Piedras Yumbas

publicado en: Crónica | 0

Piedras Yumbadas

En mi pueblo existe una piedra YUMBA, en realidad son dos yumbo y yumba. Incluso hay relatos de que si vas a visitarles, después te hacen soñar.

Don Mesías (historiador de Zámbiza) contaba cómo se le habían presentado: una mujer desnuda con una wincha de plumas, atrás de ella cuidándola un yumbo. ¡Siempre estamos cuidado!

Hace unos meses atrás fuimos a realizar un pago a la piedra yumba y yumbo, hace muchos años no se hacían, pedimos por todos en mi pueblo somos fuertes, nuestros padres y madres lo son, como nuestros abuelos lo son.

El sábado conversábamos con mama Lala, en su memoria aún rondan recuerdos de cuando era niña. Entre estas historias contaba como en ese tiempo Zámbiza era lejos, decía, para salir había que pasar bosques, el camino era culebrero, y ahí entre árboles, ojos de agua, estaba escondido mi pueblo, resistiendo… entre suspiros decía no ha sido una vida fácil.. yo, con gracia le decía sí eso pasamos (como pueblo) vamos a pasar esta pandemia… SOMOS FUERTES…

Su hija me hizo esta bella vestimenta de yumba. Cuando fui a dejar la tela, tuve que vender un bien preciado, con ello compré la tela. La confección un regalo pues el valor fue muy simbólico y di mi ofrenda, armé un viaje, tres días de danza, me fui en busca de lo que nuetsros vecinos del norte llaman Hanblecheyapi. Siete días en total. YO PERDIENDOME EN LA NATURALEZA, encontrándome, RECORDANDO, todos los días me sigo encontrando.

Hoy Doña Lucinda mientras cogía hiervitas para mi escoba de limpia de la casa, me daba secretitos.Vamos a seguir danzando y levantando nuestros rituales.
¡VAMOS A AGRADECER!

Mamá Lala mismo decía en aquel tiempo, cuando esperaba a mi ropita, como niña aguardando un dulce, aún habrá pues eso, acá (Zámbiza). Si había, pero antes, ya se ha perdido. Yo quería más detalles y me decía, es que a las niñas no nos dejaban salir a verles, nos daba mal aire, venían y danzaban toda la noche, cuando se les escuchaba no nos dejaban ni acercarnos a la puerta o ventana, decían que son brujas.

Saben, eso mismo somos…. hombres y mujeres de poder. Un hermano shuar una vez me dijo hubo un tiempo en que todos podíamos sanarnos a nosotros mismos, curarnos, limpiarnos. Mi pueblo como buen pueblo danzante lo hace danzando. Y sí podímos antes, podemos ahora, solo hay que recordar,  como dice mi ñaño mayor, nuestro cabecilla de la yumbada, solo hace falta voluntad y CORAZÓN.

Este año será diferente pero SERÁ … no vamos a olvidar… más bien, más personas recordarán.

María Fernanda Alvaro Arias
Últimas entradas de María Fernanda Alvaro Arias (ver todo)