revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Rubén Espinosa Galarza

Fotografía: Agencias, Archivo

Una entrevista más

 

La o el periodista, con cada entrevistado crea historias, escenarios y respuestas. Busca esclarecer lo que está turbio o quiere tener la opinión de un especialista sobre un tema determinado.

 

La entrevista realizada por Elena Poniatowska a Diego Rivera, el “panzón”, como lo diría la querida Frida Khalo,  detalla una faceta muy humana del maestro Rivera, donde reconoce sus errores y aciertos, especialmente en lo que se refiere al amor.  Esta entrevista es  distendida y coloquial, incluso parece ser una conversación de amigos o como dice el autor de la “arquitectura de la entrevista”, Jorge Halperín, “una conversación absurda”, pero conforme continúas con la lectura descubres cosas entrañables del pintor, mi pregunta es ¿Qué guardaría la periodista? ¿Qué no quiso que no sea publicado Rivera?, pero eso fue decisión de la periodista.

 

El trabajo diario del periodismo no es simplemente colocar la grabadora de voz o video, en la boca de alguien, sino saber interpretar todo lo que dice, contextuar el contenido y presentar a la ciudadanía información precisa sobre el tema que expone el entrevistado. En la entrevista a Rivera, la periodista, conoce de manera completa al entrevistado, su obra, su vida, sus amantes o ninfas de inspiración, hasta su posición política.

 

 

Debe existir un vínculo entre el periodista y el entrevistado, pero eso es trabajo del profesional de la comunicación, porque con una conexión fuerte, se pueden obtener detalles e información que quizá otro medio o periodista, no la podrían obtener con facilidad. Por ejemplo, a pesar que Jorge Rivera, siempre atendió a los medios, Elena Poniatowska, llega a la casa del entrevistado como una amiga entrañable que se la recibe un domingo en la mañana, con un ‘calentador’ viejo como pijama y chancletas, se le permite entrar, no se prepara un escenario, Rivera toma las medicinas; y la periodista no se incomoda por la presencia de la pequeña perra ‘capulina’ que tenía pintadas las uñas.

 

Considero que la entrevista no es para desnudarlo o ridiculizar al protagonista, autoridad o ciudadano, sino la búsqueda de la información, además, porque la entrevista periodística, no es un careo judicial o extrajudicial. En la entrevista de Rivera, la periodista realiza preguntas profundas, coherentes y directas, pero el maestro Rivera respondió sin enojarse, pero se notó que le incomodó algunos temas. El trabajo periodístico no solo se queda en presentar temas por coyuntura, sino también en profundizar en la investigación para que se conozca los temas que estuvieron turbios o escondidos por las autoridades de turno. El mejor oficio del mundo, tiene su base en la entrevista, para ello, se tiene que conocer al entrevistado, su vida, su obra y los temas que maneja, para que la conversación sea de amena y de calidad para el lector, radioescucha, televidente o en tiempo de millennials seguidores.

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados