revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Feue Nacional

Fotografía: Archivo

Las elecciones en Ecuador

 

El 19 de febrero del 2016 se desarrollaron las elecciones para elegir presidente y vicepresidente, 136 asambleístas nacionales y provinciales, 5 parlamentarios andinos y una consulta popular sobre los paraísos fiscales en el Ecuador. Los jóvenes representamos el 35% de la población electoral, además de conformar casi el 80% como universitarios de las mesas electorales a nivel nacional, es decir fuimos decisivos en este proceso.

 

Desde el inicio del proceso se publicaron denuncias de diversos sectores sobre un posible fraude del Consejo Nacional Electoral CNE, (cuestionado por su conformación, cuando se hizo evidente la mano del gobierno en la elección de sus titulares, muy cercanos al Presidente Rafael Correa) que buscaba proclamar como ganadores a las listas del gobierno actual, tanto para presidentes como para el resto de dignidades. En el transcurso del proceso se observo el favoritismo del CNE y del propio gobierno de Rafael Correa hacia las listas de Alianza País, desde la transmisión en vivo a través de los medios de comunicación incautados de la proclamación de las listas oficialistas, padrones inconsistentes denunciados con antelación y que no tuvieron respuesta, además de otras inconsistencias.

 

Las propuestas de los distintos candidatos se dieron por un lado, dando una respuesta a la crisis económica, al alto costo de la vida, al desempleo generalizado, a los más de 2.000 actos de corrupción denunciados y sin respuesta, al histórico endeudamiento público, a los más de 650.000 jóvenes sin universidad, a la criminalización de la protesta social, a la persecución a dirigentes sociales de izquierda, etc., ocasionados por el pseudo gobierno de izquierda de Rafael Correa y por el lado oficialista asegurando continuar con su política pero además con un candidato que públicamente reconoce los errores, la corrupción, la prepotencia y la demagogia del gobierno de Alianza País.

 

Los universitarios y la FEUE NACIONAL en este contexto nos involucramos en el proceso electoral como lo resolvió nuestro congreso nacional, siendo protagonistas, difundiendo las propuestas de los universitarios, desenmascarando al gobierno de Rafael Correa y participando con candidatos propios, la consigna es recuperar los derechos eliminados y reducidos por el gobierno correista y conseguir nuevas victorias.

 

Con decisión y entusiasmo recorrimos todo el país y las universidades levantando la propuesta de un nuevo gobierno, que recupere nuestras libertades y la democracia, que luche por el libre ingreso, una necesidad que en la actualidad es el clamor de la inmensa mayoría del pueblo ecuatoriano, con la firmeza de ir a la reforma de la LOES (Ley Orgánica de Educación Superior) impuesta por el correismo y que ha generado un retroceso en la universidad ecuatoriana. Conquistar nuevamente la autonomía, el cogobierno, la democracia, el presupuesto justo para las universidades, el libre egreso y ponerle fin a una década de maltratos, de insultos, de prepotencia, de autoridades puestas a dedo y que responden al gobierno correista, de la intención de poner la universidad al servicio de los intereses de un partido político, Alianza País, y no en beneficio de la juventud, los trabajadores y los pueblos del Ecuador, fueron nuestra lumbrera. Estas consignas que están grabadas en la memoria de la juventud latinoamericana desde el Manifiesto de Córdoba nos guiaron a los universitarios en el proceso electoral.

 

Burlándose de lo racional, los candidatos oficialistas y en su desesperación por el inmenso rechazo del pueblo ecuatoriano se dedicaron a un “baratillo de ofertas”, subir un bono de la pobreza a 150 dólares, actualmente esta en 50 dólares, construir 40 nuevas universidades, empleo para todos y todas, viviendas, créditos con bajo interés para los jóvenes, poner en la carcel a los corruptos de este gobierno, que los jóvenes ingresen a la universidad y que puedan escoger la carrera que deseen, etc., con una campaña realizada desde los ministerios e instituciones estatales, inaugurando obras retrasadas, con todos los medios de comunicación incautados al servicio de los candidatos de Alianza País y con encuestas millonarias que les daban una supuesta victoria en una sola vuelta, intentaron darle solución a los problemas que como gobierno no han podido resolver en 10 años.

 

Al final los resultados electorales y con un fraude descarado que raya en lo ridículo, el gobierno de Rafael Correa y su partido político Alianza País metió hasta por la ventana sus asambleístas para asegurarse nuevamente una mayoría en el parlamento, pero tuvo una derrota contundente para el binomio presidencial, más del 65% de ecuatorian@s rechazaron al gobierno en las urnas, obligando a la realización de una segunda vuelta entre el oficialismo y el candidato de la banca. Es natural el rechazo del pueblo ecuatoriano hacia el binomio oficialista, en medio de la campaña fueron hechas públicas denuncias de corrupción por parte de un ex ministro de hidrocarburos que responsabilizaban directamente al candidato a la vicepresidencia y actual vicepresidente del país Jorge Glass, y que no tuvieron respuesta de la justicia, al contrario se hicieron de los oídos sordos porque las denuncias llegaban hasta al propio fiscal general del estado. Perjuicio económico para el estado en la venta de petróleo a China, sobornos a altos funcionarios, sobornos de la empresa Odebrech, cuentas en paraísos fiscales, etc., en las que estuvieron involucrados desde ministros hasta el vicepresidente fueron lo que adorno la campaña de Alianza País.

 

 

En la segunda vuelta electoral los universitarios tenemos la decisión o de continuar con un gobierno que habla desde la plataforma de la izquierda, del progresismo, de la revolución y del socialismo, pero que por debajo de la mesa gobierna para la derecha, la burguesía local y la nueva burguesía, el imperialismo chino, norteamericano y ruso. Un gobierno que se enriqueció con el dinero del pueblo y que no na podido en una década cambiar el país, que tuvo como nunca antes en la historia importantes ingresos económicos, más de 300 mil millones de dólares pero que se gasto solamente en obra social 85 mil millones de dólares, entre hospitales, carreteras, escuelas, etc. Un gobierno que favoreció con su política económica a los empresarios, a las transnacionales, que firmó tratados de libre comercio, comprometiendo nuestros intereses y nuestra soberanía, que benefició a los banqueros como nunca antes otro gobierno y que ahora esos mismos banqueros le resultan incomodos (el Banco de Guayaquil de propiedad hasta hace una meses del candidato que va a la segunda vuelta con el oficialismo, fue el banco que más ganó con el gobierno correista). Un gobierno que dejó en la calle a más de 650 mil jóvenes con el pretexto de meritocracia educativa, que ha generado un retroceso académico científico, que intervino universidades para intentar someterlas, que intenta secuestrar la universidad por un partido político Alianza País, que eliminó la autonomía, el co gobierno, la democracia, que intentaron dividir al movimiento estudiantil. Un gobierno que ha perseguido, ha encarcelado y a criminalizado la protesta social, que ha perseguido a más de 200 dirigentes sociales y populares de izquierda, que ha desprestigiado la movilización social y popular y le ha puesto al nivel de innecesaria, que ha intentado destruir el tejido social y que ha ocasionado una ofensiva anti izquierda, que ha sido aprovechado por la derecha para tacharnos a los revolucionarios como corruptos, demagogos, mentirosos, prepotentes, endosándonos a la izquierda los errores del gobierno.

 

Los universitarios llamaremos a votar en segunda vuelta, contra el correismo, contra la prepotencia, contra la corrupción, contra la demagogia, contra la opresión. Lamaremos a votar en contra del correismo para recuperar nuestros derechos, para reformar la LOES, para recuperar el libre ingreso, llamaremos a votar en contra del correismo y estaremos dispuestos como lo hemos estado en toda esta década perdida a la movilización en las calles, a movilizarnos para recuperar nuestras libertades, continuamos con nuestras propuestas luchando y estudiando junto al pueblo por la educación.

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados