La alternativa ante 14 años de corrupción

publicado en: Opinión | 0

Es desconcertante el desparpajo, la insensibilidad social y política hacia la situación que atraviesan los trabajadores de ciudades y campos, las juventudes, los pueblos, de parte  del gobierno de Moreno, tanto que, sobre el elevadísimo número de contagios y miles de muertes causadas por la pandemia del Covid19; cumpliendo las exigencias de los empresarios y banqueros, este gobierno da paso a la presión de estos magnates  para “sacar adelante la economía del país” empujando a los trabajadores a incorporarse a la producción sin considerar que ese virus maligno sigue siendo un peligro para la vida y la salud de la población.

Esta incorporación de los trabajadores fabriles, empresas comerciales,  empleados públicos se impone autoritariamente pese a que esta presión del gobierno cobraría la vida de miles de hombres y mujeres de nuestros pueblos quienes se ven obligados a trabajar cuando el gobierno ha aplicado infamemente medidas antipopulares propias del recetario agiotista del FMI: miles de miles de despidos, rebaja ostensible de sueldos y salarios de trabajadores y empleados públicos, privatización de empresas del Estado en tanto no ha tocado los intereses de las oligarquías, antes éstas, han sido beneficiadas, pues, a la par que siguen cobrando altos intereses de los préstamos entregados a los ciudadanos no ha contribuido en nada para enfrentar la pandemia del coronavirus que azota a millones de ecuatorianos.

Aquel slogan: “quien más tiene más paga” es una burla que se agrega al slogan “yo me cuido” para obligar a los trabajadores y empleados públicos a trabajar beneficiando a los patronos, que es, como bien precisa desde las organizaciones sociales y partidos de la izquierda ecuatoriana: “Un sálvese quien pueda”.

alternativa electoral

Sin vergüenza alguna el gobierno de Moreno, ha mostrado su carácter de sirviente de los dueños del capital mercantilista y exportador-importador y de los capitales financieros extranjeros pues mientras emite decretos, leyes antipopulares dice “haber mostrado eficiencia en el pago de intereses y capitales de la deuda externa evitando el “default”.

Moreno y adláteres manejan inescrupulosamente al Estado: deberán pagar por su corruptela que ha utilizado la pandemia para descargar la crisis causada por el capitalismo sobre la inmensa mayoría de los 17 millones de ecuatorianos pobres y demócratas.

Este gobierno actúa encerrado en una burbuja aislada de la vida del país y de nuestros pueblos, burocráticamente, sin considerar la situación de las mayorías trabajadoras y de los pueblos y la juventud del país tras el cual se envuelve la corrupción de las altas esferas del Estado camuflada en el manejo inescrupuloso del pago de la Deuda Externa, cuando dice que “el acuerdo con el FMI por un crédito de 6500 millones de dólares y de 2000 millones de dólares con la banca de China es un gran logro de su gobierno en el manejo financiero de la deuda”, cuando éste acuerdo está generando la liberación del precio de los combustibles y del gas cuya comercialización se la entrega a los empresarios privados quienes harán su agosto subordinando esos precios a las “leyes del mercado”.

 

Los efectos de la pandemia del coronavirus y la cínica propaganda gubernamental que dice que su tratamiento es un ejemplo para Europa es su reverso: el inhumano tratamiento, la incapacidad e indolencia del Ministerio de Salud ha provocado un altísimo número de contagios y muertes que ha frenado la participación de los maestros, las juventudes, los trabajadores y campesinos, los comerciantes minoristas para enfrentar las medidas antipopulares del gobierno.

La marcha multitudinaria del magisterio en Guayaquil del día martes 14 de septiembre que demandó el pago a tiempo de sus sueldos y la restitución a sus puestos de trabajo, que tuvo eco en todas las provincias: El día jueves 16 de septiembre se produjo otra movilización popular de mayor envergadura repicada en casi todo el Ecuador que muestra el inicio de nuevas y más altas acciones populares contra las medidas económicas.

El rechazo al gobierno de Moreno supera las encuestas de credibilidad de Cedatos: se produce pocos meses antes de las elecciones y se evidenciará en el destino de la votación popular que enfilará contra las candidaturas de los banqueros y empresarios y se orientará a las candidaturas de los movimientos sociales y partidos que representan los intereses de los pobres y demócratas del país.

Los pueblos, las juventudes del Ecuador harán pagar caro el desparpajo servil del gobierno de Moreno hacia trescientas familias de grandes ricachones criollos y su servilismo y corrupción hacia los tenedores de los papeles de la deuda, el Fondo Monetario y los capitales agiotistas de China, así como, las privatizaciones que descaradamente, pocos meses antes de culminar su gobierno, tienen como blanco vender a empresarios y banqueros criollos y extranjeros a precio de gallinas robadas: Tame, el Banco del Pacífico, Correos del Ecuador, la Refinería Estatal de Esmeraldas.

 

En este escenario de supuesto poderío político y financiero del gobierno más inhumano y mentiroso de la historia reciente del Ecuador se preparan las elecciones presidenciales de asambleístas y representantes al Parlamento Andino.

Dos mundos se enfrentan en estas elecciones: El de los millones de pobres, demócratas y patriotas del Ecuador, del trabajo y; el de los banqueros y empresarios sirvientes e intermediarios del capital financiero de Estados Unidos y China.

Tras el descalabro de las candidaturas oligárquicas producido por el alzamiento indígena y popular de Octubre los sempiternos candidatos de los banqueros,  Lasso y Nebot, han tenido que cambiar su estrategia: Desprestigiados como están enfilan sus ofertas demagógicas a la llamada “clase media” cuando la pequeña burguesía ha sido gravemente afectada por los decretos y leyes del gobierno que favorecen a los grandes ricos del país y del extranjero, en tanto que los sectores sociales y políticos más avanzados de la pequeño burguesía van por defender la seguridad social, impulsar la producción de alimentos y materias primas haciendo realidad la Soberanía Alimentaria que dará empleo con salarios y sueldos dignos a los trabajadores y al campesinado, a los comerciantes minoristas y propietarios de pequeñas y medianas empresas.

La abundancia de candidatos a la Presidencia del Ecuador es otra evidencia de la crisis moral, política y de falta de alternativas de aquellos candidatos, la mayoría relacionados con las oligarquías, el correísmo derechista y/o el gobierno de Moreno, que, por ello carecen de probidad política y moral para resolver la crisis en favor de los pueblos del Ecuador.

La acumulación de la protesta social y la conciencia de millones de ecuatorianos y ecuatorianas de las grandes mayorías trabajadoras ha generado un candidato que representa los auténticos derechos, aspiraciones e intereses de millones de ecuatorianos y ecuatorianas pobres, demócratas, progresistas y patriotas: Yaku Pérez.

A diferencia de lo ocurrido en el pasado: brotado de las entrañas populares y del combate intransigente contra las multinacionales mineras que destruyen nuestra biodiversidad; luego del Alzamiento Indígena y Popular de Octubre y tras su permanente y altiva lucha en defensa del agua y en oposición al extractivismo de las mineras chinas, norteamericanas; quien hizo su campaña en bicicleta y ganó por amplia votación popular la Prefectura del Azuay: Yaku Pérez, posee una gran y sencilla fortaleza, capacidad e inteligencia forjada durante una vida de raigambre popular trabajando a pulso en el campo, con una auténtica formación universitaria y científica para servir a los pueblos como luchador político indígena y popular infatigable contra las medidas antipatrióticas y antipopulares de los Gobiernos de Correa y Moreno.

Yaku Pérez es un producto histórico social de raigambre campesina que aplicará la Constitucional Soberanía Alimentaria; impulsará el desarrollo de la pequeña y mediana empresa plurinacional; examinará los contratos para la explotación petrolera y minera frenando la corrupción; renegociará el pago de capital e intereses de la deuda externa para destinar esos recursos a empleo, salud, educación de millones de ecuatorianos y ecuatorianas hoy sometidos al desempleo, al subempleo, a la carencia social, al hambre.

Tal es nuestra histórica alternativa: Yaku Pérez, Virna Cedeño y los candidatos a la Asamblea Nacional de la Unidad Popular que lideran Giovanny Atarihuana, Mary Zamora, Jorge Escala y una pléyade de candidatos, hombres y mujeres, jóvenes la mayoría, capaces, inteligentes, dispuestos a luchar honradamente por un cambio social para los pobres del Ecuador provenientes de las mayorías trabajadoras, del movimiento indígena, de las juventudes revolucionarias que se agrupan políticamente en Pachacutik y Unidad Popular.

Batalla Política Electoral entre pobres y ricos, entre demócratas y progresistas y la corrupción de los candidatos de banqueros y empresarios acaparadores de la riqueza social que demanda clara conciencia de que el voto es poder popular y hay que darlo conscientemente a Yaku Pérez y a los candidatos y candidatas de las organizaciones sociales y políticas que representan los intereses de nuestros pueblos.

Antonio Guerrero
Últimas entradas de Antonio Guerrero (ver todo)