revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Juan Borja V.

Fotos: Capturas YouTube

Reinvindicando el ateísmo de Carolina

 

No acostumbro a mirar en la televisión aquellos programas vacíos de contenido, el gran revuelo causado en las redes sociales por la falta de tolerancia de tres señoras que fungen de jurado que atacan y ridiculizan a una chica de nombre Carolina por su posición enmarcada en el ateísmo, me obligó con desgano a mirar el episodio en el YouTube, con la finalidad de escribir esta nota.

 

Mi afán no es cuestionar a las tres señoras por estar ubicadas en la corriente idealista y profesar una religión, sino por su ignorante, sectario e intolerante proceder con Carolina.

 

 

Califico de ignorante su actuación puesto que las señoras demostraron no tener ni la mínima idea que en el mundo existen dos corrientes filosóficas respetables. Idealismo y materialismo. El idealismo tiene como sustento de la creación del universo, la vida y el ser humano a Dios, apoyándose en la fe y el dogma.

 

La otra corriente es la materialista cuyo máximo exponente es el filósofo alemán Carlos Marx quien explica el origen del universo, de la vida y del ser humano como una expresión del desarrollo de la materia, a través del rigor del método dialéctico y de las pruebas científicas.

 

Las señoras del jurado también denotan un total desconocimiento del carácter laico del Estado ecuatoriano, producto de los avances conseguidos con la revolución liberal liderada por el gran Eloy Alfaro, quien a través del Acuerdo No. 968, expedido el 14 de febrero de 1989, consagra la libertad de pensamiento y culto en el país y en la actualidad se plasma en la Constitución, el artículo 1, que dice: “El Ecuador es un Estado constitucional, social y democrático de derechos y justicia, soberano, independiente, unitario, intercultural, plurinacional y laico. Se organiza en forma de república y se gobierna de manera descentralizada”.

 

La ignorancia lleva a los individuos a creer que su forma de pensar es única y por lo tanto a tener posiciones sectarias y de irrespeto a quienes piensan diferente.

 

Tranquila Carolina, no es una condición para triunfar el creer y contar con la ayuda de un ser divino (como tan suelta de huesos dijo una de las integrantes del jurado), es un argumento demasiado simple y reducido. Si fuera tan solo cuestión de fe, hace mucho tiempo que los problemas del mundo hubiesen finalizado.

 

Es más, existen ejemplos de hombres y mujeres que con su talento aportaron para el desarrollo de la ciencia, la sociedad, la humanidad y se declararon ateos. Para muestra “algunos botones”: Nicolás Copérnico; Isaac Newton; Peter Higgs, físico que descubrió el bosón de Higgs; Charles Chaplin, Jhon Lennon, Charles Darwin, Stephen Hawking, José Saramago, Federico Engels; la lista es infinita.

 

Por otro lado, en la edad media el mundo vivió la época del oscurantismo, cuando se condenaba a la hoguera y a la muerte a quienes se atrevían a indagar, investigar y buscar respuestas fuera de la visión idealista cristiana, a los problemas de la ciencia.

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados