Crímenes contra niños indigenas por la Iglesia católica en Canada

publicado en: Mundo | 0
Tiempo de lectura: 4 minutos
I

El incendio de seis Iglesias Católicas en Canadá ha impactado en la conciencia democrática mundial que se ha visto afectada por el descubrimiento de tumbas masivas de niños y niñas indígenas que ha dado origen a los incendios de estas representaciones simbólicas de “la justicia y amor celestiales”, crímenes encubiertos por una orquestada ideologización cristiana catalogada por la intelectualidad democrática y el pueblo blanco mestizo de Canadá como un “genocidio cultural”.

Según el informe de la Comisión de la Verdad y la Reconciliación de Canadá, aproximadamente 150.000[i] niños aborígenes fueron asimilados por la fuerza a través de las escuelas residenciales, como Kamloops, de 1883 a 1998, en un proceso equivalente a un “genocidio cultural”. El informe descubrió que alrededor de 3.200 fallecieron en las escuelas, y el mayor número de muertes tuvo lugar antes de 1940.

II

La comunidad de los cowessess de Saskatchewan encontró 751 tumbas sin identificar en la antigua residencia internado escolar de Marievel, lugar que estuvo abierto entre 1899 y 1996, a unos 2.500 kilómetros al noroeste de Toronto, una de las principales ciudades del país.

“No tengo ganas de celebrar el Día de Canadá con todo lo que está apareciendo y los eventos horrorosos que nuestra gente ha padecido”, dijo a EFE Heather Bear, quien es una lideresa de la Federación de Naciones Indígenas Soberanas (FSIN), que agrupa a los 74 grupos indígenas de la provincia de Saskatchewan, en el oeste de Canadá.

De acuerdo con la agencia alemana DW, en total se han encontrado casi 1.000 tumbas sin marcar en los antiguos internados de la Columbia Británica y Saskatchewan.

Crímenes contra niños indigenas por la iglesia católica en Canada

Incendio de una Iglesia católica en Canada

III

Encierros que no eran otra cosa que el intento violento de arrancar de los espíritus infantiles sus culturas indígenas originarias, sus costumbres construidas junto a sus tribus, a sus madres, padres, abuelos y abuelas arraigadas profundamente en las conciencias de aquellos miles de niños y niñas, quienes, debido a los maltratos inhumanos de curas y monjas católicas los condujeron a la muerte  por lo que el dolor, la indignación, destrozó sus espíritus; enardecimiento de los pueblos indígenas que los ha llevado a incendiar los símbolos de aquella cultura colonizadora quienes han quemado aquellas seis iglesias congregantes de las liturgias católicas supuestamente llenas de “amor al prójimo”: farsa puesta al descubierto cuando se desenterraron los restos de cientos de niños y niñas enterrados en terrenos aledaños a dichos “internados” administrados por la alta curia católica apoyados por los gobiernos colonizadores de Canadá y por la policía montada que arrancaba de sus hogares a los niños para meterlos por la fuerza a esos centros de concentración y reclusión forzada cuyos niños fueron llevados a la muerte debido a la política criminal de privaciones y escarnios psicológicos, físicos y  abusos sexuales ejecutados por curas y monjas.

IV

La quema de Iglesias Católicas representación simbólica supuesta del “piadoso y humanitario” reino celestial que debe practicarse en la tierra; prédicas con las que congregan a los fieles católicos en torno de las liturgias y rezos basados en el supuesto amor al prójimo y a la “sabia justicia divina”, ha sido la respuesta encolerizada de los pueblos indígenas frente al descubrimiento del asesinato de sus niños.

Crímenes contra niños indigenas por la iglesia católica en Canada

Quema de una Iglesia católica en Choapaka

Las quemas, los incendios de los templos en la zona de “Choapaka, al sur de la Columbia Británica; de la Iglesia de Santa Ana ubicada en la comunidad indígena de Upper Similkameeen; el incendio del templo de St. Jean Baptiste, en Morinville; de dos templos católicos en St. Kateri Tekakwitha”.

V

Esa es la razón por la cual no ha habido ninguna expresión de rechazo de los católicos creyentes blanco-mestizos a los incendios de esas iglesias católicas.

Por el contrario, los fieles creyentes católicos han realizado masivas movilizaciones con vestimentas naranjas en repudio al genocidio bajo responsabilidad intelectual del Alto Clero Católico canadiense en los “internados católicos”.

Auténticas fuentes aseguran que se han descubierto 751 tumbas en el antiguo colegio residencial o internado para niños y niñas indígenas, de nombre Marieval; a estas, se suman otras 251 tumbas de niños y niños indígenas encontradas en otro internado, ambos coordinados por la Iglesia Católica.

Crímenes contra niños indigenas por la iglesia católica en Canada

Líder de las comunidades indígenas denunciando los crímenes contra la niñez indígena

El acontecimiento llega a cifras descomunales:”Hasta 1990 unos 150.000 niños indígenas fueron forzados a permanecer en 129 internados del país. Se les separó de sus familias cultura e idiomas y muchos sufrieron torturas y abusos. El primer ministro, Justin Trudeau, no descarta una investigación sobre estos sucesos”, aseveran quienes en directa representación y defensa de los niños abusados, mutilados y llevados a la muerte; hechos que han sido y siguen siendo investigados; ambientes de justa indignación frente a los cuales la clásica celebración del Dia de Canadá ha sido suspendida y reemplazada por movilizaciones democráticas de los pueblos indígenas, acompañada de la solidaridad dolida e indignada de hombres, mujeres, jóvenes de ambos sexos mestizos y blancos que simbolizan el dolor y la indignación brotados al constatar la existencia de centenares de tumbas de niños y niñas indígenas descubiertas aledañas a los centros de reclusión, maltrato espiritual, físico, de mortandad  donde eran encerrados los miles de miles de niños y niñas indígenas asesinados por la curia y las monjas cuya autoría intelectual la tienen los arzobispos y obispos católicos.

[i] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-40101239

Antonio Guerrero