Jorge Wated el peón de ajedrez

publicado en: Opinión | 0

Jorge Wated, el peón de ajedrez de los vinculados a la corrupción y a la privatización del IESS y la seguridad Social.

Fundamenté en el artículo anterior que, Jorge Wated, calza bien en las políticas privatizadoras y en el sistema de corrupción que se ha venido construyendo en el país; su vinculación con gobernantes que han sido señalados y acorralados por la justicia, es incuestionable.

Por ahora, meditemos sobre una sola perla: Las disposiciones de orden legal señalan que, para ocupar el cargo de presidente del Consejo Directivo, se requiere cumplir con tres requisitos: 1. Título de tercer nivel, afín a las Carreras profesionales de Finanzas. 2. Experiencias de cinco años en Finanzas o áreas académicas similares y 3. No tener cuestionamiento de orden ético. Claro está que no cumple con los requisitos.

Si no cumple con los requisitos, ¿por qué el Presidente de la República lo nombra?, ¿por qué la Superintendencia de Bancos califica el perfil de Wated? y ¿por qué, a sabiendas que no cumple con los requisitos, Wated acepta este encargo?

Para la abstracción aguda del pueblo ecuatoriano, solo puede existir una sola respuesta: cubrir a todos los anteriores presidentes del Consejo Directivo del IESS, que están envueltos en actos reñidos con la Ley: Fernando Cordero, Ramiro González, Richard Espinosa y por cierto a los grandes “señores”, grupos organizados públicos o privados que controlan los hilos de la pandemia económica; nada dice sobre el paradero y prófugo de la justicia, el Ex Director General del IESS Miguel Ángel Loja, amigo personal de Paúl Granda; sostener los negocios turbios que han sido descubiertos, conscientemente seguir ampliando el agujero financiero del IESS, disponer de los dineros de los afiliados para cubrir la crisis económica del Estado y finalmente inducir y provocar mayor crisis financiera administrativa en el Instituto y preparar el terreno para la privatización.

Falta de ética y moral de Wated.

Si Wated fuese un ciudadano de mínimas condiciones éticas y morales, hubiese dicho no al nombramiento, señalando que no cumple con los requisitos y habría reflexionado que todo lo que va a actuar administrativamente crea un vacío de orden legal, que perjudicará, en el tiempo, al IESS, patrimonio de los trabajadores; pero, acepta el encargo, a sabiendas que este es ilegal e inmoral; y a ello suma a un equipo de trabajo, que lo acompañó en sus anteriores parrandas.

Ahora actúa con brutal desparpajo, en lugar de plantear el cobro de la mora patronal que según expertos asciende a 5mil millones de dólares, las deudas del Estado que suma 20 mil millones de dólares, de los morosos que asciende a 9mil millones de dólares. Nada dice de la creación de un sistema de compras públicas dentro de la norma ética y legal, que evite la corrupción que dicen alcanza más allá del 20% del total de las compras en medicinas, insumos, equipos hospitalarios y construcciones, silencio total de la recuperación del perjuicio económico al patrimonio de los trabajadores realizado por actos de corrupción.

Pero, raudo y veloz, quiere presentarse como el paladín de justicia en representación de los estafadores de los fondos patrimoniales del IESS, plantea insanos apetitos para cubrir el hueco financiero creado por las anteriores administraciones de su misma línea política.

Plantea entregar la administración de los hospitales a la empresa privada, para más tarde privatizarla definitivamente y aumentar los costos de salud a los trabajadores, terminando con la solidaridad de los jóvenes para los de mayor edad, y de los que más tienen para los de menor ingreso. Proyecta aumentar los porcentajes de aportación para financiar derechos (descargando la crisis creada por ellos, en las espaldas de los afiliados, jubilados y pensionistas) en lugar de cobrar la deuda a los morosos y hacer rentable las finanzas patrimoniales. Nada dice de la aplicación de medidas coactivas a favor del Instituto, de su patrimonio y en contra de aquellas instituciones y empresas que no han cancelado los fondos de reserva (aplicación de la Ley). Sigue la farra con dineros que no son de ellos.

No permitamos que individuos de apetencias bochornosas como el actual Director General, Carlos Luis Tamayo, quien encarga todas sus funciones a terceros, deslindándose de toda responsabilidad que representa el cargo aceptado, sigan despilfarrando los recursos del esfuerzo colectivo del trabajo, no consintamos que se siga conspirando en contra del patrimonio de los afiliados, jubilados y pensionistas, no dejemos que individuos de avideces insanas se apropien de manera ilegal e inmoral de nuestros recursos.

El IESS se defiende, ayudemos a construir una corriente de seguridad social, digna y solidaria.

Ramiro Beltran
Últimas entradas de Ramiro Beltran (ver todo)