revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por:  Ricardo Naranjo

Fotografía: Archivo

Ya no necesitas puntaje mínimo.

 

El ingreso a la universidad no es problema de "los mínimos", sino del sistema

 

Cuando vamos a un centro comercial, el acceder a la puerta de ingreso o el poder mirar las vitrinas, ¿Me garantiza poder acceder a las cosas que necesito?... ¡No!, así mismo nos engañan cuando dicen "ya no necesitas puntaje mínimo, pero se seguirán considerando los puntajes más altos".

 

El correismo jugó con el futuro de toda una generación: impuso reformas improvisadas e inconsultas, como el Sistema Nacional de Nivelación y Admisión para las universidades (SNNA), que dejó a 800 mil jóvenes fuera de la universidad y a una tercera parte estudiando carreras que no eran su primera opción.

 

Tal fue el fracaso de la cacareada "revolución educativa", en materia de ingreso a la universidad (como en todo lo demás) que los propios funcionarios de "Alianza País" (el presidente y el secretario de la SENESCYT, entre ellos), tuvieron que reconocerlo y anunciaron medidas que garanticen el "Libre ingreso a la U".

 

 

Entre las principales ofertas de campaña del actual gobierno, constan la revisión del sistema, la ampliación de cupos y la construcción de 40 universidades. Sin embargo, hasta ahora, no se cumplen estas ofertas y las medidas adoptadas siguen siendo " mucho ruido y pocas nueces", y, en los hechos, la gente se sigue quedando fuera de laa universidades.

 

Por ejemplo, tras unificar el ENES y el "Ser bachiller" (como si la suma de dos proyectos fracasados diera como resultado uno exitoso), se anunció, con bombos y platillos, ya el año pasado que se suprime el "puntaje mínimo" para ingresar al Sistema de Educación Superior (aún no para poder aspirar una carrera), que era de 700 puntos, excepto para las carreras "de la vida" que era 800.

 

Sin embargo, el Ser Bachiller cumple dos roles: 1) Es el 30% de la nota de grado; y, 2) Representa el componente principal para aspirar a la carrera universitaria. Es decir que, el problema mayor se mantiene: El futuro de decenas de jóvenes se sigue definiendo en un examen estandarizado y el sistema sigue estando diseñado para que, al menos, la mitad de los aspirantes se quedan fuera (Al año se gradúan 300 mil bachilleres y existen 150 mil cupos -incluido más de 30 mil en instituciones privadas y los 20 mil cupos "virtuales" de los que se sabe muy poco aún).

 

Al principio, cuando recién se implementó estos exámenes, se hablaba de "meritocracia", de "excelencia", pero, luego, cuando se demostró, en la práctica, que el mérito individual no era suficiente para acceder a la universidad (cientos de jóvenes, con puntajes mayores de 900 puntos se seguían quedando fuera de las universidades), se volvió a debatir sobre el tema y el libre ingreso, hasta se volvió oferta de campaña de todos los candidatos, incluido Moreno.

 

 

 

Lamentablemente, para la SENESCYT, " el problema está en las universidades que no ofertan suficientes cupos" o en "los jóvenes que solo postulan a carreras que son rentables". Eludiendo, con ello, su principal responsabilidad. Señores del gobierno, el problema no está en los " puntajes mínimos", sino en que, ante la falta de presupuesto, de carreras, de políticas de inserción laboral, entre otros; los "puntajes máximos" y la capacidad de las universidades (determinada por las aulas, los profesores, que se consigue con dinero del Estado) son las que determinan el acceso.

 

En resumen, el LIBRE INGRESO A LA UNIVERSIDAD, como todas las libertades, debe ser una opción para quienes quieran aspiran a una carrera profesional, que, obviamente, se debe complementar con otras alternativas de capacitación e inserción laboral. Porque, si bien es cierto que "no todos pueden entrar a la u", la gente no estudia solo por gusto, sino por mejorar sus condiciones de vida y aportar a su país, por ello, se debe modificar el sistema de acceso a la universidad, pero, también los mecanismos de inserción laboral y alternativas de profesionalización... Mientras tanto, el grito de la juventud sigue siendo: ¡Libre ingreso a la universidad, para mejorar nuestra sociedad!

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados