revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Antonio Guerrero Drouet

Fotografía: Vladimir Cruz

Necesidad de una democrática "Ley Orgánica de Culturas”

 

La reciente designación como Ministro de Cultura del escritor Raúl Vallejo en reemplazo de Guillaume Long quien fue trasladado a la Cancillería pone al tapete otra vez la “Ley Orgánica de Culturas” aprobada en Primer Debate en el Pleno de la Asamblea que se ha mantenido archivada durante seis años en ese organismo legislativo violando la Constitución y el Reglamento que señalan que máximo 360 días puede estar una Ley en la  Asamblea Nacional sin que se la apruebe como Ley de la República.

 

La “Ley Orgánica de Culturas” es fundamental para un país de conocimientos ancestrales cuyas raíces vienen del período pre-colonial que merced a la resistencia histórica de los pueblos originarios sus culturas primigenias se mantienen vigentes; con un Patrimonio Cultural tangible e intangible reconocido por la UNESCO que recoge dichas culturas originarias indígenas, la cultura popular mestiza y las culturas étnicas negra y montubia; un país cuya literatura culta es justipreciada por sus obras emancipadoras anticolonialistas; por las obras iluministas del período de la Revolución Liberal burguesa opuestas al oscurantismo conservador latifundista; por la obra literaria en ensayo,  poética, novelística, cuento, pintura, escultura, brotadas durante la década de los años 30 que generó la corriente intelectual y artística del “realismo social” cuya influencia se imbrica con la literatura y artes de las décadas de los 60s, 70s y 80s.

 

 

¿Por qué siendo tan importante para el Ecuador una Ley de Culturas la mayoría oficialista de la Asamblea la ha mantenido archivada durante seis años violando la Constitución y el Reglamento de la Asamblea Nacional mientras ha tenido tiempo para aprobar Leyes, la mayoría enviadas por la Presidencia de la República, como las de Aguas y Tierras que han remachado la propiedad latifundista sobre la tierra y el agua beneficiando a la empresa capitalista agraria; amén de otras leyes antipopulares como las “Enmiendas” Inconstitucionales sin mentar las recientes cargadas de impuestos contra los pueblos?

 

Neo-Institucionalización de “La Cultura” artística para la cual el correismo estructuró el Sistema “Nacional de Cultura” -SNC- que deja de lado el carácter plurinacional y multicultural del país y se somete a la concepción artística desarrollista que ha entregado el Ecuador a los imperialismos, yanqui y chino, y remachado la dominación de las oligarquías criollas.

 

Neo-institucionalización que debía subordinar la Casa de la Cultura Ecuatoriana, CCE, y todas las Instituciones artísticas al Ministerio de Cultura, donde, para ocultar su carácter mercantilista nombró al “Primer Ministro Negro de la Historia” –que de inmediato destituyó- con el fin de eliminar la Autonomía de la CCE; neo-institucionalización que requería ser legalizada con una Ley de Cultura acorde con esta visión capitalista estatal para lo cual  empujó los “Cien Días de la Cultura” durante los cuales se elaboró una Ley de Cultura reaccionaria violentando el debate democrático e imponiendo verticalmente la eliminación de la Autonomía de la CCE; la deformación del carácter plurinacional del país y el marginamiento de los artistas del SNC.

 

Porque en resumen: “La Ley de Culturas” archivada en la Asamblea no está en correspondencia con la estructura económica capitalista dependiente del país que el proyecto correista ha afianzado política y jurídicamente durante esta década; porque no está en armonía con la neo-institucionalización a que se ha subordinado la mayoría de la Asamblea; la Corte Constitucional, el Consejo de la Judicatura, el CNE, etcétera, para apuntalar ese proyecto; neo-institucionalización del Estado a la que no ha logrado subordinar las Instituciones relacionadas con las artes y literaturas democráticas del Ecuador como la CCE con todas sus falencias.

 

Esa Ley de Cultura reaccionaria entregada a la Presidencia de la Asamblea; cuando llegó a la Comisión de Cultura de la Asamblea no fue aprobada sumisamente: La Mayoría de la Comisión de Cultura volvió a introducir en dicha Ley el carácter plurinacional del país; reafirmó que en el SNC deben estar representados los grupos de danza, música, literatura, etcétera; y que la Autonomía de la CCE debe mantenerse no subordinarse al recién creado Ministerio de Cultura: El nombre que adoptó dicha Ley tras haberla socializado ampliamente fue: “Ley Orgánica de Culturas”: Nombre que lleva implícito el reconocimiento del carácter pluricultural y plurinacional del Ecuador.

 

Esta es la razón por la cual dicha “Ley Orgánica de Culturas” fue enviada al archivo de la Asamblea pese a ser aprobada en Primer Debate por el Pleno de la Asamblea Nacional.

 

El nombramiento de Guillaume Long como Ministro de Cultura condujo a que éste elaborara unos “Insumos” a dicha “Ley de Culturas” que vuelven a eliminar la Autonomía de la CCE: (Ahora el Presidente de la Matriz no es elegido por todos los miembros de la CCE en elección universal sino que es nombrado a dedo por la Presidencia de la República con lo que el correismo asalta la Presidencia de la Matriz y subordina a la CCE al Ministerio de Cultura junto a todos sus Núcleos ejerciendo un control vertical y burocrático de la Casa de la Cultura Ecuatoriana); dichos “Insumos” deforman y eliminan el carácter plurinacional y multicultural del país subordinando todas las culturas: Indígenas, popular mestiza y populares étnicas de la negritud y montubia, a la “identidad nacional”: Ya no se habla de la “plurinacionalidad” sino de la “diversidad de las culturas”, de las “culturas vivas” y de la promoción de éstas como “industrias culturales creativas”.

 

El correismo maniobró para reenviar, con esos “Insumos”, otra “Ley de Cultura” al Pleno de la Asamblea para que con estas violaciones de las características plurinacionales del país, fuera aprobada  aprovechando su mayoría legislativa y así legalizar, adaptar “La Cultura” al neocolonialismo desarrollista.

 

Aún no se ha pronunciado Vallejo al respecto de esta maniobra implementada por el correismo pero él es parte comprometida con el proyecto desarrollista: Fue Ministro de Educación del gobierno durante el victorioso Paro Nacional de la UNE del 2009; fue candidato a Rector de la Universidad Andina por el gobierno en el fracasado intento de aquel de arrebatar la dirección de esa prestigiada Universidad abierta al debate democrático de las izquierdas y con un alto nivel académico reconocido: Así que lo más probable es que Vallejo apoye la “rectificación” de la Ley de Culturas archivada 6 años en la Asamblea con los “Insumos” enviados por el Ministerio de Cultura a la Asamblea Nacional.

 

Esta realidad demanda un amplio debate con artistas, escritores, grupos de artistas y promotores culturales democráticos, etcétera, para poner al descubierto este malhadado propósito del correismo –del cual está perfectamente informado su “líder”- para defender la “Ley de Culturas” que ilegal, inconstitucionalmente, pese a estar aprobada en Primer Debate por el Pleno de la Asamblea Nacional, hoy se pretende cambiar sus postulados patrióticos y populares históricos.

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados