revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Valentina Franco

Fotografía: Johis Alarcón

CUANDO TÚ ERES MANUELA PICQ

 

Mi primera pregunta frente a los acontecimientos ocurridos es ¿Quién es Manuela Picq, de la que tanto se habla en estos días?

 

Resulta que Manuela es una “ciudadana del mundo”, esa es mi descripción; seguramente hay muchos como ella que se enamoran de los paisajes, culturas y de las personas de otros países, hace algunos años Manuela se enamoró del Ecuador, tanto así que es profesora de una de las universidades más reconocidas de nuestro país, estoy hablando de la Universidad San Francisco de Quito, de todo lo que se conoce de ella, se puede determinar que es un ser humano con gran capacidad de conocimiento y profesionalismo, pero lo que más destaco en ella es su lucha por las causas que considera justas.

 

 Ahora bien, el Gobierno de Rafael Correa considera que su lucha no es justa, causa indignación cuando en las redes sociales “los defensores de la revolución ciudadana” emiten epítetos, calificativos impropios de lo que es Manuela, la llaman “golpista”, “que ningún ciudadano puede darse el lujo de ir a un país a criticar las políticas de un gobierno”, yo me pregunto, ¿De qué están hechos estos defensores de la “revolución ciudadana”?  Y mi respuesta… realmente no encuentro respuesta.

 

Todo ser humano tiene el derecho de manifestarse frente a una política gubernamental de cualquier país, algunos lo hacen en las calles, otros desde la academia, otros a través de los medios de comunicación, etc. La Declaración Universal de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas (de la cual también forma parte Ecuador) determina en su artículo 2 “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía.”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La detención de Manuela fue completamente ilegal, ilegítima e injusta, se dio en el marco de una movilización donde ella actuó como activista pacífica, con un criterio político, ninguna foto, video recopilado por la ciudadanía, medios de comunicación u organismos gubernamentales demuestran algún delito cometido por la catedrática Picq, su único problema es pensar distinto al Régimen de Rafael Correa y el más grave es el ser la esposa (de acuerdo a las prácticas ancestrales indígenas) de Carlos Pérez Guartambel, presidente de la ECUARUNARI, organización que ha protagonizado en los últimos años movilizaciones indígenas en contra de las políticas del gobierno.

 

Lo fundamental del caso es que estar en contra de un gobierno, no puede ser sinónimo de persecución por parte del mismo. Existen derechos consagrados en la Constitución, la cual es garantista, no puede existir, o mejor dicho no debería existir una justicia que tenga miedo de ejercer lo que en derecho corresponde. Sin embargo lo que se ha podido determinar en este proceso es que las autoridades competentes tienen temor de conocer casos “delicados” o “difíciles” para el Régimen, seguramente no los quieren conocer porque efectivamente saben de su ilegalidad y prefieren no ser cómplices, aunque lo más correcto sería no permitir que se causen injusticias, la jueza Paulina Sarzosa se negó a recibir la acción de protección presentada en este caso por lo que se puede concluir que las ciudadanas y ciudadanos no tenemos garantías de protección frente al abuso del poder, por que la justicia no logra independizarse.

 

La presión social nacional e internacional provocó que el caso de Manuela Picq traspase fronteras, y Ecuador nuevamente este en los medios de comunicación internacionales por atropellos a periodistas, y nada más que esa periodista era extranjera y catedrática universitaria. Lamentable la imagen que se deja del país pero la ventaja fue que dicha presión generó que este 17 de agosto la jueza Gloria Pinza haya determinado que no existió ningún motivo para que Manuela haya sido arrestada por lo que fue puesta inmediatamente en libertad.

 

¿Qué lecciones nos quedan después de lo ocurrido? La primera lección que nos deja es que no se puede tolerar abusos del poder, es necesario entender que la orden de arresto de Manuela Picq fue conocida por los altos mandos de este gobierno, por lo tanto su arresto fue una clara expresión de persecución política, persecución que no se la puede tolerar ni dejar pasar, se debe exigir la destitución de quienes dieron la orden de arresto pero así también de los funcionarios que ejecutaron dicha orden. Incluso no se puede tolerar el engaño que desde sitios oficiales se dieron frente al tema como lo publicado en la página institucional del Ministerio del Interior con el título “Ciudadana extranjera, con permanencia irregular en Ecuador, recibió apoyo de la Policía Nacional”.

La segunda lección muy importante que nos deja Picq es que las personas tenemos derecho a luchar por nuestros ideales, por lo que creemos justo, en estos días se ha visto y escuchado una serie de criterios machistas, xenófobos que demuestran la falta de inteligencia y coherencia de quienes los proclaman, a Manuela la apresaron principalmente por expresar lo que piensa, por ser una mujer que se pone de pie ante las injusticias sociales en este país, por ser una mujer que habla sobre la violencia de género, por participar en una movilización, en ese marco, un elemento importante es que ella es  la compañera sentimental de Carlos Pérez Guartambel, con el objetivo de golpear donde los seres humanos no somos tan fuertes ni tan diplomáticos, esto son los sentimientos.

 

La última lección y las más importante es que la unidad es camino de victorias, hoy se demuestra que la organización y la lucha es necesaria y fundamental  para la construcción de una plataforma  que mejore las condiciones de vida en el Ecuador, que la solidaridad es importante ya que ésta alimenta y da fuerza en momentos de angustia y porque no decirlo, que el amor lo soporta todo; un gran ejemplo de ese amor es Manuela y Carlos que seguramente no esperaron pasar por esta situación, pero que la pasaron y la pelearon y seguirán luchando por sus convicciones, estamos hablando del AMOR EN TIEMPOS DE PARO.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados