Estudio actuarial 2018 del IESS

publicado en: Opinión | 0

Este estudio actuarial del IESS  permiten “patear la crisis” al futuro y si no hay presión de los trabajadores dejar sin solución la problemática del IESS

 

El Consejo Directivo del IESS, presidido por Paul Granda, presentó los estudios actuariales del seguro de pensiones con un horizonte al año 2058, un trabajo constantemente exigido que finalmente se concreta.  Aunque faltan los estudios sobre los demás seguros.

Estos estudio actuarial 2018 del IESS ya fueron auditados, proyectan la situación bastante diferente a la que nos han expuesto los últimos años en que se presentaba una crisis inminente.  Según los escenarios planteados, esto se explicaría por la ausencia del aporte estatal del 40% a las pensiones que tuvo una incidencia fatal en el seguro de pensiones, atribuible al correísmo que con su ley de justicia laboral eliminó este aporte y obligó al IESS a retirar de sus reservas en torno a los 6 mil millones de dólares. La Corte Constitucional eliminó esa disposición recién en el 2018 y sin acción retroactiva, lo que conllevó a que ese dinero no sea factible de exigir al Estado por parte del IESS.

Si el Estado aporta regularmente esos dineros –lo cual es poco probable- la sostenibilidad de este seguro, sería estable hasta pasado el año 2050 en que se iniciaría un déficit.  Entre 2019 y 2033 la tendencia sería a incrementar las reservas, pero los subsiguientes años éstas tenderían a decrecer.

Otro aspecto positivo del estudio es que fue realizado en base a la realidad legal actual, es decir sin incrementar la edad de jubilación, ni reducir las pensiones, (60 años de edad y 30 años de trabajo para jubilarse) lo cual quita una enorme angustia al medio millón de jubilados y a los más de doscientos mil actuales afiliados que se jubilarán en los próximos diez años.

Patronos incumplidos

Parte de la situación crítica del estudio actuarial 2018 del IESS dice relación con las responsabilidades de los empleadores y Estado como patronos, ambos sectores son deudores.  Los primeros deben más de 1200 millones de dólares que no han cancelado todavía, pese a que la Ley de Fomento Productivo les condonó los intereses, recargos y multas.

Por su parte el Estado debe, a este octubre de 2019, 5100 millones de dólares, con el agravante que no tiene ningún mecanismo de pago acordado, al contrario, la deuda en salud, por ejemplo, sigue en proceso de verificación, que en realidad es un mecanismo dilatorio, para evitar compromisos de pago.

Demografía y empleo

La tendencia que cada vez se consolidará en el futuro es que las mujeres tendrán cada vez menos hijos y que la población vivirá más.  Esto implica que habrá cada vez más jubilados –al año 2058 habría 2 435 253- y que sus pensiones se deban pagar por más años.

Por desgracia, dadas las condiciones actuales, el empleo no crecerá a los niveles que se requieren. Mientras en la actualidad la relación afiliados/jubilados es 8.1, para el año 2058 será de 2.8.  Esto conlleva a que el concepto de que los afiliados sostienen a los jubilados es objetivamente irrealizable, ya que solo habría 6 903 686 afiliados.

Mientras los jubilados hasta el 2058 se multiplicarán por cinco, los afiliados solo se multiplicarán por menos de dos.  Así de grave.

Resultados convenientes

Llama la atención la diametral situación revelada entre los estudios actuarial 2018 del IESS, mostrados en varios momentos por Volrisk y los presentados actualmente.  Por ello, la variable política no puede ser descartada.

Los estudios de Volrisk expusieron escenarios críticos que obligaban a predisponerse a tomar decisiones “dolorosas”, como el incremento de la edad de jubilación, en cambio los actuales no.  ¿Por qué?

Más allá de los resultados estrictamente técnicos es inocultable la oportunidad de los mismos.  Ya no es necesario tomar medidas traumáticas, lo cual es políticamente conveniente en momento en que las fuerzas populares tienden a reorganizarse, que las jornadas de Octubre obligaron a retroceder al gobierno, que el FUT tiene una propuesta de seguridad social.  En esas circunstancias no es conveniente “dar papaya” al pueblo.

Esto se confirmará en la revisión minuciosa de este nuevo estudio actuarial.

Mientras, este estudio actuarial 2018 del IESS permiten al gobierno actual capear el temporal y no tomar medidas, mantener la situación actual.

La situación crítica que se vendió del IESS tiene como uno de sus resultados la decisión de la Corte Constitucional que dispone que para pagar los sobresueldos a los jubilados se establezcan los nuevos valores de aporte que los financien, lo cual conllevará al debate sobre a quien se le pasará la cuenta, a los patronos o a los empleados ya que el Consejo Directivo no puede rechazar la decisión de la Corte.  Sin embargo, esta decisión es contradictoria con los estudios que analizamos ya que los montos, de aproximadamente unos 120 millones anuales, podrían ser absorbidos con las contribuciones actuales y posiblemente superadas con una tasa real de las inversiones del IESS superiores a la estimada.

La posición del FUT y Frente Popular

Reconociendo la importancia de contar con estos estudios, los trabajadores han recalcado que un crecimiento de las pensiones jubilares de apenas el 1.83% anual deja a este sector en condiciones difíciles, toda vez que uno de los rubros de sus gastos son los medicamentos cuyos costos son elevados y que no son proporcionados oportunamente por el IESS, lo que consume sus pensiones.  La canasta de compras de los jubilados no es la misma que la canasta familiar básica.

También han sostenido que si bien los estudios presentan una proyección que tranquiliza, también presentan una proyección que no mejora las condiciones de jubilación ni de afiliación de otros sectores de trabajadores, que tienen todo el derecho a obtener seguridad social.

Finalmente se ha señalado con fortaleza que el BIESS debe ser auditado y que haya las reformas pertinentes que le conviertan en banca de primer piso.  También que los créditos al gobierno se contraten a tasas de interés nunca inferiores a la tasa actuarial –que los estudios definen en 6.25%- y en condiciones que permitan facilitar la liquidez.

Por último, los trabajadores expresaron su preocupación sobre la actuación del gobierno, que constantemente perjudica al IESS pagando tasas de interés bajas, no reconociendo deudas, sin establecer plazos de pago, incumpliendo con sus aportes, sin reconocer los daños causados.

Henry Izurieta

Director del proyecto Navegar
Henry Izurieta

Latest posts by Henry Izurieta (see all)