Breve crónica de otra masacre anunciada

publicado en: Opinión | 0

Una corta estancia en México me permitió percibir la indignación y el rechazo generalizado de las autoridades mexicanas, organizaciones de la sociedad civil, medios de comunicación y en general de toda la población, por la masacre perpetrada en El Paso, Texas, el 3 de agosto. El diario El País informó: “22 muertos y 24 heridos deja un tiroteo en un centro comercial de El Paso, fronteriza con México, cerca de la Ciudad Juárez. Es el tiroteo más letal en lo que va del año”. El periódico POR ESTO Internacional destacó: “El Paso rechaza la visita que prevé realizar hoy el presidente Donald Trump a esa ciudad de mayoría latina”.

En varios medios de comunicación impresos y digitales se expresó la indignación por la masacre perpetrada por un individuo que odia a los migrantes, mexicanos y mexicanoamericanos, para ello recorrió cientos de kilómetros y consumó la masacre con un rifle semiautomático. “En Texas la tenencia de este tipo de armas es legal, y para adquirirlas no se requiere una verificación de antecedentes penales” remarcan los medios. El asesino estaba equipado con gafas y casco; estuvo disparando por 20 minutos de manera aleatoria, al ser detenido ha manifestado que su objetivo era matar mexicanos. De esto se deduce que fue un acto premeditado y no porque padeciera alguna enfermedad mental. “El tiroteo rompe con cualquier ilusión de progreso en la lucha contra las armas de fuego” declaró el candidato del Partido Demócrata a las primarias: Beto O´ Rouke.

 

La matanza colectiva en El Paso, Texas, se produjo a pocos días de la ocurrida en Dayton, Ohio. Frente a reiterados hechos sangrientos se discute si éstos son causados por dementes o por fanáticos. La conclusión más lógica es que son fanáticos supremacistas blancos, alentados por un discurso oficial que nace desde la Casa Blanca y que es orquestada por los sectores de extrema derecha. Son bien conocidas las expresiones del presidente Trump: “infestación, invasión, monstruosidad, regresen a su tierra, violadores, criminales, animales”.

“La violencia y el racismo han sido parte de la vida en este país… La narrativa ha estado presente en la política por generaciones: Ayer la xenofobia era contra los migrantes irlandeses, italianos, japoneses, y chinos. Ahora es contra la población latina” afirma Dolia Estévez, en su columna de opinión en el periódico POR ESTO, de Cancún, Quintana Roo.

Según el presidente Donald Trump: “La salud mental y el odio aprietan el gatillo, no el arma”. Y remarca que las enfermedades mentales son la principal causa de las matanzas con armas de fuego. Este es el argumento que ha sostenido frente a la reciente matanza colectiva, (el mismo que ha repetido ante genocidios similares cometidos por supremacistas blancos); a la vez que defiende el comercio libre de armas de fuego, como lo hace en forma insistente la Asociación Nacional del Rifle, NRA (por las siglas en inglés), una organización que tiene poder económico e influencia política en el actual gobierno de los EE. UU. “Cuando el año 2003 el célebre actor Charlton Heston (1) abandonó la presidencia de la poderosa Asociación empuñó un clásico “Winchester” de 1866 y expresó una legendaria frase:”solo me lo quitarán de mis manos frías y muertas”. ¿Estaba loco? Se pregunta el periodista de opinión Pedro Díaz Arcia, y se responde: NO. Luego recuerda que, el año 2017 una agencia de publicidad cobró a la NRA: 42 millones de dólares por promocionar la cita de Heston y por la creación de un canal de televisión en el que colocaron capuchas de Ku Klux Klan (2) en sus dibujos animados.

 

En mayo de 2018 en la convención anual de la Asociación Nacional de Rifle en Texas, presidente Trump, al dirigirse a 80.000 miembros, había aseverado: “Vuestros derechos de la Segunda Enmienda están bajo asedio, pero nunca jamás estarán bajo asedio mientras yo sea presidente” -refiere la crónica del rotativo POR ESTO-. (En virtud de la Segunda Enmienda las personas tienen libertad para portar armas).

Todo esto tiene un efecto subliminal en los adultos, en los jóvenes y hasta en los niños. ¿Qué se puede esperar de personas que reciben estos mensajes de odio y de muerte? No son locos, son fanáticos – remarca Díaz Arcia-. Están alimentados por mensajes de racismo, xenofobia, odio…

La de El Paso, Texas, fue otra masacre anunciada. Pronto podría ocurrir otra igual o peor. La semilla del odio está lanzada al viento y el terreno está preparado.

 

  • Charlton Heston (1923-2008) consagrado actor de cine clásico estadounidense, se hizo famoso por sus interpretaciones en el cine épico: Ben Hur, (Moisés) en Los Diez Mandamientos, Miguel Ángel, El Cid y otros. Fue presidente de la Asociación Americana del Rifle (1998-2003), la asociación defiende el derecho a la libre posesión de armas de fuego, por lo mismo sus opiniones aún tienen peso en la sociedad norteamericana.

 

  • Ku Klux Klan, antigua organización secreta de EE. UU. que plantea la supremacía de la raza blanca, el racismo, la xenofobia, homofobia, anticatolicismo y anticomunismo, para lo cual recurró a acciones terroristas e intimidatorias. En el siglo XXI aún existen grupos simpatizantes. pero con reducido número de miembros, que buscan influir en la ideología y política interna.

 

Referencias

Oswaldo Baez

Docente Universitario at Universidad Central del Ecuador
Biólogo e investigador, articulista en varias revistas
Oswaldo Baez