¿Se rompió el invicto en Casa Blanca?

publicado en: Opinión | 0
Tiempo de lectura: 3 minutos

La noche de este martes, 29 de diciembre de 2020, se desarrolló la final de vuelta de la Liga PRO de este año, misma que tuvo como actores a los equipos de Barcelona Sporting Club y Liga Deportiva Universitaria de Quito. Se registró un empate a cero entre los contendientes, lo que obligó a la definición por la vía de los penales, dada la persistencia en la igualdad, ya que en la final de ida, realizada en el estadio Monumental de Guayaquil, habían igualado 1 por 1. En esta última instancia resultó ser más efectivo el equipo “torero”, puesto que doblegó 3 por 1 a los “albos” y se adjudicó así el campeonato nacional, por primera vez en en el estadio “Rodrigo Paz Delgado”.

Apenas terminó el partido, se armó en redes sociales el debate, puesto que los hinchas toreros celebraban, aparte del campeonato, el haber terminado con la “maldición” en Casa Blanca, mientras que los aficionados liguistas se defendían, diciendo que sólo se había registrado un empate, y que por lo tanto, el invicto continuaba. La situación se puso más candente por las declaraciones y mensajes enviados por varios personajes, entre ellos, los Directores Técnicos de los equipos finalistas: Fabián Bustos, de Barcelona y Pablo Repetto, de LDU.

Pero, ¿cuál es la verdad? La FIFA establece que los penales no son parte del cotejo, es decir, el partido referido se contabilizará como empate. Como muestra de ello, los tantos no se registraron en el marcador general y no fueron adjudicados a quienes los convirtieron. Esta definición deja claro que “técnicamente” no se rompió el invicto en el estadio de LDU, y que en las estadísticas se registrará el encuentro como un empate.

Sin embargo, a pesar de lo que dice el ente rector del fútbol, el empate y posterior triunfo en penales del equipo Ídolo, sirvió para quitarse la mochila pesada que tenían los jugadores de Barcelona cuando iban a disputar partidos en Ponciano por el invicto en mención. Lo que se jugaba en dichos encuentros, era la dignidad de nunca ver ganar allí a Barcelona, el mismo que ahora sí lo hizo, aunque no en el tiempo reglamentario, sino en la tanda de penales; esto último que significó un campeonato y una vuelta olímpica. Hay otro aspecto que también debe tomarse en cuenta. Las llaves de eliminación directa funcionan como encuentros de 180 minutos, en donde, los partidos individuales no cuentan, sino el global. Por eso, se ha implementado algunas herramientas para desempatarlos si fuese menester, a saber: el tiempo extra, el gol de oro, hasta lanzamientos de moneda al aire, y por supuesto los penales. Barcelona le ganó a LDU esta llave por persistir la igualdad, y triunfó legalmente con el sistema de desempate pactado por Liga PRO.

La pregunta que queda ahora es: ¿Qué vale más: un invicto de tres puntos o un campeonato? Lo que se ha llegado a decir de forma acertada es que, aunque no se rompió el invicto, sí se rompió el maleficio, ya que Barcelona dio la vuelta olímpica en un estadio en donde nunca antes, de manera oficial, había celebrado un triunfo. Cabe recalcar que hace un año y medio, los amarillos ya dieron una vuelta olímpica en el Rodrigo Paz Delgado, puesto que le ganaron a Liga la final del torneo amistoso: “Copa Alberto Spéncer”.

En fin, el morbo ha empezado y la rivalidad entre Barcelona y Liga se ha vuelto más incisiva, ya que este logro representa un clavo que se ha insertado en el corazón de los liguistas, y ha sacado uno que había atormentado a los toreros por más 23 años.

Carlos Patricio Herrera
Últimas entradas de Carlos Patricio Herrera (ver todo)