El paro no para

publicado en: Opinión | 0
Tiempo de lectura: 7 minutos

Al abrigo de esta consigna inició el 13 de junio el Paro Nacional convocado por la CONAIE, FEINE Y FENOCIN, con el apoyo y decidida participación de organizaciones sociales y populares de diverso signo, destacando la juventud de los centros urbanos que desde el primer día activaron la movilización.

A pesar de las declaraciones de diversos representantes del poder la jornada que duró 18 días fue creciendo en amplitud, profundidad, masividad y radicalidad, la resistencia abrazo a miles a millones en el conjunto de geografía de la nación.

Antecedentes


A un año y días del gobierno de Lasso el desencuentro entre la agenda fondomonetarista, neoliberal y las demandas insatisfechas de varios sectores sociales es evidente, la lucha de diversos sectores entre los que destacan el magisterio nacional y su organización la UNE que a propósito de la aprobación de las reformas a la LOEI realizará dos huelgas de hambre arrancando finalmente la aprobación y publicación de dichas reformas.

Un gobierno incapaz de implementar seguridad para sus ciudadanos, secuestrado por el poder de las mafias dentro y fuera de los centros carcelarios, denuncias de narco generales desde la propia embajada norteamericana, don Naza de libre tránsito por el Ministerio de Defensa y luego apareciendo muerto, abonan al clima de incertidumbre que vivía y aún vive el país.

De las ofertas de campaña nada, solo 2 de cada 10 ecuatorianos tiene empleo, miles de jóvenes sin acceso a la educación superior, ni a un empleo digno, incremento de precios de los artículos de primera necesidad; la canasta básica supera los 730 dólares mientras el salario básico está en 425 dólares, esta realidad previa al paro fue el escenario en el que diversos sectores ( bananeros, arroceros, lecheros, entre otros.) en lucha por sus demandas unieran sus esfuerzos, sus aspiraciones y se identificaron con la demanda de 10 puntos impulsada por los pueblos y nacionalidades en las jornadas de la resistencia de junio de 2022.

La credibilidad de la institucionalidad burguesa a la baja: ejecutivo, asamblea, justicia, fuerzas armadas y policía envueltos en la corrupción y la incapacidad para responder a las demandas del conjunto de la sociedad fueron el escenario previo a estos 18 días de alta conflictividad en los que se hicieron evidentes las contradicciones entre el pueblo y los detentadores del poder, entre los trabajadores del campo y la ciudad y los dueños del capital y su gobierno; entre las clases y sectores explotadores y las clases y sectores explotados, entre ricos y pobres, en suma en el terreno ideológico, político y social se hicieron evidentes las contradicciones de clase entre quienes pugnan por mantener sus privilegios, el establishment y quienes emergen, insurgen desde la izquierda desde los pueblos y nacionalidades, desde los trabajadores, la juventud, la mujer en la búsqueda de un nuevo mundo totalmente distinto al que ha generado el egoísmo, el interés de lucro del capital y sus sostenedores, esta jornada por la dignidad la vida y la soberanía se inscribe como un capitulo victorioso en el espiral ascendente por la emancipación de la humanidad de la expoliación y explotación del capital.

La narrativa racista, violenta y excluyente desde el poder

La segunda quincena de mayo y los primeros días de junio fueron el escenario en el que, los poderes económico, político, militar y comunicacional al servicio del capital articularon un discurso en el interés de construir el enemigo imaginario, deslegitimar las demandas y a los dirigentes del movimiento. Desde el presidente, pasando por los asesores presidenciales, sus ministros, las cámaras, los medios de comunicación, “expertos” en seguridad desfilaban día tras día, repitiendo el libreto, de golpistas, hablaban de extrañas vinculaciones entre el movimiento indígena, el narcotráfico, el terrorismo y la delincuencia organizada, buscando con esa narrativa restar apoyo en las ciudades a la justa plataforma impulsada en esta jornada.

La mentalidad colonial, la visión racista y violenta desde las élites hizo su lúgubre presencia en estos días, los “quiteños de bien”, la alcaldesa de Guayaquil, el inefable e incapaz alcalde de Quito uniéndose al coro y pretendieron satanizaron la presencia de los pueblos originarios en las ciudades, resurgió el discurso de los defensores del adoquín, el racismo duro  en voz de  la trasnochada aristocracia defensora de la san franciscana ciudad llamaba a confrontar a los luchadores sociales, pero poco fue el eco que tuvieron sus estridentes llamados y el Quito libertario se expreso en la solidaridad, en el mitin, en el día a día con sus hermanos; al cierre del Paro el 30 de junio miles se arremolinaron en las calles para despedir a sus hermanos del campo que habían logrado una victoria para todos, el abrazo, la alegría se mezclaba con los vivas y las lágrimas de agradecimiento de niños, niñas, jóvenes, amas de casa que les decían, está siempre será su casa, vuelvan cuantas veces sea necesario para levantar en alto la dignidad y la vida.

La respuesta a las posiciones represivas y fascistoides del gobierno

Otro ingrediente con el que pretendieron atemorizar a la población fue la brutal represión al movimiento y la utilización del uso progresivo de la fuerza, aquí vale recordar que quienes aprobaron ese instrumento violatorio del derecho a la vida en días pasados fueron: la bancada de UNES (correismo), Los social cristianos, la izquierda democrática y los asambleístas de Creo, y pasaron por la detención arbitraria de Leónidas Iza, a la incursión a los centros de acogida agrediendo a niños, niñas, personas de la tercera edad, armaron la infiltración y provocación de agentes de civil dentro de la movilización, detenciones, cientos de heridos y 6 jóvenes del campo y la ciudad asesinados, en medio de la represión, son los resultados de el “uso progresivo de la fuerza” que en la mentalidad fascistoide del ministro Carrillo, del Comandante de la Policía Salinas y del Ministro de Defensa Lara son daños colaterales frente al máximo bien de mantener la paz, la democracia, al gobierno y detener a los violentos.

Frente a la violencia desde los aparatos del Estado se activó la autodefensa en mil y un formas que fueron desde el mitin, pasando por la movilización, irrumpiendo con toma simbólica de espacios institucionales, el cerco y la presión en torno a la infraestructura petrolera y de servicios, el bloqueo de vías, la primera línea, para detener la ola represiva y proteger a las y los luchadores,  la lanza, el escudo fueron los instrumentos de la defensa activa desde los pueblos.

Nuevamente la mujer de nuestros pueblos originarios destaca por su rol en la lucha , la dirección y organización de los asuntos referidos a esta jornada de resistencia que tiene en las mujeres del campo y la ciudad, así como en la juventud los símbolos más altos de valor y dignidad en defensa de la vida.

Los actores del campo popular

Presente la solidaridad, unidas las voluntades, convencidos de que el camino que toca transitar es el de la lucha se fue tejiendo la unidad, la resistencia, la organización y lucha de los más diversos actores; a la cabeza de manera nítida las organizaciones del campo lideradas por la histórica y combativa CONAIE, que junto a la FEINE y la FENOCIN son los principales protagonistas y gestores de estas jornadas, junto a ellos los productores bananeros, el Frente Popular FP, la juventud universitaria, la FEUE, los jóvenes secundarios y la FESE, los maestros y su organización la UNE, diversas organizaciones de mujeres y de las disidencias, colectivos anti mineros, ecologistas, ambientalistas, colectivos y organizaciones de Izquierda, la JRE, los antifascistas, animalistas, guevaristas, partidos políticos de la izquierda ecuatoriana como Unidad Popular, Pachakutik, el PCMLE activaron su participación y se articularon al movimiento.

Particular importancia tiene en esta jornada la activa y cotidiana participación de las comunas resaltando las comunas de San Miguel del Común y Oyacoto en la entrada norte de Quito, en torno a bloquear los grandes centros urbanos en particular Quito, así como la destacada acción durante los 18 días la solidaridad y la defensa activa del movimiento en lucha desde los barrios populares principalmente al sur de Quito, entre uno de los cuyos liderazgos colectivos debemos mencionar a la Federación de Barrios de Quito

La vigencia de la lucha de clases y su perspectiva, es el Paro una lucha victoriosa

Ha sido derrotado el gobierno neoliberal y su prepotencia, los partidos políticos de la burguesía, las cámaras de la producción, la banca y los grandes comerciantes, la gran prensa oficial y privada que jugo su rol antes en medio y luego de los 18 días de paro amplificando las “verdades oficiales”, fragmentando la información, distorsionando los hechos, en suma desinformando a la opinión pública adheridos plenamente al libreto del poder económico y político del cual forman parte.

Aprendimos las organizaciones y colectivos que en contraposición a las “verdades oficiales “hay capacidad de activar canales de comunicación desde lo popular, comunitario y alternativo para informar lo que ocurre realmente día a día y puede esa comunicación cerrarle el paso a las mentiras oficiales tal como sucedió con el cobarde asesinato del joven en el Puyo provincia de Pastaza.

Logra una victoria el polo popular, aprendizajes nuevos frente a la lucha, las demandas  y la lucha hicieron que el gobierno se siente al dialogo y de la razón al movimiento en lucha. Frente al discurso que prioriza una paz sin asiento en la vida cotidiana, sino en el éter cósmico sin relación a las demandas reales, es evidente que el conflicto de intereses y visiones de país se van agudizando y reclama una vida y sociedad sin inequidades tan graves y profundas.

Parte de los aprendizajes de este espacio de resistencia tiene que ver con la afirmación necesaria de la unidad de los nadie, de los otros, de los diferentes, de los excluidos del poder.

Un segundo elemento a tomar muy en cuenta es la lucha como posibilidad histórica para conquistar derechos y aspiraciones, no como discurso, sino como práctica real, que junta anhelos, aspiraciones, sueños y solidaridades.

En ese visibilizar de actores y demandas emerge el tema del poder como necesidad y posibilidad desde y para los pueblos sin tutelajes mesiánicos ni cacicazgos paternalistas sino con la generación de liderazgos individuales y colectivos desde lo popular, construyendo una agenda para la emancipación.

Y como iniciamos este artículo el Paro No Para,  lo primero es que el movimiento ha dado 90 días para completar la respuesta a la plataforma de 10 puntos, pero además la realidad de la sociedad ecuatoriana tiene varios temas en agenda en oposición al neoliberalismo, a la política fondomonetarista del gobierno, solo por enunciar algunos: la intención de privatizar el IESS, el recorte de los derechos laborales, la privatización de la áreas estratégicas, la subasta de la empresas estatales al capital transnacional, el acceso de la juventud a la educación, presupuesto y atención prioritaria a Salud y educación, generación de empleo digno, son entre otros temas urgentes para la vida, que de no ser atendidos pueden en el mediano plazo eclosionar en nuevos procesos de resistencia y acción que confronte al capitalismo y sus sostenedores con la dinámica de los pobladores de campos y ciudades que abran nuevos senderos, aún no transitados, por la libertad, autodeterminación y la emancipación.

La memoria de los luchadores sociales un saldo pendiente, prohibido olvidar

Octubre del 19 y ahora junio del 22 no deben olvidar los cientos de heridos, a los asesinados en el durante el desarrollo de paro, cuyos responsables tienen nombre y apellido y son Jarrín, Romo, Moreno; hoy se suman 6 jóvenes a quienes les fue quitado el derecho de vivir y de los cuales tiene que responder Lasso, Carrillo, Lara y Salinas estos crímenes exigen justicia, sanción a los responsables y reparación a las familias que perdieron un hijo, un padre, un esposo, un hermano, un tío, un primo, un vecino, un compañero.

La sociedad ecuatoriana transita un momento particular, o se atienden sus aspiraciones o nuevos escenarios de confrontación se visualizan en el horizonte de toda la geografía.