¿Qué es lo importante?

publicado en: Opinión | 0

Iniciamos una nueva semana, y las autoridades hacen y deshacen a su antojo, elige una Vicepresidenta que nuevamente de forma hipócrita utiliza la religión y se posesiona en una iglesia, como si eso le diera el derecho de ser mejor o diferente; mientras los corruptos siguen campantes, unos se acogen al derecho al silencio, otros son testigos protegidos, otros pierden la memoria, los más viven cómodamente en el extranjero, cada ladrón escoge que camino es el menos complicado para sus vidas, cosa de Ripley; mientras tengamos autoridades y justicia al servicio del gran capital, los honrados seguiremos padeciendo hambre, persecución y muerte, como lo que está sucediendo, con el pueblo que por no tener los recursos suficientes no tiene acceso a las camas UCI, y entra en la lista de la muerte, como sucedió con el Presidente de los Maestros Jubilados Alfonso Yanez, mientras tanto nos entregan un circo diario pretendiendo que nos olvidemos de lo importante, millones de gente del pueblo muriéndose de hambre, y las autoridades gubernamentales haciendo cadenas nacionales para informar los logros de un gobierno indolente que a pretexto de la Pandemia, santifica una “Ley Humanitaria”, que nos da la posibilidad de morirnos a más largo plazo.

Que es lo importante, señores del Gobierno, para el pueblo pobre no nos interesa que si es santa o creyente la Vicepresidenta, lo que queremos saber es que ponemos en las ollas el día de hoy y mañana con el sueldo miserable que ustedes nos recortaron, o peor como sobrevivimos si estamos en la desocupación, queremos conocer que están haciendo para no tener en la lista de la muerte a miles de pobres, queremos saber si pueden y tienen los pantalones para emitir leyes y políticas públicas para recuperar lo robado, esto es lo importante, lo demás como es sabido, los autores materiales, los cómplices y encubridores de los actos de corrupción y de los asaltos a los dineros públicos, llámese sobreprecios, peculado, carnets de discapacitados o como quieran llamar los actos dolosos, seguirán siendo parte de organizaciones delictivas y seguro pasara el tiempo y estarán libres gozando de los dineros mal habidos, aquí mismo o en el extranjero.

Hoy lo importante es que nos demos cuenta de que solo el pueblo salva al pueblo, que no podemos confiar en los mesías salvadores, como tampoco en los banqueros y empresarios que nos entregan sus limosnas mientras que con sus empresas nos siguen explotando y tienen pingues ganancias; no podemos equivocarnos, es nuestra hora hoy iniciar poniendo los cimientos de la construcción de la Patria Nueva.

Últimas entradas de Carlos Sanchez (ver todo)