Afganistán-EE.UU, el terrorismo en su máxima expresión

publicado en: Mundo | 0
Tiempo de lectura: 9 minutos

¿Luego de la “vergonzosa” retirada” norteamericana de Afganistán mucha gente se pregunta ¿qué mismo es lo que pasó en uno de los países más atrasados del planeta?

 

Un sector cree que, en efecto, los norteamericanos son unos verdaderos cobardes y que sufrieron una humillante derrota muy similar a la ocurrida en 1975 con la estrepitosa salida de Vietnam

sin embargo, otros creen que lo ocurrido en Afganistán fue algo muy bien planificado por la CIA y el Pentágono, para instalar allí en esa región estratégica de Asia un verdadero polvorín que pueda entretener a sus 2 enemigos jurados China y Rusia, en la disputa Inter imperialista que cada vez se agudiza con mayor intensidad.

 

Lo que sí parece dudoso y poco real es la justificación de que la invasión norteamericana en el 2001 era para capturar a Osama Ben Laden, fundador de Al Qaeda (organización terrorista creada por los propios norteamericanos), a quien acusaban de ser el autor intelectual del derribo de las Torres Gemelas en Nueva York. Hoy en día existen bastantes evidencias de que lo de las Torres Gemelas fue un auto atentado norteamericano con el propósito de iniciar toda una agresiva embestida, de todo orden, a los pueblos del mundo. Algunas de esas evidencias se pueden conocer en “La Gran Impostura” [1].

 

  • La revolución democrático burguesa y el nacimiento de los Muyahidines y Talibanes.

 

Para entender de mejor manera lo que pasa hoy día en Afganistán vale remontarse a los años 70 del siglo anterior, concretamente al año 1978.

 

Fue en ese año que se inició una revolución, que la podríamos catalogar como democrático burguesa, conocida como Revolución Saur o Revolución de Abril. Se conformó entonces la República Democrática de Afganistán, conducida por el Partido Democrático Popular de Afganistán, con ideales, acciones y propuestas  bastante progresistas, de izquierda, a tal punto que promovió una importante reforma agraria, distribuyendo las tierras confiscadas a los oligarcas que huyeron entre los campesinos sin tierra; legalizó los sindicatos, estableció un salario mínimo, fijó un impuesto progresivo a la renta, redujo el precio de alimentos de primera necesidad, prohibió el cultivo de la amapola(opio) (materia prima para elaborar heroína, promovió cooperativas campesinas, inició una campaña de alfabetización proyectando desarrollar las industrias pesada y ligera. En ese marco se creó el Consejo de Mujeres Afganas, emitiéndose un decreto para “garantizar la igualdad de derechos entre mujeres y hombres en el ámbito del derecho civil y eliminar las injustas relaciones feudales. Se estableció entonces un estado laico, dejando atrás al estado clerical feudal y abriéndose paso hacia el capitalismo, con una revolución muy parecida a la iniciada en 1895, en el Ecuador, con Eloy Alfaro, que tambiénsus pasos hacia el capitalismo de la modernidad de la época.

 

Estos cambios trascendentales no fueron del agrado de EE.UU., quién a través de Israel, ya tenía un control bastante hegemónico en el Medio Oriente. todo análisis político en esta región del mundo, el Asia Central, debe ser evaluado en base a lo que ocurre en una zona aledaña como el Medio Oriente, pues el Medio Oriente es una zona geoestratégica importantísima para EE.UU., al ser la región con el 30-40% de las reservas de petróleo y gas del planeta; más aún, en Irán, aliado de los norteamericanos,  se producían grandes movilizaciones que al año siguiente 1979 que condujeron en la denominada revolución islámica que si bien tuvo un contenido altamente religioso, también tenía un sentimiento fuertemente antimperialista norteamericano, que ocasionó la salida del país persa de la órbita norteamericana en la región.

Afganistán, que colinda con Irán, pues se ubica al este, no podía entonces, de acuerdo a la geopolítica norteamericana, dirigirse en rumbo contrario a sus designios para la región.

 

Los Estados Unidos prepararon y activaron entonces toda una estrategia para en un país que tenía para la época límites al norte con la ex URSS, a través de las hoy repúblicas independientes de Uzbekistán, Tayaquistán y Turkmenistán, “disparar” contra 2 frentes altamente estratégicos: Medio Oriente y URSS, no así China, que todavía no aparecía como lo hace ahora con una fuerza importantísima a nivel tecnológico y económico.

 

Así nacen los Muyahidines, antecesores de los Talibanes, a quienes la CIA y el Pentágono crearon, prepararon, armaron y financiaron, con el propósito de echar abajo la revolución democrático burguesa que estaba en camino en Afganistán; por eso es que los grandes medios principalmente norteamericanos los calificaban como “combatientes por la libertad”.

 

Ante la vigorosa pelea que lideraron los insurgentes, primero muyahidines y luego talibanes, armados hasta con misiles, el Partido Democrático Popular de Afganistán pidió ayuda a la URSS país este que ya estaba en estado de descomposición pues había dejado atrás al socialismo y se había convertido realmente en un país social imperialista que años más tarde desembocó en su desintegración y al abandono total de las concepciones socialistas.

 

Se desató entonces la guerra civil, que enfrentaba 2 concepciones ideológicas: una laica-capitalista y otra religiosa-feudal; una cruzada islámica contra el “comunismo” ateo y Afganistán se convirtió en el epicentro del islamismo más extremista. En esa guerra combatió Osama Ben Laden y, de esa guerra nacieron Al Qaeda y los talibanes, como una creación norteamericana para enfrentar a los soviéticos.

 

Recomendamos la entrevista en 2001 a Hillary Clinton, entonces secretaria de Estado, en la que abiertamente admite que fueron ellos quienes crearon estos grupos:

https://www.youtube.com/watch?v=kz293ocSvJ4. Que tiene subtítulos en español. La guerra civil culminó en 2006 con el triunfo de los talibanes.

 

  • El para militarismo y los grupos de terror

 

Luego de la formación y utilización de los muyahidines y talibanes en Afganistán, los norteamericanos emprendieron otra tarea desestabilizadora, pero ahora en la propia Europa con la ex Yugoslavia, país al que lo desbarataron, desaparecieron, dando como resultado 8 nuevos países, los más pobres de Europa de hoy, para lo cual utilizaron a Al Qaeda que ya tenía una buena experiencia.

 

Con la experiencia afgana y yugoslava Al Qaeda se hizo presente en el siglo 21 en los conflictos de Irak y Siria.  Sin embargo, vale señalar que EEUU ya había creado antes, otro instrumento terrorista, el más importante de todos,  que igualmente utilizaba la religión, para el control y sometimiento de los pueblos que le resultan incómodos, que lo concretó con la instalación de una nación artificial, Israel, en 1948,  que generó la limpieza étnica de pueblos milenarios, como los palestinos, en el Medio Oriente:

Se trataba del SIONISMO, que utiliza el judaísmo y los judíos. Al momento de escribir esta nota el sionismo está bombardeando la franja de Gaza, los terroristas sionistas siguen masacrando palestinos con bombardeos indiscriminados en donde asesinan niños sin pudor alguno.

 

Los sionistas son hoy en día los principales instructores y educadores de los diferentes grupos terroristas que se crearon luego, incluido a los paramilitares de Colombia, los que han tenido una activa participación en las numerosas masacres de nuestro país vecino.

 

A partir de la invasión a Iraq de 2003, llevada a cabo por una coalición encabezada por Estados Unidos y que marcó el inicio de la guerra de Iraq, los norteamericanos crearon, a partir de Al Qaeda, el Estado Islámico de Iraq y el Levante, también conocido como Daesh o ISIS, o EIL, o EI, que ocupó gran parte de Iraq y Siria.

 

En la Guerra Civil de Siria contra el gobierno de Al Assad, destruyó lugares históricos y culturales, como Palmira, también llevó a cabo una limpieza étnica de grandes proporciones y públicamente ejecutó a los cristianos que se negaron a convertirse, incluido niños, soldados, periodistas, miembros de la Cruz Roja; violó mujeres, profanó iglesias e, incluso, decapitó a un obispo católico.

 

Otro objetivo que se planteó EEUU, entre fines del siglo 20 e inicios del 21 fue la eliminación del presidente de Libia, Muamar el Gadafi, mandatario que se negaba a obedecer las disposiciones emanadas desde Washington y, demasiado audaz, cuando intentaba crear una moneda panafricana en reemplazo del dólar como divisa hegemónica para el continente africano.

 

Así, prepararon campos de entrenamiento de Al Qaeda en la zona frontera sur de  su territorio, remota y montañosa, los cuales jugaron un rol destacado el 20 de octubre de 2011 en la invasión a Libia y el posterior linchamiento de Gadafi. En este país hoy todavía en guerra civil, luego de 10 años de la intervención extranjera, ya existen más de 120.000 fallecidos por esta guerra.

 

En la actualidad hay grupos terroristas fundamentalistas activos en diez países africanos y, el Pentágono lleva a cabo actividades antiterroristas en más de 80 países en todo el mundo, es decir, que esta “guerra” se ha tercerizado.

 

Durante la presencia de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, el número de atentados creció significativamente; organizaciones terroristas como Al Qaeda, el Estado Islámico o el Partido Islámico del Turquestán usan el territorio afgano como base para actuar en otros países de Asia Central, occidental (Medio Oriente), así como en la India, la región china de Xinjiang o Irán, incluso hubo un intento de crear un país terrorista: el llamado Estado Islámico en Irak y Siria.

 

Esto hace que la industria bélica funcione a toda velocidad y que los dueños de esas gigantes empresas armamentistas norteamericanas y los propios EE.UU. sigan cosechando enormes beneficios.

 

  • La salida de EE.UU

 

Durante los 20 años de invasión, los occidentales (EE.UU. más los países de la OTAN) en una lucha violenta y desigual, sus soldados masacraron población civil, torturaron, violaron mujeres y hombres, destruyeron ciudades enteras, mientras que su élite se atrincheraba en Kabul, construyendo una ciudadela (la Zona Verde) que se decía inexpugnable, donde instalaron prostíbulos, garitas de juego y grandes residencias, mientras sostenían a un gobierno títere y corrupto, cuyo expresidente Ghani, en su precipitada huida de agosto último,  se fue llevando $189 millones. Todo ello al mejor estilo de vida de la “democracia y la libertad” estadounidense.

El saldo de esta ocupación fue sangre y horror; según la BBC…  3.586 soldados de EEUU y de la OTAN muertos, 78.314 soldados y policías afganos muertos, 84.191 combatientes talibanes y opositores muertos y 75.971 «civiles» muertos. Además, 200 mil desplazados internos, 5 millones de refugiados en el exterior que no pueden regresar a sus casas y un posible éxodo actual, después de la salida abrupta y apresurada del omnipotente y amenazante ejército de La OTAN, de otros 4 millones de refugiados, muchos de los cuales buscarán llegar a los países desarrollados de Europa y EEUU que como miembros de la OTAN participaron en esta guerra.

 

En julio del 2010, tras un acuerdo con los periódicos The Guardian, del Reino Unido, Der Spiegel de Alemania y The New York Times, aparecieron 92.000 archivos de la invasión de Afganistán que databan del quinquenio 2004-2009, a través de los cuales se mostraban las atrocidades de los norteamericanos…pero, mientras los criminales de guerra no han sido juzgados, peor sentenciados, el denunciante tiene ya más de 10 años en prisión: Julian Assange.

 

El expresidente George Bush hijo calificó de «guerra sin fin» a la invasión. Con esa expresión, quería decir que Estados Unidos libraría una lucha interminable contra el terrorismo… o más bien que Estados Unidos utilizaría eternamente grupos terroristas para destruir toda forma de organización política en los países que tienen gobernantes o pobladores que no comparten sus prácticas de sometimiento y explotación.

 

Sí, la «guerra sin fin» proclamada por George W. Bush no tiene como objetivo «luchar contra el terrorismo» sino utilizar el terrorismo para desestabilizar toda una región geográfica. Ese era precisamente el título del artículo que el coronel Ralph Peters publicó en 2001: “Stability. America’s ennemy”, o sea “La estabilidad, enemiga de Estados Unidos”.  Washington no lucha contra el terrorismo, sino que crea, financia y arma grupos que practican el terrorismo.

 

Por todas esas razones, el justificativo gringo de que la invasión a Afganistán para capturar a Ben Laden, “autor” de los ataques y derrumbes de las torres gemelas,  no es nada creíble. A propósito del 11 de septiembre, “Hasta el día de hoy, no existe ninguna explicación física que permita entender el derrumbe vertical (sobre sí mismas) de las Torres Gemelas del World Trade y de un tercer edificio de aquel complejo. Las Torres Gemelas recibieron cada una el impacto de un avión, sin que eso las derribara. Según la versión oficial, el combustible de los aviones ardió y el fuego fundió las vigas verticales que sostenían las dos torres, lo cual explicaría su derrumbe.

 

Un tercer edificio del complejo también se derrumbó –sin impacto de ningún avión– supuestamente porque fue afectado por los derrumbes de las Torres Gemelas… pero no cayó lateralmente, sino que también se derrumbó sobre sí mismo. Obsérvese que nadie explica las explosiones laterales que reportaron los bomberos y que se ven en numerosas imágenes filmadas. Nadie explica tampoco la presencia de vigas verticales seccionadas –no fundidas. Tanto las explosiones como la presencia de vigas seccionadas indican la existencia de una demolición no accidental sino controlada. Otro hecho, ni antes ni después del 11 de septiembre de 2001 se ha producido el derrumbe de ningún rascacielos como resultado de un incendio de grandes proporciones.

Hasta el día de hoy, no existe ninguna prueba de que un avión de pasajeros se haya estrellado contra el Pentágono. Al día siguiente de los atentados, los bomberos explicaron en una conferencia de prensa que no habían encontrado allí nada proveniente de un avión”. Las autoridades, que publicaron un comunicado feroz contra mi libro, relata Thierry Meyssan [1], anunciaron haber encontrado numerosas piezas de avión y aseguraron que estaban utilizándolas para reconstituir el aparato en un hangar… pero luego dejaron de informar al respecto”.

 

El presidente Bush fue conducido a una base aérea en Nebraska, donde ya estaban –desde la noche anterior– todos los jefes de empresas que ocupaban los pisos superiores de las Torres Gemelas [1] Altos ejecutivos de Wall Street

 

Luego de la estrepitosa salida del personal civil y militar de Kabul se produjo un atentado terrorista en el aeropuerto que costó la vida a más de 200 personas entre ellas 13 militares norteamericanos. La respuesta gringa no se hizo espera. Lanzaron un ataque con misiles contra el ISIS en Kabul; al menos 7 niños murieron, informó la televisión afgana Ariana News citando a testigos, este domingo 29 de agosto, en una vivienda cerca de Kabul.

 

Nada recuerda más los métodos nazis durante la Segunda Guerra Mundial. En esa época el Führer decidía cuántos enemigos civiles serían asesinados por cada militar alemán muerto en un atentado en su contra. Biden no puede negar su amor por el fascismo y sus métodos, la historia se ocupará de colocarlo, al igual que Trump y otros presidentes estadounidenses, símbolos del imperialismo criminal y sanguinario, en la cloaca de la historia…

 

Notas.

[1]. La Gran Impostura: Ningún avión se estrelló en el Pentágono, Thierry Meyssan, 2002.

https://www.casadellibro.com/libro-la-gran-impostura-ningun-avion-se-estrello-en-el-pentagono/9788497340588/829540

Mariano Santos