revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Sebastián Salazar Nicholls1

Fotos: Vladimir Cruz

Vivir mejor, el reto de gobernar Quito

 

Vivir Mejor, la lógica de tener un proyecto de Ciudad

Quito es una ciudad milenaria y compleja, su valor fundamental radica en las diversidades y la riqueza que cada una de ellas le otorga a la ciudad Luz de América. Esta suma de particularidades distintas ha generado valores que son parte de la ciudad, Quito es rebelde, es crítica y con un profundo sentido político, es milenaria y pluricultural.

 

Esta complejidad demanda, de quien funge de Alcalde, o pretenda serlo, un proyecto que exprese una visión de ciudad, que reconozca esa diversidad, que identifique los problemas sustanciales y de fondo y que plantee prioridades y mecanismos que permitan utilizar los recursos de manera adecuada, teniendo claro un objetivo y un modelo de ciudad hacia la que se quiere llegar.

 

Lastimosamente la administración actual no cuenta con esa visión, y por ende sus respuestas responden a otras preguntas, ciertamente hay una perspectiva de la ciudad que es diametralmente distante de la realidad, alguna vez el Alcalde Rodas manifestaba en el Concejo Metropolitano que Quito necesita obras como escaleras eléctricas al Panecillo y las preguntas lógicas que me surgen son: ¿Y los servicios básicos en los barrios populares? ¿Y la movilidad? ¿Y la regularización de barrios? ¿Y los mercados?

 

La Movilidad y la mejor calidad de vida

Erróneamente se cree que la movilidad tiene que ver con la existencia de transporte masivo en una ciudad, pero es mucho más que eso, moverse es sólo una parte, la gente se mueve ¿para qué? En Quito 1’400.000 personas nos movemos en la hora pico, 33% por motivos de estudios y el 32% por razones laborales. ¿Cómo nos movemos? La mayor parte en transporte público, sea municipal o de compañías privadas. Pero la pregunta clave es ¿Cómo estas razones para movernos, y las formas en que lo hacemos, afecta nuestro nivel de vida? En los grandes debates internacionales sobre movilidad en las ciudades la discusión se centra en cómo hacer que la gente se mueva menos y así mejore su calidad de vida, evidentemente estar de pie en un bus no mejora nuestra calidad de vida, no mejora el comercio de los espacios públicos, incluso empeora los índices de sedentarismo y aumenta los riesgos de enfermedades cardiovasculares, esto frente a caminar, apropiarnos del espacio público o ir en bicicleta sin contaminar.

 

En nuestra ciudad este debate es ausente en las esferas de los tomadores de decisión, el Alcalde creyendo que con negociar con el gremio de buseros y mantener los pasajes, aun cuando la calidad no mejore, es suficiente. La Secretaría de Movilidad del Municipio pensando en cumplir políticamente con gremios como los taxistas, regularizados o no. En resumen un debate lejano a las cosas importantes e imprescindibles y lo que es peor sin escuchar a las y los habitantes de Quito que siempre tenemos mucho que decir desde nuestra experiencia diaria.

 

 

Sin duda algo que marca la discusión sobre la movilidad en Quito es el Metro, su construcción, trazado, financiamiento, quién lo construye, y otros elementos. El Metro no es una panacea y ciertamente es un proyecto controversial, el meollo del asusto se centra en que se vendió la idea de que tener un metro le hace a Quito una ciudad moderna y cosmopolita, la pregunta es si esta es la única opción de transporte para la ciudad o si por si sola nos garantiza el mejoramiento de la movilidad, para mi ambas respuestas son negativas.

 

Comercio, planificar y decidir respetando derechos

Este es un tema de una complejidad muy acentuada, por un lado está la idea del bien común y el “orden” de la ciudad, del respeto a lo que se denomina “el Derecho a la Ciudad” donde se incluyen los derechos de los peatones a caminar, de los vehículos que circulan, de los dueños de negocios e incluso de todos en conjunto como dueños del patrimonio y su disfrute en términos hasta paisajísticos. Por otro lado está el derecho al trabajo, a la necesidad de llevar dinero a los hogares de algo así como 20.000 comerciantes de todo el Distrito Metropolitano de Quito y el empuje y emprendimiento como motor de búsqueda de un futuro mejor.

 

Pero ¿cómo planificar y decidir respetando derechos? Lo básico es tener claro el problema y querer solucionarlo, saber que eso requiere de tomar decisiones y de una gran capacidad negociadora, de una firme acción, de acuerdos, de participación.

 

Lejano de lo que pasa en la actualidad, los mercados con poquísimo presupuesto para su remodelación e intervención y varias ofertas demagógicas que no se ajustan a esos pocos recursos. Los centros comerciales del ahorro con serios problemas, en términos de adjudicación, y de control de comercio autónomo en sus alrededores, por cierto partes del acuerdo de reubicación hecho en las administraciones de Sevilla y Moncayo. Los comerciantes autónomos, con serias deficiencias para capacitarse, para recibir apoyo institucional y menos para diseñar un plan de reubicación y dignificación de su trabajo.

 

Todas las problemáticas anteriores vistas más bien como botín político y que no decantan en políticas públicas, con un claro norte, el comercio ordenado de la ciudad, que demuestre inclusión, respeto a los derechos, una profunda convicción democrática y de participación de los actores, eso sí, sin chantajes ni clientelismo.

 

La Agencia de Coordinación Distrital del Comercio (ACDC) se ha convertido en un espacio que políticamente genera interés, tiene contacto permanente con gente necesitada, poco alineada políticamente y con un extraordinario sentido del pragmatismo político.

 

Ordenamiento Territorial, regularización y combate al tráfico de tierras y a la especulación del suelo

Cuando se aprueba la reforma del 2012 al Código Orgánico de Organización Territorial, Autonomías y Descentralización y se incluye el artículo 596 que habla sobre el proceso de Expropiación Especial se plantea una interesante posibilidad del combate al tráfico de tierras y a las lotizaciones ilegales. Pero también la necesidad de construcción de un procedimiento que viabilice esta reforma y que la haga posible en el Distrito Metropolitano de Quito.

 

 

En abril del 2014 se aprueba la ordenanza 055 que Regula el Procedimiento para la Expropiación Especial, la cual, tristemente, contó con la oposición de varios Concejales del Bloque Suma-Vive y de funcionarios de dependencias como la Unidad Especial Regula tu Barrio y la Secretaria de Coordinación Territorial.

 

En este proceso serían beneficiadas más de 150 mil personas, quienes además accederían a procesos de dotación de servicios básicos y obras de infraestructura, mejorando significativamente su calidad de vida y ciertamente serían un grupo de potencial respaldo político a la actual administración. La lucha de estos habitantes, estafados por los presuntos traficantes de tierras, ha sido larga y muy compleja, pero eso mismo les ha otorgado una calificación especial, están organizados, se movilizan y confían en la importancia que tiene la presión social para alcanzar sus reivindicaciones.

 

Fortalecimiento Institucional, bloques de concejales???

Cuando el Alcalde Rodas gana las elecciones se enfrenta a un complejo escenario, 11 de los 21 concejales eran de Alianza País (Movimiento del presidente Correa), 5 de Vive (Movimiento que lidera Antonio Ricaurte), 4 de Suma (Movimiento del Alcalde), 1 del Creo (Movimiento que lidera Guillermo Lasso) sin embargo mantenía la mayoría en el Concejo Metropolitano gracias a su propio voto como Presidente del Concejo Metropolitano. Hoy las cosas han cambiado, Alianza País tienen 9 Concejales tras la salida de Eddy Sánchez, quien fuera de Sociedad Patriótica, y de Karen Sánchez. Suma actualmente cuenta con 3 Concejales tras el distanciamiento de Ivone Von Lippke, Vive y Creo mantienen sus números.

 

Dadas esas circunstancias el Alcalde Rodas cuenta, en buen romance, con 12 votos, incluido el propio. Es decir cuenta con mayoría para la aprobación de lo requerido en el Concejo Metropolitano.

 

Sin embargo vale decir que estos acuerdos, primero del de Suma-Vive y luego el de los Concejales Sánchez tiene fecha de expiración, y esta llegará cuando la popularidad y aceptación del Alcalde vayan desinflándose y su presencia en la política local y nacional ya no lo constituya como referente. Según las cifras de perfiles de opinión la aceptación de la gestión del Alcalde Rodas tiene una baja sostenida desde agosto del 2014, en el último boletín publicado en agosto del 2015 la calificación de Rodas se encuentra en 36.9% (Comparativo: buena + Muy Buena)2.

 

Participación Ciudadana, la Asamblea de Quito y la silla vacía.

Quito es sin duda la ciudad que más politizada esta, es decir la ciudad que más pendiente esta a los acontecimientos políticos y que participa de manera más directa en los mismos. Por ello lo que se denomina la participación ciudadana se ha constituido en una demanda permanente que pone en evidencia esa politización. Cabe decir que falta mucho en términos de mayor acción y conciencia política pero existen chispazos importantes que hacen de esas acciones parte ya de la identidad de la ciudad.

 

Un hito en términos de participación fue la Ordenanza Metropolitana 01873   sancionada por el General Paco Moncayo, en la cual se establecen una serie de procedimientos para el fomento de la participación, organización y control social de las y los habitantes de Quito. Es en esta ordenanza que se establecen los presupuestos participativos y su porcentaje, que para las Administraciones Zonales no podrá ser menor del 40% de su presupuesto para inversión.

 

Esta Ordenanza establece también la conformación de la Asamblea de Quito como la máxima instancia de participación de la ciudad, la cual estará conformada por varios delegados de distintos niveles de organización. Y aunque lo planteado suena interesante, lo lamentable es que no se ha cumplido, la Asamblea de Quito no se ha reunido y por ende no ha cumplido el papel para el que fue creada, tampoco ha servido para cumplir lo establecido en el COOTAD4  sobre los presupuestos y planificación metropolitanos. Esto incluso podría traer consecuencias legales para el Alcalde quien podría no haber cumplido la ordenanza vigente y el COOTAD y tendría ahí un cuestionamiento serio a su gestión.

 

Hay que decir que dentro del legislativo de Quito, el Concejo Metropolitano, viene discutiendo una propuesta para reformar la Ordenanza 0187 y ponerla a tono con la nueva normativa establecida en la Constitución del 2008 así como en la Ley de Participación Ciudadana. En ese sentido existe ya un documento trabajado y aprobado por la Comisión de Participación y que ha recogido los aportes de varios Concejales y Concejalas. En el caso de la Silla Vacía se presentaron tres proyectos que la incluyen, el primero presentado por la Concejala Ivone Von Lippke, el segundo por el bloque de Alianza País y el Tercero por la Concejala Daniela Chacón quien preside la Comisión de Participación, la aprobación tuvo como resultado un documento unificado que espera el tratamiento en el seno del Concejo Metropolitano.

 

¿Cómo vivir mejor?

La construcción del gobierno de la ciudad requiere de una amplia convicción democrática, una profunda apuesta por solucionar los problemas, tener claro que la mejor forma de hacer política y mantenerse como una opción electoral es hacer un buen trabajo, cumplir lo ofrecido, entender que si gana la ciudad, ganamos todas y todos. Pero esto, lejos de la lírica, no es muy sencillo existen intereses que presionan por tener una u otra visión de Ciudad, existen fuerzas políticas que defienden pequeños espacios que les otorgan beneficios y unos imaginarios que se requieren ser pensados y apostar por modificarlos a favor de espacios de convivencia, respeto, inclusión e integración.

 

 

En movilidad requerimos medidas que permitan reducir la dependencia del automóvil, la ciudad debe ser pensada para personas y no para carros, las carreteras y pasos elevados o deprimidos sólo son parches, el verdadero problema está en que Quito tiene un parque automotor de más de medio millón de vehículos lo cual resulta insostenible, ver la ciudad desde el auto es verla con profundo egoísmo y exclusión. La respuesta lógica es: cómo dejo mi auto en casa y tenemos un sistema de transporte colapsado? Hay que hacer una apuesta seria por recuperar los sistemas de transporte que están en servicio, Trolebus, Ecovía y Metrobus, lo adecuado es pensarlo como un sistema, un todo, no aisladamente y en eso se incluye la necesidad urgente de que el Municipio de Quito, en uso de su competencia sobre el tránsito, regule las rutas, horarios, paradas y sobretodo calidad del servicio prestado por operadoras privadas, hay que pasar a firmar los contratos por prestación de servicios, dejando claro que las sanciones para los transportistas que no cumplan deben ser implacables.

 

Los sistemas de movilidad alternativa como corredores peatonales y de bicicletas son necesarios para recuperar espacios deprimidos e inseguros y articular la ciudad de oriente a occidente.

 

En cuanto al comercio se debe pensar que las y los comerciantes autónomos requieren salir de sus condiciones vulnerables y avanzar hacia actividades económicas que les brinden dignidad y mejores prestaciones como seguridad social. Esto sólo se hace con voluntad política y con un diálogo que deje de lado la visión utilitaria de las y los autónomos. La educación del consumidor es clave, nos quejamos de una ciudad desorganizada, pero cuántos de nosotros nos “ordenamos” y vamos a hacer nuestras compras en un mercado municipal en lugar de comprar en las calles y semáforos? Cuántos le apostamos al pequeño comerciante emprendedor en lugar de comprar en las cadenas comerciales que fomentan el oligopolio? Sin duda la contraparte municipal debe ser el otorgarnos espacios, a los comerciantes y a los consumidores, en las mejores condiciones, es urgente intervenir todos los mercados de la ciudad.

 

La cultura es una excelente excusa para educarnos y encontrarnos como sociedad, para apropiarnos del espacio público, para intervenir sectores deprimidos con arte y color, para enseñarnos lo perverso del machismo, la homofobia, la xenofobia o el racismo. Para reunirnos en las parques con otras y otros, creando ciudad.

 

La meta es construir un Quito para todas y todos, una ciudad sonriente y donde podamos vivir siendo amables, solidarios e incluyentes, la apuesta no está en el cemento o en el asfalto, está en la sociedad, en los seres humanos.

 

  1. Sebastián Salazar Nicholls: Ex Candidato a Concejal de Quito. Estudió Sociología y se especializó en Ciencias Políticas en la Universidad Central del Ecuador. Ha realizado varios cursos nacionales e internacionales sobre Género, Políticas Públicas, Liderazgo, Ruralidades y Cambio Climático. Actualmente cursa el diplomado de Gerencia de Proyectos Sociales en la Universidad de San Marcos de Lima, Perú.

 

2. Boletín de Perfiles de Opinión: http://perfilesdeopinion.com/images/pdf/perfiles%20de%20opinin%20mensuario%20114%20julio%202015%20-%20gestin%20alcalde%20de%20quito.pdf

 

3. Ordenaza Metropolitana 0187 que establece el sistema de gestión participativa, rendición de cuentas y control social en el Distrito Metropolitano de Quito. http://www.patronato.quito.gob.ec/documentos/2012/Organizacion_Interna/Base_Legal_que_la_rige/sistema_de_gestion_particpativa_rendicion_de_cuentas_y_control_social.pdf

 

4. Código Orgánico de Ordenamiento Territorial Autonomías y Descentralización

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados