El sindicato más grande del Ecuador cumple 76 años

publicado en: Opinión | 0

La organización de los pueblos es una necesidad histórica para su liberación. En los 76 años de existencia la UNE, ha persistido en la defensa de la educación; mujeres y hombres al frente del gremio, han dado batalla a un mundo de injusticia. Con una herramienta, la educación. La cual es un derecho y no un privilegio”.

 

Éste 4 de agosto la Unión Nacional de Educadores, el sindicato de los maestros más grande del Ecuador, cumple 76 años de fundación. Corría el año de 1944; el contexto histórico era la crisis económica de la segunda guerra mundial y sus efectos sociales en nuestro devenir. Ecuador vivía una violenta rebelión civil llamada “La Gloriosa”; que terminó en la renuncia del presidente Carlos Arroyo del Río; el cual había ilegalizado a todas las asociaciones de maestros en el año 1938. En agosto de 1944 se convoca al Congreso Nacional de Educadores; mismo que se realiza en el Teatro Nacional Sucre de la ciudad de Quito; donde se conforma la Unión Nacional de Educadores, gracias a la persistencia y la consecuencia de maestros y maestras destacados como: Emilio Uzcátegui, Ciro Maldonado, Nelson Torres, Odilo Aguilar, María Angélica Hidrobo.

Hemos luchado por un presupuesto acorde con la trascendencia de nuestro desarrollo. La Constitución del 2008 se estableció que se asignará en 6% PIB, para este rubro; lo cual no se ha cumplido ni por el gobierno populista de Rafael Correa ni por el gobierno neoliberal de Lenin Moreno.

En lo pedagógico defendemos la educación científica, reflexiva democrática bajo los principios de solidaridad, libertad, patriotismo, justicia para la niñez juventud del campo y la ciudad. Estos conceptos que nosotros lo enmarcamos en la propuesta pedagógica: “La Nueva Escuela”.

Los maestros somos la vanguardia del conocimiento científico. Fuimos protagonistas de la reforma curricular consensuada, así como de la elaboración de la propuesta del plan decenal 2005-2015, que contó con el aval del pueblo ecuatoriano mediante la aprobación en la consulta popular. Fuimos los pioneros en introducir a las TIC en educación y obtuvimos el premio de la UNESCO; con nuestro proyecto Navegar. El compromiso con el pueblo ecuatoriano, mediante el proyecto la Minga por la Esperanza se alfabetizó a más de 30,000 ecuatorianos.

En política gremial la defensa del magisterio y lucha por el respeto a nuestros derechos y conquistas; han sido la respuesta de la unidad del magisterio y su actitud consecuente a pesar de las persecuciones con la destitución de maestros como Gustavo Terán y en los últimos tiempos de Pancho Rojas, Luis Chancay, Glenda Soriano, Juan Cervantes; juicios en contra de Mery Zamora. Sufrimos encarcelamientos y hasta la muerte de maestros como Rosita Paredes y Bosco Wisuma.

Hemos tenido triunfos como la cesantía y jubilación adicional, aumento salarial, la ley de Escalafón; Ley de Carrera Docente y Escalafón, el subsidio de antigüedad, subsidio familiar, bono de fronterizo y amazónico, bonificación Galápagos, bono de comisariato, remuneración suplementaria, bono por el día del maestro. Desarrollamos y creamos el Fondo de Cesantía de Magisterio Ecuatoriano, un instrumento financiero que demuestra que los trabajadores podemos manejar instituciones para nuestro bienestar. Por citar algunos ejemplos.

Somos partícipes de luchas históricas, que fueron selladas con huelga de hambre. Como la llevada por Alfonso Yánez y su lucha por el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social IESS y en favor de los maestros jubilados. No podemos dejar de nombrar conquistas trascendentales, como es la bonificación de jubilación para los maestros.

Nuestra conducción tiene una línea común: enfrentar la corrupción. Nuestros dirigentes no han sido tachados de corruptos, ni ser comensales del poder. Ningún presidente de nuestra organización ha sido Ministro de Educación. Hemos presentado propuestas y hemos dado respuestas a todos y cada uno de los sinsentidos de las autoridades de turno. Por tal razón hemos sido perseguidos y han intentado ilegalizarnos en algunas ocasiones; como en 1976 cuando vivíamos la dictadura militar; nos quitaron la personería jurídica. Más tarde en 1988 Rodrigo Borja, se pretendió quitar las alícuotas mediante un acuerdo ministerial. Abdalá Bucaram buscó desaparecer el FCME. Luego en el 2016 con un gobierno supuestamente revolucionario, cercenó derechos, estandarizó la educación, implementó con fuerza el acoso y la sobreexplotación laboral y mediante leguleyadas quiso cumplir los anhelos de la derecha; suprimió las alícuotas sindicales; ilegalizó la UNE, secuestró el patrimonio, y pasó la administración del FCME a manos del BIESS. Pero la dignidad y unidad del magisterio inspirada en los ideales libertarios de Juan Montalvo, de Eugenio Espejo, demostramos que la vida de las organizaciones sociales no lo determinan los papeles sino el cariño del magisterio y de las clases populares.

La UNE siempre busca la unidad de los sectores sociales. Es así que somos parte del Frente Popular y luego nos incorporamos al Frente Unitario de Trabajadores al Colectivo Unitario.  Junto al pueblo hemos librado duras jornadas. Fuimos parte del Frente Patriótico por la Defensa de la Nacionalización del Petróleo.  Hemos participado junto a los trabajadores en contra las medidas antipopulares, la corrupción.  Somos una corriente consecuente con los alzamientos populares y hemos participado activamente en la caída de gobiernos populistas. Fuimos convocantes de la marcha “Por el agua, la vida y la dignidad de los pueblos”, en el año 2012 y 2014.  Atravesamos el Ecuador desde Tundayme en Zamora, en la frontera al Sur del Ecuador; Denunciamos la traición a la patria por la firma a la adhesión a la CONVEMAR; reduciendo la soberanía a 12 millas y la consecuente pesca ilegal por parte del nuevo imperio de China.

Nuestra organización la gloriosa UNE junto a los maestros y al pueblo ecuatoriano; sabemos que toda conquista se logra luchando, organizado y en unidad. Desde que nacemos hasta que morimos. Nuestra pelea es histórica, contra este sistema capitalista injusto y opresor; que beneficia a los grandes grupos económicos y que hoy en el mundo ha sido desnudado en su esencia por la pandemia del Covid-19.

También hemos escrito importantes victorias del movimiento social, popular e indígena como la gesta de Octubre Rojo; en la cual demostramos la justeza de nuestra consigna popular: “sólo el pueblo salva al pueblo”. Y con esa consigna en nuestros labios atizamos, la lucha por mejores días y enfrentamos a las nuevas pandemias el coronavirus, el neoliberalismo y la corrupción.

Vamos por nuevas victorias por la estabilidad laboral, escalafón docente, por la dignidad de éste magisterio acerado en la lucha. Soy parte de ustedes, lucho con ustedes, ¡¡vivo con ustedes!!

Isabel Vargas Torres
Últimas entradas de Isabel Vargas Torres (ver todo)