Las 2 caras del mandatario

publicado en: Opinión | 1
Tiempo de lectura: 6 minutos

¿Entramos al 15º año?

 

Guillermo Lasso acaba de posesionarse este 24 de mayo último como presidente de la República. Su discurso inaugural, estuvo lleno de mucha emotividad, con un gran tinte emocional; hizo un llamado nacional para trabajar por el país. Lasso promete una era de tolerancia en Ecuador, sin persecución política alguna; habló de las otras funciones del Estado: “nunca más una deficiente organización en la lucha contra la corrupción”. Hago un llamado a la UNIDAD NACIONAL, que debe ser atendido cívicamente porque nuestra lealtad es, ante todo, con el país.

 

De buenas a primeras, se lo aprecia como a un hombre bonachón, extremadamente religioso y de buenas intenciones… gran parte de la prensa burguesa ya lo considera como un verdadero estadista, por lo que dijo, el tono en que lo hizo, pues tiene una forma de hablar calmada, tranquila, serena; más aún, dicen que Lasso ya se ha moderado bastante, que ya no es de derecha, que ahora es de centro.

 

Esos mismos medios dicen igualmente que para la mayoría del país, ojalá fuesen todos, el mensaje del nuevo presidente de la República ha sido un viento refrescante que anuncia cambios para que

vengan mejores tiempos. Es un caso excepcional de la región, donde en los demás países, sus ciudadanos y sus mandatarios están en conflicto.

Las dos caras del mandatario

Pero, pero, pero…

Antes de su posesión, Lasso aceptó una gentil invitación de su vecino colombiano Iván Duque y, muy presto, estuvo en Bogotá para reunirse con él.

El problema es que Duque es uno de los peores, por no decir el peor presidente de esta parte del hemisferio occidental: es realmente un narco criminal, un personaje vinculado a la droga, pero, que está asesinando a su propio pueblo que pide desde hace ya más de un mes su salida.

En Colombia no existe ni siquiera la democracia formal, su democracia burguesa, no es otra cosa que una narco dictadura fascista y terrorista. Al 5 de junio, existen  más de 70 acribillados por las fuerzas represivas a  más la acción delincuencial de los paramilitares.  Hay más de 600 desaparecidos, decenas de jóvenes violadas, decenas que han perdido la visión parcial o totalmente. En el vecino País, no hay lo que dice Lasso: consensos, diálogo, unidad, sino más bien, todo lo contrario.

 

¿Es ese el ejemplo de democracia que Lasso quiere implementar en el Ecuador?

 

De otro lado, La víspera de su posesión, el día 23 de mayo, en el Foro Iberoamericano “Desafíos de la libertad”, de la Fundación Internacional para la Libertad, Lasso, dijo dos cosas que no van precisamente en el mismo sentido de sus sentidas palabras de consenso, unidad, pues anunció la venta, concesión de refinerías, carreteras, telefónica CNT, la del banco estatal(Pacífico ), es decir, el inicio de la subasta de los activos del País, acción que ya intentó también hacerla su antecesor L. Moreno cuando firmó (a través de su ministro de economía, Pozo y su asesor, Roldán) un acuerdo marco con la Corporación Financiera de Desarrollo Internacional de los Estados Unidos (DFC, en enero del año anterior, el cual viabilizaba la entrega de hasta $3.500 millones.

 

¿El pretexto de la subasta? Lasso   esgrime el conocido argumento de los neoliberales: la ineficiencia del Estado, el Estado es pésimo administrador.

 

Si el Estado es dirigido y manejado por los gobernantes de turno y, el gobernante actualmente posesionado es Lasso, quiere decir que ni él como tampoco sus altos ejecutivos en los diferentes ministerios están en la capacidad de administrar el Estado.

Por eso es que el norteamericano ex premio Nobel de Economía Joseph Styglicz sostiene que la privatización es sinónimo de corrupción, en donde los intermediarios “tarifan” arriba del 20% de las “ventas”.

 

En el plan de gobierno de Lasso, se lee que “es necesaria la delegación de la administración del seguro de salud, pero no indica a quién se entregará esta administración, solo se afirma en la página 14 del plan, que la medida es necesaria para frenar la corrupción. Coincidentemente, el vicepresidente Borrero fue presidente de la Asociación de Hospitales y Clínicas Privadas del Ecuador.

 

En el plan también se menciona que: «… para alcanzar un sistema digno en el que podemos confiar y que nos permita acceder a una jubilación justa y acorde a  nuestro esfuerzo, necesitamos reformas normativas para que tanto el sistema de reparto como el de ahorro privado sean factibles y estén a elección de todos los ecuatorianos «.

 

El texto que se refiere a la seguridad social se encuentra desde la página 13 hasta la 15. En su contenido se insiste en aplicar un modelo distinto, con una estructura transparente y eficiente, diferente a la utilizada en estos últimos años. En estas tres páginas no se menciona la privatización, sin embargo, se aclara que es necesaria una nueva forma de administración; es decir que sigue insistiendo en la mala administración por parte del Estado.

 

¿Será que está pensando como en 1999 cuando era el superministro de economía de Jamil Mahuad, previo al feriado bancario y, quería a toda costa privatizar el Seguro Social, transformándola en las famosas AFP, de tenebrosa y pésima antecedentes en el vecino país de Chile?

 

Sin embargo, al parecer, Lasso no sería el gran estadista que le atribuye la gran prensa comercial, peor el adalid que va a luchar contra la corrupción, si nos atenemos a su última decisión del 2 de junio, en donde nombra ministro de energía a Juan Carlos Bermeo.

 

¿Qué antecedentes tiene Bermeo?

 

Fue viceministro de energía nada menos que durante la administración del hoy fallecido en prisión, José Augusto Briones, que era el ministro   de energía (funcionario  socialcristiano desde la época del  Gobierno de Febres Cordero), acusado por la Fiscalía como ‘líder’ de una estructura delictiva, por delincuencia organizada, lavado de activos, cohecho, etc. etc. junto a su hermano Luis, el ex contralor Pablo Celi, el hermano de este, Esteban y, el sobrino de Celi, Raúl de la Torre.

 

Bermeo fue gerente de Petroamazonas en el gobierno de Lenin Moreno, ha sido empleado de OCP y de del grupo Azul.

 

Pero, el asunto no queda ahí…

 

Existía en Petroecuador una modesta empresa que brindaba servicios varios, como electricidad, mantenimiento mecánico, llamada Azul, con pequeños contratos de centenares de miles  de dólares, la cual, durante el gobierno de Rafael Correa creció como la espuma; pues en un abrir y cerrar de ojos, se transformó en una grande y especializada empresa, que daba servicios de alta tecnología con contratos multimillonarios, ya no de centenares de miles de dólares, sino de centenares, miles  de millones de dólares…, empresa está que se asoció a una extranjera australiana llamada Worley Parsons. Tuvieron decenas de contratos multimillonarios plagados de irregularidades en valores que superan los $3.800 millones, en la reconstrucción de la refinería de Esmeraldas, en la invisible refinería de Manabí, en las instalaciones de gas de Bajo Alto (provincia de El Oro), entre otros.

El dueño de Azul es un ex soldado norteamericano, que “combatió” en la guerra de Vietnam, hoy prófugo en los Estados Unidos (por el caso arroz verde y, enjuiciado en Houston por el caso Worley Parsons), llamado William Phillips y, es casado con la ecuatoriana Mónica Hernández, quien, a su vez, se desempeñaba como asesora de Rafael Correa en el despacho presidencial.

En su momento, Correa condecoró a Philips con la Orden Nacional al Mérito en el Grado de Caballero por su “encomiable labor empresarial”.

 

En esta empresa Azul, fue un alto ejecutivo Juan Carlos Bermeo. Tan es así, que en enero del 2020 cuando fue designado gerente de Petroamazonas, el hoy asambleísta Fernando Villavicencio decía en un twitter…”Increíble el poder que tiene William Phillips en el gobierno, tanto poder que pese a estar vinculado en #Arroz Verde y en un juicio en Houston con Worley Parsons, va a poner a un empleado suyo (Juan Carlos Bermeo) como gerente de PetroamazonasEP”.

 

Analizando objetivamente las cosas, lo de Bermeo, tanto en el caso del viceministerio como en el caso del grupo Azul, ¿son meras coincidencias? O, estamos con la continuación de un libreto iniciado por Correa, seguido por Moreno y coma ahora por Lasso?…

Las reuniones para negociar la designación de autoridades en la Asamblea entre Correa, Creo, el mismo PSC estarían en esta misma vía.

 

Estimado lector, ¿Qué piensas de estas coincidencias?

 

Para finalizar vale decir que en el gobierno de Lenin Moreno, se emitió un decreto ejecutivo, a través del cual el  precio de los combustibles sube el 11 de cada mes; sólo el diésel, en el lapso de un año, ya ha subido 48%, pues pasó de costar $1,0 a $1,48 que cuesta en la actualidad, lo que ha ocasionado la subida del transporte en varias ciudades del país, el cantonal, interprovincial, etc. hay una inconformidad  de los camioneros que transportan mercaderías a diferentes regiones del país, en varias provincias se han generado movilizaciones, llegando en unos casos al cierre parcial de vías, al igual que en varias organizaciones sociales ; existe un malestar generalizado en la población principalmente pobre.

 

En la actualidad, más de la mitad de los ecuatorianos están entre la pobreza y la miseria, el desempleo y su empleo han crecido de manera alarmante.

 

En este estado de cosas, con una grave afectación a la economía popular, ¿es correcto mantener este nefasto decreto que sube mensualmente el precio de los combustibles? o debe derogarse el mismo y regresar a los precios anteriores al del decreto en mención?

 

Guillermo Lasso tiene la palabra: ¿cuál es la cara que va a mostrar?

Mariano Santos