revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Antonio Guerrero Drouet

Fotografía: Agencias

Vargas Llosa defiende la “Eternidad Del Liberalismo”

 

Las declaraciones del escritor Vargas Llosa sobre la vigencia del liberalismo como sistema socio-económico-político y del supuesto <entierro del socialismo y del comunismo> responden a la magra, huesuda utilización por parte de la derecha bancaria de Lasso del prestigio literario de este escritor derechista que utiliza para generar dudas y confusión respecto del auténtico socialismo proletario.

 

 

INTRODUCCION

 

La derecha neoliberal de Lasso trajo al Ecuador al escritor Vargas Llosa para utilizar su prestigio logrado por la entrega del Premio Novel de Literatura a fin de que por su laureada boca denueste, eche basura contra el auténtico socialismo de los trabajadores.

 

La estrategia de la derecha neoliberal es amortiguar la memoria colectiva popular utilizando a Vargas Llosa quien resucita al liberalismo como si leyera un evangelio que le sirve de sustento ideológico ultra-reaccionario para afianzar al neoliberalismo manipulando la bancarrota del <socialismo del siglo XXI> para concluir con una sentencia que en su boca carece de total legitimidad y sustento ético, político y literario: <el socialismo y el comunismo están enterrados>.

 

Proviniendo de un escritor y político ampliamente conocido por su clara ubicación en la derecha política y literaria sus declaraciones reafirman el vigor que en el mundo de los trabajadores tiene el auténtico socialismo pese a que durante más de una década ha sido tergiversado por el chavismo, los reformismos de Lula en Brasil, de Ortega en Nicaragua, por la <Banda de Delincuentes> de Correa a la cual pese a sus aspavientos de una <Cirugía Mayor de la Corrupción> el Gobierno de Moreno acolita mientras dispara discursos contra aquella al mismo estilo demagógico de quien lo preñó y parió: El <correísmo>.

 

 

1

Vargas Llosa dice que en la década de los 50s y 60s se inflamaba su espíritu por el “socialismo” cuando frisaba los 20 y tantos años y daba sus primeros pasos como escritor; período durante el cual formó parte, inicialmente, del <boom literario latinoamericano de los años 60s> junto a Rulfo, Cortázar, García Márquez entre los más destacados escritores del <realismo mágico latinoamericano> recogido del extraordinario escritor cubano de <Mi Reino de este Mundo> y del <Siglo de las Luces>: Alejo Carpentier.

 

Más: ¿Qué tan afirmadas eran en ese entonces y posteriormente “sus convicciones” teóricas, políticas, ideológicas para que fácilmente sucumbiera ante errores, limitaciones y desviaciones que en su entrevista con Ecuavisa advierte se dieron en Cuba luego de la Victoria de su Revolución desprendida de los vigorosos combates en Sierra Maestra; durante su infatigable lucha contra las acciones militares intervencionistas yanquis como la de Playa Girón; y contra el inhumano y atrabiliario bloqueo del imperialismo norteamericano a Cuba?

 

La praxis de la Revolución cubana y su rompimiento con los Estados Unidos para impulsar su desarrollo autónomo e independiente demandan por supuesto un examen más prolijo el mismo que debió ser procesado, debatido con claridad y firmeza  por Vargas Llosa como “intelectual de izquierda”, si lo era,  pues los principios revolucionarios proletarios dejan en claro nuestra oposición tajante a la explotación y opresión del capitalismo y del imperialismo sobre los trabajadores y los pueblos que tiene como única perspectiva liberadora la lucha de los trabajadores bajo una dirección consecuente por su liberación al socialismo no a la farsa reformista del <socialismo del siglo XXI>.

 

Un intelectual de izquierda no deja naufragar su conciencia por limitaciones, desviaciones y errores surgidos durante la práctica social en uno u otro país de la tierra: La conciencia de clase proletaria forjada con base de profundas, revolucionarias y científicas concepciones socialistas y comunistas no se tuercen ni abandonan jamás.

 

Debido a esta renegación de principios es que como intelectual supuestamente adscrito por conciencia al socialismo, de la cual carecía, debió advertir cuando visitó a la URSS que, para ese entonces –luego de la victoria de la revolución cubana en 1959- ya no existía el socialismo en lo que fue la URSS dado que en aquel gran país había sido derrotado el auténtico socialismo y el comunismo.

 

Eso reafirma que Vargas Llosa carecía de  una auténtica armazón ideológica, política y teórica de izquierda; que los enunciados del socialismo científico nunca estuvieron en su conciencia ni en su espíritu.

 

2

El <realismo mágico> surge durante la década de los 60s en Latinoamérica y en El Caribe en circunstancias de la ya grave crisis devenida de aquella traición al socialismo en la URSS y en Europa Oriental temporalmente ocultada bajo tesis revisionistas que abortó con Yeltsin en la llamada <Caída del Socialismo Real> durante la década de los 90s.

 

Desde Carpentier en Cuba hasta la eclosión en Uruguay, Paraguay, Argentina, Colombia, Perú, la corriente literaria del <realismo mágico> asumida por aquellos escritores impulsa desde las orillas de la literatura artística, en reemplazo no en oposición, al realismo socialista y al realismo proletario de Gorky, Mayacowsky, Brecht, Miguel Hernández, Neruda, Jorge Amado, Asturias, Gallegos Lara; impulsa desde la orilla de la literatura artística una consecuente lucha de ideas contra la explotación material y espiritual sobre las masas ejercida por el imperialismo y las oligarquías en América Latina y en El Caribe enriqueciendo dicho contenido con formas nuevas de lenguaje artístico literario.

 

Aquellos escritores del <realismo mágico>, de aquel <boom literario latinoamericano>, siempre, hasta sus respectivas muertes todos aquellos escritores de izquierda se mantuvieron en irreverentes posiciones antiimperialistas y anti-oligárquicas. No así Vargas Llosa quien se entregó a la derecha en el ámbito estético literario y en el ámbito político.

 

 

Por ello las opiniones del escritor Vargas Llosa quien se ha enriquecido cultivando premios literarios por la apología al sistema capitalismo envuelta en hábiles pero débiles posiciones críticas hacia algunos personajes políticos; hacia algunos caudillos autoritarios como Trujillo en República Dominicana que en el fondo no mellan el embellecimiento que sus obras brindan a la dominación cultural, ideológica y política de la burguesía y del imperialismo en América del Sur y El Caribe son opiniones que se suman a las de los enemigos de la revolución social proletaria, del socialismo y del comunismo, quienes ahora utilizan hábilmente su prestigio como escritor laureado para deformar y manipular la farsa reformista del <socialismo del siglo XXI> identificándola con el auténtico socialismo obrero y con la comunidad de bienes -que eso es el comunismo- para presentar al neoliberalismo como <alternativa> al corrupto y demagógico reformismo.

 

Esto deja en claro que Vargas Llosa si bien inicialmente pudo inclinarse hacia la izquierda y al auténtico socialismo finalmente ante los acontecimientos devenidos de la traición al socialismo que trajo consigo la llamada <Caída del Socialismo Real> y la ofensiva postmodernista anticomunista claudicó ideológicamente como ocurre con  los intelectuales vacilantes proclives a amoldarse al capitalismo y a enriquecerse utilizando, como Vargas Llosa lo ha hecho, sus innegables habilidades como escritor para colocarlas al servicio del capitalismo.

 

3

Es necesario resaltar con motivo de la “visita” de Vargas Llosa al Ecuador que la bancarrota de la farsa reformista del <socialismo del siglo XXI> estuvo precedida una década antes de que el reformismo arribara demagógicamente al Poder por diversos gobiernos neoliberales que ejercieron ese Poder durante un cuarto de siglo.

 

La debacle del <neo-liberalismo salvaje> ha sido un hecho histórico en Ecuador: La feroz explotación de las oligarquías tradicionales serviles del imperialismo sobre las masas trabajadoras de la ciudad y el campo; la relegación de las perspectivas de estudio profesional universitario para la juventud, el desempleo, el atraso social, el hambre, concitaron altivos y masivos levantamientos de los trabajadores que atemorizaron a las oligarquías y al imperialismo debido a que en ese altivo escenario fue planteado, sin lograrlo aún, la implantación de un Gobierno realmente patriótico y popular en nuestro país.

 

Esto generó en el Ecuador y en algunos países de América del Sur el surgimiento de nuevos depositarios políticos e intelectuales defensores de los intereses oligárquicos e imperialistas quienes promovieron alternativas reformistas a través de las cuales desviaron y frenaron temporalmente los alzamientos políticos populares que se habían producido contra dichos gobiernos neoliberales a fines del siglo XX: De allí devino, en sustitución temporal del neoliberalismo, el reformismo “chavista” y “correista”.

 

Estos “neo-ideólogos” y políticos hicieron uso renovado del viejo reformismo dándole características “latinoamericanas” que se sustentaron en amplias y dispendiosas reformas y/u obras faraónicas que engatusaron temporalmente a las masas que atraídas por este viraje del neoliberalismo al reformismo se inclinaron hacia sus propuestas cuyo apoyo electoral sirvió de palanca para catapultarlos al Poder.

 

Los neo-reformistas latinoamericanos emergieron políticamente a través de sendas victorias electorales que sirvieron para instaurar gobiernos que colocaron como blanco verbal al <imperialismo yanqui y a las oligarquías>, táctica reformista que ocultó con aquellos aspavientos el hecho de que sus gobiernos no tocaron los capitales bursátiles ni las inversiones del imperialismo yanqui como tampoco afectó ni vulneró las estructuras capitalistas de las burguesías nativas: Tal fenómeno ocurrió de manera específica en Venezuela, Bolivia y Ecuador.

 

Los trabajadores, los pueblos, las juventudes, encontraron en la sugestiva propuesta de la <Revolución Bolivariana en la Patria Grande> que utópicamente debía concluir el sueño de Bolívar de la <Gran Colombia> para lo cual demagógica y millonariamente montó el <chavismo> el ALBA en oposición al ALCA norteamericana; UNASUR en oposición a la OEA, etc.

 

 

 

A esta alternativa reformista-desarrollista regional instaurada en Venezuela, Ecuador y Bolivia se sumaron los Gobiernos de Lula en Brasil; de los Kirchner en Argentina; de Ortega en Nicaragua; de Mujica en Uruguay, etc., urdimbre financiera, política e ideológica que atrajo a las masas particularmente en Venezuela hacia la política “chavista” debido a la Vasta, Millonaria Red de Reformas denominadas <Misiones> que su gobierno implantó habilidosa, demagógicamente, encubriendo su objetivo reformista con nombres íconos de las Guerras Independentistas: <Robinson>: pseudónimo de Simón Rodríguez, maestro de Bolívar, para el Plan de Alfabetización masiva; <Vuelvan Caras> del General Páez para el proyecto de cooperativas que debía producir alimentos y materias primas en los desvencijados campos improductivos dejados por los gobiernos de la derecha rentista petrolera neoliberal venezolana; proyecto cooperativista que no cumplió sus propósitos dado que el chavismo fue en gran medida cacareo reformista cuyos “planes” se quedaron en el papel.

 

Miles de millones de petrodólares invertidos en estas reformas envolvieron al Gobierno de Chávez, a Altos y Medianos funcionarios en una masiva corruptela desprendida del derroche <chavista> que caracterizó el inicial montaje del reformismo latinoamericano tejido con hábiles agujas de un <progresismo alternativo> camuflado en una supuesta lucha contra la dominación de una centuria de los Estados Unidos de Norteamérica y de las oligarquías neoliberales de Venezuela.

 

En Ecuador, en cambio, aunque en lo esencial fue calca del reformismo venezolano, el reformismo del “muchachito Correa” como le endilgó dicho apelativo Chávez cuando aquel se le pegó acuclillado al asiento del caudillo para mostrarle <su proyecto> que calcaba la demagógica propuesta chavista-reformista basada en los altos precios del petróleo.

 

El reformismo de sesgo latinoamericano que adoptó en Ecuador el peyorativo de <correista> privilegió una vasta red de obras desarrollistas bajo el slogan de la implantación de una <Nueva Matriz Energética> y de una <Nueva Matriz Productiva> que supuestamente instauraría una cacareada <Sociedad del Conocimiento>; proyecto desarrollista acompañado de algunas reformas: el <bono de desarrollo humano>, los <kits agropecuarios>, la <Misión Manuela Espejo> -calcada del <chavismo>- bajo el slogan de <Revolución Ciudadana>.

Los procesos reformistas incubados en Venezuela y Ecuador tuvieron en Bolivia su propio sesgo indigenista.

 

Todos estos gobiernos se envolvieron en la farsa del <socialismo del siglo XXI> autocalificándose de <gobiernos progresistas> y <socialistas de izquierda moderna>.

 

4

Pero el reformismo tiene sus límites ya que es una mascarada para distraer al pueblo de su propia lucha liberadora con reformas y obras monumentales para deslumbrarlo, ganar su afecto y lograr su retribución electoral. Reformismo que logra engatusar a los pueblos hasta que su ciclo revierte en su contra sobre todo si en los sobre-precios de las obras monumentales se incuba la mega corrupción como ocurrió en Ecuador y ha entrado en una pendiente catastrófica en Venezuela, pues, ante el desempleo, alto costo de la vida, represión selectiva y de masas, progresivamente los pueblos, las juventudes, han ido repudiando dichas mentiras reformistas.

 

Dos formas de gobierno del capitalismo sujetas a la dominación imperialista: El neoliberalismo y el reformismo ambos opuestos a los intereses materiales y espirituales de las masas fueron rechazados por los trabajadores manuales e intelectuales del Ecuador en las calles y plazas de nuestro país durante los últimos cuarenta años y más: Cuatro décadas y más de lucha insobornable de los pueblos del Ecuador enfrentando tanto al neoliberalismo como al reformismo correista y ahora al <morenismo> parido del mismo semen político del corrupto y represivo gobierno de Correa.

 

5

Ahora, tras una década de reformismo corrupto que generó la debacle del correísmo, la derecha neoliberal se barniza presentándose como <alternativa> a la farsa reformista del <socialismo del siglo XXI> utilizando dicha bancarrota reformista para atacar la alternativa propia, independiente y de clase de los trabajadores; para ocultar que su derecha neoliberal es similarmente responsable del desempleo, el alto costo de la vida, el déficit fiscal generado principalmente por la enorme deuda externa dado que ambos, el neoliberalismo y el reformismo, representan a los banqueros, empresarios, exportadores e importadores socios y sirvientes del imperialismo.

 

6

Durante el auge del correísmo la derecha neoliberal ejerció una persistente oposición burguesa la cual se llevó a cabo en medio de una aguda confrontación de clases entre los trabajadores y pueblos: La Oposición Popular contra los reformistas correistas empotrados en Carondelet.

 

 

Hoy que el reformismo correista está de caída la derecha neoliberal lleva a cabo una hábil propaganda con la cual se barniza presentándose como <alternativa al correísmo> aprovechando el actual escenario logrado por la permanente movilización popular que ha generado logros democráticos tras la Victoria del SI en la Consulta Popular y a través del <Consejo de Control Social y Participación Ciudadana Transitorio> capitaneado por J.C. Trujillo y Macas que ha contribuido a echar abajo aspectos sustanciales del corporativismo estatal correista así como la persecución criminal que dicho gobierno ejerció contra líderes sociales, periodistas de investigación que denunciaron su corruptela, etc.

 

Nuevo escenario al cual ha debido contribuir obligatoriamente el Gobierno de Moreno al haber sido amenazado con el maquiavélico Plan del Capo Correa y su <Banda de Delincuentes> que se proponía echarle la culpa de su “ineficacia para gobernar” tras dejar al gobierno de Moreno en una crisis famélica ocultada por la lapidaria frase: <Queda la Mesa Servida> que obligó a Moreno a destapar la macro-corrupción y los delitos de persecución criminal acaudillados por Correa durante una década.

 

Espacios políticos utilizados por Moreno para diferenciarse de la política corrupta, autoritaria y criminal del correísmo que si bien han contribuido a abrir perspectivas a la lucha independiente de los trabajadores de la ciudad y el campo, del magisterio, los jubilados, la juventud, ha conducido al Gobierno de Moreno a entregarse de pies y manos a los empresarios y banqueros, a la derecha neoliberal y al reajuste de las relaciones vulneradas por el <correismo> con el imperialismo norteamericano, afirmándose como un gobierno burgués que muestra su tibieza y conciliación con el correísmo al destaparse la farsa de la <Cirugía Mayor contra la Corrupción> con la descarada fuga <grilletera> del Capo de la propaganda, Alvarado, montada por el Gobierno <de transición> de Moreno.

 

7

En estos ambientes se cocinan caraduras atuendos políticos de la derecha neoliberal que enfilan contra el <correísmo> y contra el <morenismo> para endosar la votación de las masas en su favor aduciendo una pretendida <Ley del Péndulo>.

 

Pero además la derecha de Lasso y CREO y la socialcristiana de Nebot llevan adelante la oposición burguesa utilizando la debacle reformista del <socialismo del siglo XXI>, para, a la vez que atacar al <correísmo> y diferenciarse del <morenismo>, impulsar, llevar a cabo, una ofensiva contra el auténtico socialismo de los trabajadores identificando al reformismo correista del falso <socialismo del siglo XXI> con el auténtico socialismo proletario que ha afirmado sus principios luchando en calles y plazas del país contra el corrupto y falso <socialismo del siglo XXI> apologizado por Correa y corifeos como Patiño, Hernández, las “sumisas” Rivadeneira, Aguiñaga y Solís y demás emplastos de los sirvientes de las oligarquías criollas y de los imperialismo yanqui y chino, de los cuales, como sus sirvientes, han sacado ingentes tajadas.

 

 

En este complejo escenario político es que la derecha bursátil de Lasso se ha insertado para sacar la cabeza y obtener créditos electorales trayendo, bien pagado, al millonario escritor burgués Vargas Llosa.

 

Tanto el reformismo de Correa, la derecha socialcristiana de Nebot, la “nueva” derecha de CREO y Lasso y demás capitostes del supuestamente “renovado neoliberalismo” no constituyen alternativas para resolver la crisis que tanto el Gobierno de Correa como el Régimen del <diálogo de sordos> de Moreno descargaron y descargan sobre los pueblos.

 

Sus propuestas electorales no constituyen la salida que los trabajadores y los pueblos, la juventud anhelan y por la cual han, hemos luchado vigorosamente durante estos últimos cuarenta años y más recuperando la histórica tradición de lucha política en calles y plazas del país libradas por nuestros pueblos y juventudes.

 

8

Ha entrado en auge un escenario de movilizaciones populares reclamando derechos y aspiraciones justas que de entrada adquieren características políticas al enfrentar las medidas económicas antipopulares del Gobierno de Moreno, por ejemplo, la confrontación de los jubilados a la Proforma Presupuestaria del 2019 que coloca a la Seguridad Social, al IESS, en una grave situación respecto de la atención de las pensiones jubilares y de la salud de los adultos mayores; amén de que el Gobierno de Moreno debido a las movilizaciones estudiantiles y de docentes democráticos se ha visto obligado a rectificar los recortes al presupuesto de las Universidades: Activa y vasta movilización popular que deberá enfrentar la ya cacareada <eliminación de los subsidios> y las privatizaciones que están a la orden del día para ser ejecutadas por el <Gobierno de transición> derechista de Moreno.

 

9

Detrás del supuesto <movimiento pendular>, del reformismo hacia el neoliberalismo, están las manos de la actual derecha neoliberal que se propone, utilizando su poder económico, sus medios de propaganda,  <pescar a río revuelto> para que gane esta batalla electoral el neoliberalismo y no los <auténticos pescadores>.

 

Ofensiva anti-socialista y anticomunista camuflada en el citado y falso <movimiento de péndulo> al que supuestamente se inclinarían la juventud, los trabajadores, los pueblos que se basa en el desgaste de la memoria colectiva popular que apunta a ser obnubilada y aplastada por la propaganda de la derecha neoliberal para que los pueblos olviden el papel nefasto jugado por aquellos gobiernos neoliberales al cual se acoyunta el actual gobierno demagógico de Moreno así como el papel protagónico de los trabajadores de la ciudad y el campo y de las juventudes para echar abajo a los gobiernos neoliberales y para arrinconar, colocar en la picota y hundir en la bancarrota al corrupto reformismo correista; luchas políticas y de clase que, por supuesto se han producido en el marco de las contradicciones inter-burguesas, últimamente, entre el correísmo y la derecha neoliberal.

 

Lo cual exige refrescar con nuestra propia propaganda la memoria colectiva para recordar esta verdad histórica: Han sido y son los trabajadores de las ciudades y los campos, las juventudes revolucionarias, las izquierdas, quienes han combatido y derrotado, principalmente, tanto al neoliberalismo como al reformismo en nuestro país durante los últimos cuarenta años y más.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados