No cabe perdón a la pederastia

publicado en: Mundo | 0
Tiempo de lectura: 5 minutos

Acaba de salir a la luz que la iglesia católica de Francia ha estado envuelta, los últimos 70 años, en el abuso sexual sobre mas de 300 mil niños y niñas -68% niños- llevado a cabo por curas y legos de la iglesia católica subordinados al estado vaticano.

Las denuncias de estos hechos repudiables circulan en Francia, Europa y el mundo ante las cuales el papa argentino ha pedido “perdón”.

 

pedofilia vaticano

1

Lo ocurrido es otra pederastia devenida durante “encierros espirituales” y otros rituales litúrgicos que los sacerdotes, curas y monjas en las que también participan altas autoridades de la Iglesia católica envuelven a niños y niñas cuyas familias aceptan la introducción de los dogmas y liturgias del catolicismo en la educación.

¿Cuál es su origen? El sacerdocio de curas y monjas -practicado obligatoriamente por el Alto Clero de obispos, arzobispos y más alcurnias eclesiásticas- al asumir el papel de adoctrinadores de las creencias del cristianismo católico conforme la tradición  de los doce apóstoles: Renuncian a la natural relación sexual entre seres humanos, y “Se Casan con Dios”, que ahora puede darse entre seres humanos de similar sexualidad, en tanto y cuanto se evidencien identidades emocionales y racionales que afiancen una relación sana y duradera ante cuya realidad mundial el Vaticano viene cediendo a siglos de persecución a la homosexualidad y al lesbianismo.

Por encima de esta heterogénea realidad “de género” -no solo sexual- el dogmático “celibato sacerdotal” es contra natura pues significa renuncia a las relaciones sexuales sanas y naturales entre seres humanos.

Tal renunciación ascética basada en dogmas anti históricos y antinaturales del catolicismo que ha intentado sepultar a personalidades del histórico catolicismo medioeval como María Magdalena, expresada en el patriarcado católico que segrega a las monjas para que no puedan asumir posiciones “jerárquicas” en la Iglesia Católica –lo que ha conducido a que miles de sacerdotes y monjas abandonen esa vida antinatural de enclaustramiento espiritual que cuestiona irracionalmente la atracción física, emocional y racional entre seres humanos que ha conducido a que curas, monjas e incluso autoridades eclesiásticas católicas abandonen las túnicas ascéticas para establecer una relación natural intersexual, física, emocional y racional basada en la atracción natural y  en la comprensión mutua que ha conducido a que muchas parejas se casen o  adopten una sana relación -homosexual o lésbica- dejando atrás la supuesta entrega al ascetismo místico católico de: “renunciación a los placeres de la carne”.

2

Aquel dogma del catolicismo del Vaticano ha generado durante siglos la inmoral transgresión del respeto ético, principalmente sobre la niñez, que, inducida por la Alta Jerarquía Católica, acude con la aprobación de sus familias a la inserción de sus progenies en la educación católica privada especialmente preprimaria, primaria y secundaria, dentro de la cual se introducen “de manera normal” las liturgias “sacrosantas de la religión católica para cuya afirmación se organizan los “encierros espirituales” y otras prácticas litúrgicas dentro de las cuales, a menudo, como está probado por cientos de miles de casos profusamente son aprovechadas por algunos curas, obispos y por miembros de la Alta Clerecía Católica para inducir a niños y niñas a aceptar actos pederastas, pedófilos, que afectan a posteriori la vida de jóvenes, adultos y ancianos que fueron inducidos a aquellas siendo niños, niñas y/o adolescentes.

3

La práctica dogmática del celibato sacerdotal es antinatural y fue uno de los aspectos de la ruptura del luteranismo protestante con la Iglesia católica por el cual Lutero planteó y llevó a efecto el casamiento natural entre curas, monjas y entre la jerarquía religiosa.

Por supuesto, aparte de otras graves diferencias como las Bulas Papales, aquella ruptura no significó que el protestantismo luterano adoptase una posición ante la dominación ejercida por las sociedades feudales de reyes y reinas propietarias (os) de enormes latifundios sobre los campesinos (as) siervos (as) de la gleba.

Durante la era medioeval mientras la Iglesia Católica apoyó la dominación de los grandes latifundistas sobre los campesinos siervos de la tierra también el protestantismo de Lutero, Calvino y demás lideres de esta corriente religiosa mantuvo el apoyo a la dominación feudal mientras al mismo tiempo dio  su aval al desarrollo capitalista.

Pero ésta solo fue, y es, una de sus diferencias: Tanto el “celibato sacerdotal” como las flagelaciones curiales de “renunciación a los placeres de la carne” que dieron y han dado curso al interior de la Iglesia Católica a las desviaciones de la pederastia, la pedofilia, que destruyen los valores naturales de una sana sexualidad debido a la práctica ignominiosa ejercida por un alto número de curas, obispos, arzobispos, altas autoridades eclesiásticas -en que han estado envueltas las monjas- que se han descargado como lo evidencian 70 años de esas prácticas inmorales en la Iglesia Católica de Francia hoy denunciadas públicamente.

4

Tras la Contrarreforma Católica devenida durante el Concilio Ecuménico de Trento, en 1545, esta Orden católico-religiosa cuyo bastión es el Estado Vaticano se produjo la adaptación de la Religión Católica al desarrollo capitalista mundial; tómese en cuenta que una y otra religión -católica y protestante- tienen diversas órdenes y/o sectas; lo sustancial es que una y otra tienen, particularmente la Iglesia católica representada por el Estado Vaticano, una estructura sustancialmente capitalista, que al mismo tiempo mantiene los medioevales dogmas del celibato sacerdotal que da origen al fenómeno hoy develado en Francia por el cual han sufrido sus consecuencias más de 300 mil niños y niñas sometidos injustamente a aquellas liturgias enajenantes, destructivas.

5

Esto parte de que el Estado Vaticano desde el ámbito de la religión católica que tiene millones de fieles en el mundo capitalista contribuye a sostener este sistema injusto e inhumano para las grandes mayorías de seres humanos sometidos a la explotación y opresión principalmente de los dueños corporativos de los grandes monopolios de producción de mercancías pequeñas, medias y pesadas imbricadas al gran capital financiero de los grandes bancos que se reproduce y subordina a éstos en los países dependientes; es por eso que  el Estado Vaticano tiene una estructura y funcionamiento capitalista particularmente bursátil aunque también es propietario de grandes y medianas empresas industriales de lo cual se desprende a nivel mundial la protección de los Estados imperialistas y capitalistas que conocen del poder espiritual de esta religión católica sobre millones de adeptos, que le genera ingresos provenientes de numerosas operaciones mercantiles y bursátiles que lo ha convertido en uno de los paraísos fiscales difícilmente de ser escudriñados particularmente para aquellas fortunas resultantes del lavado de activos, la especulación provenientes de altos dirigentes de los Estados capitalistas e imperialistas como fue públicamente evidenciado en la zaga cinematográfica, <El Padrino>, donde se coloca al desnudo el papel del Vaticano como “Ente Bancario” depositario de fortunas provenientes de múltiples formas de acumulación corruptas, incluso delincuenciales.

Cabe aclarar que: el capitalismo de por sí es un sistema que engrosa riquezas para una minoría de seres humanos cuya praxis en el fondo es inhumana y por tanto ilícita.

Por ello, dicho sea de paso: No es extravagante ni tendenciosa la denuncia hecha con documentos probatorios de que en el Paraíso Fiscal del Vaticano tiene depósitos multimillonarios uno de los ex presidentes: “sucio” por el descarado asalto de los fondos del Estado ecuatoriano- signado como “católico jesuita practicante”; como aquel, son innumerables las fortunas de políticos que se han enriquecido utilizando a los gobiernos de los Estados capitalistas e imperialistas para ultra enriquecerse y depositar esos fondos en el Estado Vaticano.

6

Retornando a las pederastias puestas al descubierto en la Iglesia Católica de Francia: Éstas no son otra cosa que manifestaciones de un fenómeno profundo que muestra no solo la farsa “humanista” de la Alta Clerecía de la Iglesia Católica que impregna toda su estructura organizativa sino su adaptación al capitalismo para defenderlo a ultranza, que, si bien dejó atrás al catolicismo del medioevo –para luego adaptarse al capitalismo con la Contrarreforma Católica que confrontó al luteranismo protestante- sino de su naturaleza defensora de las grandes fortunas derivadas de la explotación de una minoría de multimillonarios dueños de los medios e instrumentos de producción capitalistas, monopolistas, imperialistas.

De modo que el repudiable fenómeno de la pederastia y la pedofilia hoy nuevamente salido a flote en Francia es un fenómeno mundial que tiene como sostén los dogmas de la Iglesia Católica fruto de la antinatural práctica del celibato sacerdotal que seguirá generando dolorosas afectaciones espirituales sobre niños, niñas y adolescentes sometidos (as) a la educación católico-religiosa.

Antonio Guerrero