia Política de la Universidad Nacional de Colombia. Como uno de los frutos derivados de esta dinámica, en el año 2012, junto con Álvaro Márquez Fernández, de la Universidad del Zulia, publicamos el libro “Contrahegemonía y Buen Vivir”.

Comprensión del rol de una revista y de una intelectualidad colectiva frente a la tendencia de izquierda.

Respecto del quehacer de una Revista intelectual – política los tiempos han cambiado desde el periodo indicado y los días actuales de 2024, no son solo variaciones formales (la digitalización: ahora las revistas se publican en formatos digitales y poco en formatos impresos), también son variaciones de contenido. Uno de esos niveles que ha cambiado es lo acontecido con las revistas proveniente de los ámbitos de la institución universitaria.

Hoy las revistas generadas desde las universidades y núcleos académicos están demasiado limitadas por los procesos de control transnacional de las indexaciones de revistas y el afán de los y las docentes por publicar casi exclusivamente en revistas “de Scopus para arriba”. Esa incidencia de las evaluaciones e indexaciones bajo matrices globalizadas viene afectando mucho a los esfuerzos por revistas de corte intelectual – político, que dé prioridad a los debates de los movimientos populares y la tendencia de izquierda.

En “Espacios” se logró una dinámica atenta a los procesos nacionales y dando prioridad a un debate colectivo entre núcleos intelectuales e izquierda orgánica, debate no solo como intercambio de ideas sino con la aspiración de aportar hacia dirección social y política dentro de un contexto donde el sistema de poder se agrietaba y se abrían canales de consolidación política e ideológica.

Y el intelectual no solo como el docente oficialmente reconocido sino como aquel hombre y mujer de la organización social y política atento, despierto, combativo dispuesto a generar ideas, posiciones, a la disputa ideológica que se exprese en la acción y conciencia social.

El logro de tener ahora el repositorio digital de Espacios”

<p>En este trabajo conjunto de la Universidad Andina Simón Bolívar, y la Universidad Central del Ecuador, generando este repositorio digital de una Revista importante, ahora se torna disponible para las y los investigadores e investigadoras del país y la región, tienen a su alcance, como me lo ha expresado un colega extranjero atento a las publicaciones ecuatorianas: “una joya”: una fuente de hallazgos, que estaba reducida a bibliotecas físicas de unas pocas universidades. Pero también puede ser fuente de consulta para las y los dirigentes actuales de los movimientos sociales y populares para ver y apreciar las demandas y propuestas planteadas y exhibidas en ese periodo histórico, verlo desde las expectativas recientes.

Nos alienta la comunicación leída de las y los directivos del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales – Clacso, atentos a esta iniciativa, nos expresan su interés por colocar en su repositorio digital los 14 números de Espacios, eso la amplifica hacia investigadores/as de toda Latinoamérica.

El evento finalizó con un video del grupo Chakana de Cuenca, que interpretando la canción “Chapishca de la Libertad” letra y música de Rafael Larrea, quien fue uno de los impulsadores claves de“Espacios”, militante revolucionario, escritor, poeta, que además creó canciones que permanecen en el corazón y la conciencia de los luchadores sociales.

Revista Rupturas
Siguenos
Últimas entradas de Revista Rupturas (ver todo)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *