¿Torpezas o corrupción?

publicado en: Opinión | 0

El Ministerio de Energía viene de realizar un concurso público internacional para la construcción de una central eléctrica que generaría 400MW, para lo cual se estima que la empresa ganadora invierta $600 millones, planta que utilizaría como combustible gas natural. El sitio donde funcione la planta, lo decidiría esa misma empresa.

Antes de continuar con nuestra nota, vale hacer una precisión de lo que es el gas natural y su diferencia con otro gas, el gas licuado de petróleo (GLP).

El gas natural, se compone principalmente de metano (fórmula química CH4) y, en nuestro país el único sitio de donde se explota este gas es en el golfo de Guayaquil, en el campo Amistad.

En cambio, el gas de petróleo, que para fines comerciales se lo licúa y por eso se lo llama gas licuado de petróleo(GLP), es un gas asociado al petróleo crudo y se lo extrae desde los campos petroleros ubicados tanto en la región amazónica como en la península de Santa Elena; igualmente, este gas es uno de los combustibles que se extraen en los procesos de refinación de crudos, al igual que las gasolinas, el diésel, etc., y; su elemento principal es el propano(C3H8), aunque también tiene butano(C4H10). Es el gas de las bombonas que se utilizan en las cocinas de casas y restaurantes.

En contrapartida, el gas natural es utilizado por algunas industrias principalmente de cerámica, en la provincia del Azuay, Por la central Termo Gas Machala que tiene una potencia instalada de algo más de 400 MW y, por La planta de licuefacción de Bajo Alto (marginalmente Se entrega este gas en El Guabo -El Oro-, Precisamente dónde está instalada esta planta)

En el gobierno actual, la desinversión en el sector hidrocarburífero ha sido notable y por esta razón, ha existido una baja importante en la producción o extracción petrolera del Ecuador.

En el Golfo de Guayaquil, en el campo Amistad, el único que produce gas natural en el Ecuador, la acción política gubernamental no es diferente, razón por la cual la producción de gas natural de ese campo se ha venido a pique y, entonces, no hay suficiente gas para las industrias que lo requieren en la provincia del Azuay, en dónde la demanda supera de largo a la oferta, a tal punto que algunas industrias quieren Importar directamente este energético  desde el Perú; tampoco hay volumen suficiente para abastecer la central termo Gas Machala, que actualmente trabaja al 20%; la planta de Bajo Alto, en donde se realiza la licuefacción del gas con el propósito de poder transportarlo y, que es otra de las “obras maestras” de Correa, la cual, para variar, fue construida con sobreprecio y, apenas funciona a menos del 50% (no puede funcionar más allá de la cuenta por qué además el suelo en el que fue asentado se hunde a cada rato y las máquinas están viradas, otras se dañaron…).

El ministro Ortiz ya lo dijo enfáticamente, no hay dinero y las operaciones del campo Amistad tendrán que ser entregadas al capital privado internacional, es decir la venta o regalo de este campo, pese a que recientes estudios revelarían que sus reservas de gas serían el triple de lo originalmente calculado.

Entonces, al no existir suficiente producción de gas natural para la demanda interna: planta térmica Gas Machala, como tampoco para las empresas azuayas, es evidente que no hay gas para esta nueva planta eléctrica que se la está ofertando en el Ecuador en el concurso ya mencionado y, el mismo tendrá que ser importado.

El asunto no queda ahí, pues en el propio ministerio hablan que ese gas debe venir desde los Estados Unidos, desde miles de km de distancia, cuándo acá, precisamente a muy pocos kilómetros del campo Amistad (apenas a 18km Se encuentra el campo peruano Corvina). En el norte peruano se produce el gas natural en grandes cantidades, combustible que podría satisfacer ampliamente las necesidades del sector como el gobierno de Moreno está totalmente sometido al de los gringos no sería nada raro que exista ya un compromiso trastienda y se haga efectivo esta nefasta importación que evidentemente encarecería los costos.

Vale señalar que en la propia Europa hay una feroz guerra interimperialista precisamente por el gas natural [1], en donde se está terminando de construir un segundo gasoducto (pues ya existe uno) entre Rusia y Alemania. El problema consiste en que los norteamericanos quieren obligar a los países europeos a que les compre su gas natural, el cual viene transportado en grandes buques tanqueros llamados metaneros (precisamente por el metano al que hacíamos referencia) desde el otro lado del océano Atlántico. Los europeos, con justa razón se resisten, pues les resulta mucho más barato el gas proveniente de Rusia a través del gasoducto. Hay países como la propia Alemania que se resisten al chantaje gringo, mientras hay otros como España, vasallos que se inclinan dócilmente ante el imperialismo norteamericano y, pese a los costos realizan estas importaciones carísimas. El tema no termina allí, pues de un gasoducto que tiene algo más de 1200 km de extensión, apenas le faltan 200 km para su terminación, en donde se han invertido miles de millones de dólares y en donde han participado empresas no solamente rusas sino también europeas de varios países. Este segundo gasoducto es el que los norteamericanos quieren que no se lo culmine para que los europeos le compren su gas, avasallando y humillando incluso a sus propios “aliados” europeos.

¿Qué podemos esperar entonces de Moreno, cuyo gobierno está entregado total y servilmente a los intereses norteamericanos?

Sin embargo, vale decir que el problema no va por allí, va por el combustible que se piensa utilizar, el gas natural, un recurso contaminante y no renovable, pues el mundo está dando pasos agigantados con respecto al cambio de la matriz energética. Se piensa que, en el año 2030, de aquí a 10 años, los combustibles fósiles comenzarán a disminuir radicalmente su presencia en el planeta. Frente a este panorama, ¿a quién se le puede ocurrir construir una planta eléctrica, con un contrato a 30 años, utilizando un recurso no renovable, contaminante y de paso, importado desde lejos, a miles de kilómetros de distancia(EEUU)?; pues sí, en nuestro país se le ocurre al ministro Ortiz y al presidente Moreno.

Sin embargo, vale decir, que sí podemos construir esa misma planta, pero ya no con un recurso no renovable y contaminante, sino con uno renovable y limpio, para lo cual nuestro país cuenta con ellos en cantidades industriales, se trata de la energía solar. En efecto, porque no construir una planta foto voltaica aprovechando la luz del sol, en donde no vamos a gastar un solo centavo en el combustible, pues este recurso renovable, infinito: el sol lo tenemos en varias regiones del país durante varias horas del día.

¿No huele esto ha corrupción?, Qué negocios habrán de por medio? Con seguridad algunos, varios, comenzando con la propia importación del gas. A seis meses de terminar este funesto gobierno, nuevamente se hace presente el ¡haga negocio conmigo, agarra lo que puedas!

Pero, hablando de energía solar, de energía fotovoltaica, tenemos otro caso que raya no sólo en la torpeza, sino también en la ignorancia y, posiblemente mala fe, es decir corrupción, se trata de otro concurso para construir, este sí, una planta foto voltaica en Manabí.

El Gobierno ha querido congraciarse con esta provincia después que desaparecieron $300 millones (que luego, reaparecieron como por arte de magia luego de las denuncias correspondientes), con hospitales no concluidos precisamente en las zonas más afectadas como, Bahía, Manta, Chone; otro ni siquiera comenzado como el de Pedernales; todos ellos envueltos en actos de corrupción, etc., para la reconstrucción de Manabí, luego del terremoto del 2016.

El gobierno inició un proceso de licitación internacional el 30 de julio del año anterior para construir una planta fotovoltaica en El Aromo, el famoso terreno aplanado de la refinería del Pacífico. Sin embargo, resulta que ¿no sabían?, ¿No se dieron cuenta? que en ese sitio la luminosidad es bastante baja, debido a que normalmente durante varias horas del día existe neblina, por lo que una planta foto voltaica allí es lo menos indicado y, por estas razones, la generación eléctrica resultaría extremadamente cara.

Para instalar una planta fotovoltaica es necesario conocer si en el terreno a construir la luminosidad es alta, es decir que el sol se haga presente en la mayor parte de las 12 horas de luz solar para que su eficiencia sea maximizada y, en Manabí y existen numerosos sitios, bastantes sitios en donde la luminosidad es alta; ¿cómo así escogieron uno de los peores sitios, ¿El Aromo, para la construcción de esta planta?

¿Acaso es la yapa de la “inversión” de los $1.600 millones de la refinería hoy invisible? Es otra torpeza, una verdadera barbaridad, ¿No se dieron cuenta?, ¿ignorancia? O ¿Corrupción? Todavía están a tiempo para detener estas barbaridades, o ¿será que el interés del negocio va a prevalecer?

Notas.

[1]- Mariano Santos. El gasoducto Rusia-Alemania, nuevo conflicto interimperialista. Los domingos petroleros, 19 de octubre 2020.

Mariano Santos
Últimas entradas de Mariano Santos (ver todo)