revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Antonio Guerrero Drouet

Fotografía: Archivo

Los heroes olvidados de la Revolucion Juliana de 1925

 

La “Revolución Juliana” de 1925 es considerada complemento de la Revolución Liberal burguesa, truncada debido a las limitaciones de aquella para llevar a cabo la Reforma Agraria de corte capitalista y sedimento para la traición del ala derecha del Partido Liberal, representada por Plaza Gutiérrez, que permitió que los latifundistas y la Iglesia Católica, propietarios de grandes haciendas y peones, llevaran a cabo el asesinato de los Alfaro, del General Andrade y de otros líderes de esa epopeya histórica que tomó el poder en 1895 -fines del siglo diecinueve- realizando, entre otros significativos avances históricos y revolucionarios: La separación de la Iglesia del Estado; el establecimiento de la educación laica; el divorcio; la construcción del ferrocarril que unió la sierra con la costa; el impulso de la producción capitalista y del comercio, etcétera.

 

Tras el crimen de Alfaro en El Ejido y el establecimiento de una sociedad donde convergían y a la vez chocaban los intereses del feudalismo y los de la burguesía emergente, el Ecuador se vio envuelto en esta sociedad contradictoria cuya anarquía se reflejaba en los gobiernos de dicha oligarquía envueltos en una corrupción galopante, en el autoritarismo y el fraude electoral que se sucedían uno tras otro generando el descontento de la población que se expresó en la “Guerra de Concha” de 1913 hasta 1916, realizada en Esmeraldas contra el crimen de los Alfaro; en la feroz represión a la lucha de la clase obrera, que, ante la descarga de la crisis en sus espaldas debido a la baja internacional del precio del cacao, se lanzó a la Huelga General el 15 de Noviembre de 1922, cuyo desenlace, ejecutado por órdenes de la oligarquía cacaotera bajo la Presidencia del Partido Liberal de José Luis Tamayo, generó repudio e indignación debido al crimen de los yataganes ejecutado por el ejército que abrió los cuerpos de los trabajadores alzados en huelga los cuales fueron echados a la Ría Guayas; en tanto en Septiembre de 1923 se llevó a cabo la masacre de los indígenas huelguistas de la Hacienda Leyto.

 

El país soportaba la sucesión de los gobiernos corruptos y represivos de Baquerizo Moreno, José Luis Tamayo y Gonzalo S. Córdova, del Partido Liberal, envueltos en descarados fraudes electorales apoyados por la Alta Jerarquía Militar: El derroche de los recursos del Estado y la corrupción ocultada descaradamente por cada gobierno feudal-burgués con el aval del Alto Mando que disfrutaba de prebendas y canonjías había generado una situación que hacía bullir de descontento y repulsa a la mayoría de la población del país, situación que llegó hasta la tropa y generó entre la oficialidad joven un repudio que fue concretándose progresivamente y trajo consigo la conformación de un movimiento, a fines del año 1924, que se llamó: “La Liga Militar”:<El 24 de Octubre de 1924, se conformó, con una estricta disciplina conspirativa contra la situación de la República, el saqueo de los fondos públicos, el relajamiento de la moral y los valores patrios: La formación de la Liga Militar*1 que enarboló como signo de su patriotismo una pequeña bandera tricolor con la consigna: “Honor y Patria” bordada en hilos de oro acompañado de un juramento que fue enaltecido por dos partituras musicales creadas para afianzar los principios de lo que se conocería posteriormente como la “Revolución Juliana” en torno de la cual los jóvenes militares dieron un solemne juramento patriótico por llevar adelante una intensa lucha organizada política y militar para echar abajo el régimen ignominioso que había sumido la República en tal descalabro económico, social, político y moral e instaurar un gobierno que contemplase, en primer lugar las aspiraciones de la patria y del pueblo que se recogieron en un Programa de Gobierno elaborado por los líderes de dicho proceso histórico en defensa de la Patria y los derechos de los trabajadores y de los pueblos del Ecuador que contemplaba: 1- La formación de una Junta de Gobierno formada por tres ciudadanos civiles de la costa y tres ciudadanos civiles de la sierra; y un militar en servicio activo: 2- Que impulsaría en economía la nivelación del Presupuesto, crearía el Banco Nacional y la supresión de los Bancos Emisores -en oposición al manejo fraudulento de los recursos propiciado por una banca manipulada por sectores de la burguesía plutocrática que no respondía a norma alguna en cuanto a la emisión de billetes la cual era acusada de emisión sin respaldo de la moneda ecuatoriana-; 3- La elaboración de un Plan de Obras Públicas, de carreteras y escuelas; el aumento de la instrucción primaria y el mejoramiento económico del profesorado; 4- La libertad de imprenta y de cultos; 5- El impulso de la carrera administrativa y de selección de los empleados públicos; 6- La creación de la Caja Agraria para el fomento de la agricultura y de la Caja de Trabajo y Jubilación para obreros, artesanos y empleados –La Caja de pensiones que luego se convertiría en el IESS-; 7- La creación de leyes sociales que tendieran a mejorar el nivel de vida de los trabajadores y empleados; 8- La implantación del servicio militar obligatorio y la revisión de las leyes militares para la organización eficiente del ejército a fin de que respondiera a las necesidades del país y la defensa nacional; 8- Leyes especiales para mejorar la condición de los pueblos indígenas: Tal era el Proyecto para una Patria mejor>.*2

 

Desde Octubre de 1924 hasta el 9 de Julio de 1925 -más de 8 meses- enfrentando con suma disciplina y estricta planificación; superando una serie de maniobras del Alto Mando que olfateaba que “algo sucedía” en los estamentos de la oficialidad joven, ésta llevó a cabo una labor entre la tropa que se extendió hacia la población progresivamente contando con su apoyo; situación increíble pero cierta que solo se explica por la arrogancia de la Alta Jerarquía Militar y el sumo grado de corrupción que envolvía a ésta, y a la “plutocracia” en el poder; se llevó a cabo, sin que se produjese derramamiento de sangre, la connotada históricamente como “Revolución Juliana”: Acción meritoria liderada por un grupo de militares jóvenes cuya placa recordatoria quedó grabada y colocada en la casa donde se fundó la “Liga Militar”.*1

 

La “Revolución Juliana” efectivamente dio curso a algunas de esas concretas y claras aspiraciones democráticas como la formación de la Caja de Pensiones que posteriormente se convirtió en el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, IESS, que al crearlo se propuso que asegurara la vejez de los trabajadores y empleados por parte del Estado; no todas sus aspiraciones se lograron dado que el auténtico espíritu progresista de dicha oficialidad no se fundamentó en una apreciación histórica multilateral sino en la coyuntura histórica que atravesaba el país devenida de la Revolución Liberal burguesa truncada. Para la historia observada a l luz de la visión burguesa. la “Revolución Juliana” ha pasado como la “obra” de Luis Napoleón Dillon y otros personajes de la banca y de la burguesía,  supuestamente “ideólogos” de dicha “revolución”*2 ; lo cierto es que la misma dejó atrás un período histórico caracterizado por un Estado que reflejaba una situación histórica y política contradictoria entre el feudalismo y el capitalismo; esencialmente la “Revolución Juliana” configuró, según las apreciaciones materialistas e históricas del partido del proletariado, esencialmente, el proceso de dicha revolución burguesa que había quedado incompleto: Creó un Banco Nacional, eje financiero del Estado burgués y otras reformas; pero también abrió paso a importantes propuestas democráticas y populares planteadas por aquella oficialidad joven que se organizó en Octubre de 1924 como la “Liga Militar” y llevó a cabo consecuentemente la acción que el 9 de Julio de 1925 se plasmó en una acción político militar que dejó atrás a los regímenes corruptos ya destacados que vulneraron los principios de la Revolución Liberal: Por supuesto que el desarrollo capitalista adquirió una expresión más integral en el Ecuador a partir de la explotación petrolera durante la década de los 80s; capitalismo sometido a los dictámenes y la dependencia del imperialismo, principalmente norteamericano.

 

 

*1- Tomado del libro escrito por Gustavo Pérez Ramírez quien al referirse a este hecho histórico habla de “Los héroes olvidados de la Revolución Juliana” cuya placa conmemorativa se ubicó en la Casa de Ramón Patiño Ludovico, en la calle Guayaquil, entre Chile y Espejo, donde se fundó la Liga Militar cuyos nombres se gravaron en la citada placa que reproducimos:

 

Integrar imagen

 

Tenientes: Agustín Patiño; J. Morán Estrada; José Antonio Guerrero Hidalgo; Samuel Jarrín; Virgilio Guerrero; Carlos Abarca; Luis Rodríguez; Manuel M. Icaza.

      *2 - Se conformó una primera Junta de Gobierno Plural que estuvo conformada por los gestores de la misma y notables personalidades políticas y económicas de la época, como Julio E. Moreno, Francisco Arízaga Luque, Modesto Larrea Jijón, Luis Napoleón Dillon, José Rafael Bustamante, Francisco J. Boloña, Pedro Pablo Garaicoa y Gral. Francisco Gómez de la Torre. Esta primera Junta fue sustituida en enero de 1926 por una nueva que los militares formaron, llamando para el caso a los doctores Isidro Ayora, Humberto Albornoz y Homero Viteri Lafronte, y a los señores Julio Moreno, Adolfo Hidalgo Narváez, José Antonio Gómez Gault y Pedro Pablo Egüez Baquerizo; pero este Gobierno Plural sólo se extendió hasta el 31 de marzo, ya que el 1 de abril el ejército nombró al Dr. Isidro Ayora como Presidente provisional.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados