La crisis energética desenmascara la política socialdemócrata en España

publicado en: Mundo | 0
Tiempo de lectura: 2 minutos

Una secuela directa de la guerra entre Rusia y Ucrania ha sido el incremento de las tarifas de consumo eléctrico en muchas partes del mundo, pero especialmente en Europa y particularmente en España.

Ahora conocemos a plenitud la magnitud del poder de Rusia en el mundo de los hidrocarburos.  Alemania, Hungría, la propia Ucrania, Italia, Lituania, Polonia, Eslovenia, Francia, Países Bajos, Rumanía, son fuertes consumidores de gas y combustible ruso, y entre los verdaderamente grandes clientes tenemos a la India, China, Arabia Saudita, que de una manera u otra, dependen del suministro de combustible ruso.

España es un caso patético, pues las tarifas de consumo han ido en constante incremento. Según el portal Newtral, “eprecio de la luz alcanzó máximos históricos durante la última ola de calor y este agosto va camino de convertirse en uno de los meses con los precios más altos. Desde entonces, el Gobierno de Pedro Sánchez baraja diferentes opciones para reducir la factura. Una de ellas es la creación de una empresa eléctrica pública”, señala el mismo portal.

¿La creación de una empresa eléctrica pública? Es interesante saber que en 1988 fue el Partido Socialista  Obrero español (sociademócrata) quien inició la privatización del ente energético Endesa, y lo concluyó el Partido Popular. Como era de esperar el primer gran resultado fue el incremento de las tarifas a los usuarios, especialmente en los meses más intensos del verano y del invierno.

La privatización de este servicio público, adoptado cuando España entraba a la Unión Europea enturbió entonces la atmósfera de los negocios, y en el 2022 creó la más grande crisis energética por la escasez  del combustible ruso, y que se ha puesto más grave por la crisis climática con temperaturas extremas, aparte de la voracidad insaciable e insensible de la empresa italiana ENEL,  propietaria actual.

Los banqueros, financistas, grandes propietarios, a través de sus políticos-parlantes en los congresos no se cansan de exigir la menor o nula participación del Estado en la vida de los países. Hablan de los estados obesos y en ese camino no descansan en privatizar las más importantes empresas y servicios estatales, hasta cuando las crisis cíclicas del capitalismo les lleva a pedir ayuda al Estado y, como en el caso de España, a crear nuevamente la empresa pública de energía ya que la inhumana la voracidad de los grandes empresarios, busca hacer los mejores negocios de sus vidas, precisamente en los momentos más altos de las crisis.

La crisis capitalista internacional ocasionada en parte por la guerra entre Rusia y Ucrania, ha alcanzado niveles muy altos. Los Estados Unidos sufren el alza del precio de los combustibles y de muchas materias primas, y de la misma manera sus países dependientes. Ha subido las tasas de interés con lo que demuestra que no puede permanecer al margen de la volatilidad de la crisis y por tanto ya le pondrán el ojo a los bancos centrales y al propio Estado.

Marco Villarruel
Últimas entradas de Marco Villarruel (ver todo)