revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Enver Orna.

Fotos: Notimix

Por los pueblo del mundo, NO al terrorismo imperialista!

 

El 13 de noviembre del 2015 fue un día trágico para la humanidad, Paris y el mundo entero fue testigo de uno de los actos terroristas más sangrientos de la historia, de manera simultánea en siete puntos distintos de la ciudad francesa hombres aparentemente identificados con el denominado Estado Islámico (EI) asesinaron a 129 personas e hirieron a más de 300 a través de ráfagas de balas e “inmolaciones humanas”.

 

Pocos minutos después, a través de medios de comunicación, y sobre todo en redes sociales se expresó la solidaridad ante terrible masacre y el rechazo a dichos acontecimientos, pero con la misma rapidez que surgió la solidaridad nacieron cuestionamientos a dichas expresiones o colocaban en duda la legitimidad de las mismas, pues el gobierno Francés (al ser parte de la coalición que “enfrenta” al EI) es uno de los responsables de miles de muertes de inocentes en Siria, Irak y otras naciones, entonces saltaron algunas inquietudes, ¿es justo expresar la solidaridad con el pueblo francés cuando su gobierno bombardea otros países?, ¿son justificables los atentados suscitados en París?, ¿se debe criticar  a quienes se solidarizan con las víctimas de los atentados?, horas después se manifestaron opiniones “xenófobas” en condena a los pueblos árabes y su religión, generando otras preguntas más, ¿es “pecado” ser árabe?, ¿el problema es el fanatismo religioso?

 

La respuesta a estas últimas preguntas definitivamente es no, para entender lo ocurrido días atrás se podría desarrollar grandes investigaciones y estudios, y aun así no se lograría comprender plenamente, pero eso sí, hay suficientes elementos que nos permiten obtener algunas conclusiones.

 

 

Tras los atentados de París está el autodenominado Estado Islámico (lo reconocieron a través de un video al día siguiente) pero ¿quiénes son ellos?, según información obtenida de medios de comunicación internacional el EI es un grupo que “…estableció un califato, que es una forma de Estado dirigido por un líder político y religioso de acuerdo con la ley islámica o sharia, que controla un territorio entre los Estados de Siria e Irak y que pretende recibir el apoyo total del mundo musulmán.”1 , son el resultado de la fusión, unión, y confluencia de varios grupos terroristas como Al Qaeda, Tawhid wa al-Jihad, y el frente Al Nusra, con el que combaten por el derrocamiento del gobierno sirio de Bashar Al Asad, desde el 2010 se llamaron ISIS y desde junio del 2015 EI.

 

¿Y qué tiene que ver el gobierno Francés?, para responder aquello es necesario entender que a nivel mundial existe una ardua disputa imperialista entre China, Estados Unidos, la Unión Europea y Rusia, que se da en el marco de la profundización de la crisis del sistema capitalista y el interés de estos por crecer económicamente y al mismo tiempo de repartirse y dominar nuevos territorios, entre ellos el Medio Oriente, zona geográfica muy importante desde una perspectiva militar y política, y a la vez, rica en recursos naturales como petróleo, gas natural, cobre, oro, uranio y más.

 

Francia, España, Alemania, Bélgica, Canada y EEUU como parte de la OTAN y por otro lado Rusia aspiran obtener su “tajada de pastel” en esta zona, supuestamente preocupados por la realidad política en Siria y su guerra interna han provocado una horrorosa carnicería, en nombre de la “paz” y bajo el falso argumento de exterminar al EI (que ha sometido mediante el terror y una violencia injustificada a cerca de ocho millones de personas) Rusia (que “apoya” al régimen de Bashar Al Asad) y EEUU con la OTAN (que buscan su derrocamiento) han emprendido una sangrienta guerra que ha cobrado la vida de más de 300 mil personas, la mayoría de ellas inocentes, en las que el 27% de victimas en bombardeos son niñas y niños.2 Y aunque hace pocos días entre Rusia y Francia se pusieron de acuerdo en eliminar definitivament al EI es necesario señalar que hoy por hoy existen varias denuncias de medios de comunicación que afirman la complicidad de estos mismos países (sobre todo EEUU y la OTAN) de apoyar y financiar a los grupos rebeldes en Siria, entre ellos al EI para el derrocamiento del gobierno de Bashar Al Asad.

 

 

Sin embargo, se debe manifestar de manera enfática que los atentados suscitados en Paris no son justificables, no son legítimos, no pueden ser aceptados a pretexto de las agresiones de los países imperialistas en el Medio Oriente, ni tampoco los actos terroristas provocados luego del 13 de noviembre en Líbano y Nigeria, esos días trágicos se suman a los miles de días de guerra con protagonismo y complicidad imperialista en decenas de países

 

Entonces es obligatorio para todos quienes anhelamos un mundo de paz, para quienes luchamos por la libertad y la autodeterminación de los pueblos expresar la solidaridad con el pueblo francés, con el pueblo de Líbano y  con el de Nigeria, con los pueblos sirio y kurdo, rechazar el terrorismo, condenar la política de agresión y exterminio del sionismo israelí, exigir la libertad del pueblo Palestino, condenar el terrorismo de estado que ha cobrado miles de víctimas en Turquía, México y Colombia.

 

Los únicos responsables de todos estos acontecimientos son el imperialismo yanqui, francés, alemán, ruso, y otros más que día a día sangran a la humanidad para satisfacer su hambre de dominación, explotación y opresión, el culpable es el capitalismo.

 

Las únicas víctimas son los pueblos del mundo, con quienes debemos solidarizarnos, si a través de las redes sociales y medios de comunicación, pero sobre todo levantando la lucha antiimperialista por la conquista de un mundo nuevo.

 

[1] Artícumlo “Siete preguntas para entender qué es Estado Islámico y de dónde surgió” de la BBC Mundo, 16 de noviembre del 2015.

 

[2] Investigación de la revista British Medical Journal.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados