revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Víctor H. Vinueza.

Fotos: Vladimir Cruz,

Asfadec

La vida tras los desaparecidos.

 

Entrevista al presidente de Asfadec y la madre de Carolina Garzón

 

Un tema que causa asombro e indignación en la sociedad ecuatoriana es el creciente número de desaparecidos, por esta razón Revista Rupturas está analizando y entrevistando a los actores, haciendo un seguimiento a la acciones que impulsan para demandar de las autoridades respuestas a sus peticiones.

 

A continuación compartimos la entrevista realizada a la señora Alix Ardila madre de Carolina Garzón, y al señor Telmo Pacheco Cevallos presidente de Asfadec (Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador), en ese orden se presenta las respuestas.

 

Revista Rupturas: ¿Cuál es su nombre?

- Mi nombre es Alix Ardila.

 

R. R.- ¿Usted pertenece a alguna organización provincial o nacional de los desaparecidos en  Ecuador?

 

A. A.-   Si, yo pertenezco a Asfadec (Asociación de Familiares y Amigos de Personas Desaparecidas en Ecuador)

 

R. R.-  ¿Por quién está usted luchando?

 

A. A.- Yo, por mi hija Carolina Garzón, colombiana, vino al Ecuador de vacaciones como cualquier turista y ha desaparecido, según los compañeros de vivienda, el 28 de abril del 2012; de ahí que se formó un grupo: el Comité “Busco a Carolina”, al que se unieron otras personas que reclamaban por el desaparecimiento sus familiares, como Telmo Pacheco. A partir de ahí se formó Asfadec. Ahora se lucha no solo por Carolina Garzón sino por todos los desaparecidos porque esta es una problemática social, casos que estaban ocultos. A raíz de esto se empiezan a visibilizar a nivel nacional todos los casos que no se habían visibilizado. La gente empieza a denunciar la desaparición de su hijo, de su padre. Así es como se presenta esta lucha por los desaparecidos.

 

 

R. R- ¿Cuál es su nombre?

 

T. P.- Mi nombre es Telmo Pacheco Cevallos, soy padre de Telmo Orlando Pacheco Aguilar, desaparecido el 3 de noviembre del 2011, en la ciudad de Loja; tiene un niño de 4 años. Es mi bandera de lucha, los plantones que hago es por la búsqueda de mi hijo. Atrás de mi hijo están mil ochocientos desaparecidos. Lamentablemente mi hijo desapareció, nosotros pusimos la denuncia en Quito, pedímos que se investigue a la persona que estaba en contacto con mi hijo, que se presente un reporte del teléfono y de su cuenta de ahorros. Presentamos la denuncia a la fiscal Bravo, ella simplemente nos dijo que había hablado con la señora pero que no podía venir a Quito. Le dijimos que se nos de la autorización para investigar a la señora y no se facilitó la misma. La última pista es un video retirando de un cajero 20 dólaresLa Fiscal cerró el caso sin ninguna explicación, pasaron 45 días y no sabíamos que hacer, solo pegar afiches reclamando por mi hijo. No sabíamos nada. En el trajinar diario en el centro histórico nos encontramos con el plantón que reclamaba por la aparición de Carolina Garzón, prácticamente me acerqué. Ya tenían una recompensa de 5 mil a 20 mil dólares. Allí nos orientaron. Que acudiéramos a los derechos humanos, habláramos con la gobernadora de Loja, fuimos a la Gobernación de Loja y logramos que se reabra el caso.

 

R.R .- ¿Cómo ha repercutido esta situación en su vida  y de la familia?

 

A.A.- “Nuestra vida se transforma totalmente porque uno anda las 24 horas en búsqueda de su ser querido, buscándolo, pensándolo, ya no hay fines de semana, no hay reuniones con mayor interés, no tenemos paz, no tenemos tranquilidad. Porque uno nunca está preparado para una situación de éstas, entonces, en mi caso, nos tocó venirnos de Colombia. Nos avisan el día uno de mayo y colocan la denuncia el día dos cuando se enteraron que nosotras veníamos, desde el tres ingresa la familia al país para iniciar la búsqueda, primero su padre Walter Garzón, luego viino mi hermana tres meses. También estuvo mi otra hija tres meses también. Y enseguida al padre de mi hija le afectó la salud y le tocó irse a Colombia. Como no era ecuatoriano no lo quisieron atender, yo he ingresado al país para continuar en esta ardua lucha y búsqueda de mi hija.

 

T. P.- “Bueno realmente todo trastornado, toda la familia, principalmente la mamá. Yo tuve que dejar de trabajar, he sido técnico de fútbol de divisiones inferiores de un importante equipo de la ciudad de Quito, por 10 años, me tocó renunciar. Prácticamente es una incertidumbre, no hay resultados, es un sufrimiento doloroso, algo que no quisiera que le pase a nadie.

 

R. R.- ¿Ustedes se han convertido en investigadores del proceso?

 

A. A.- Sí, nos ha tocado a los familiares ser investigadores, fiscal, abogado, juez, porque la justicia es injusticia. Son muy negligentes, inoperantes, indolentes y nuestro dolor no les interesa. Ya son tres años y cinco meses de la desaparición de mi hija, nosotros estamos luchando desde el primer momento que supimos de la desaparición y no ha sido posible que la Fiscalía tenga una posible noticia de lo que le pasó a mi hija. Es lamentable ver esta situación, hemos pedido que se capacite a los fiscales, a los investigadores, no hay gente capacitada para la búsqueda de personas porque es un fenómeno nuevo para la sociedad, pero el Estado hace caso omiso a nuestros ruegos, a nuestras peticiones. Si cumplen unos puntos de los cuales se llegan a algunos acuerdos en reuniones el resto no se materializa, lo hacen a medias.

 

 

R. R.- ¿Hay alguna hipótesis, de que pasó con su hijo, la Fiscalía tiene algo concreto?

 

T. P .- No. Supuestamente hay una Fiscalía especializada para desaparecidos y una Dirección Nacional de Delitos contra la Vida, Muertes Violentas, Desapariciones, Extorsión y Secuestros (Dinased), no tienen respuestas, aparte de eso son negligentes. El primer Fiscal que estuvo en la casa de mi hijo, no hizo nada, lo que hizo fue cerrar dos veces el caso, primero a los 45 días, la segunda vez lo cerró en diciembre del 2013 que yo viajé desde Quito pegando afiches por toda la sierra, en cada pueblo, buscándo a mi hijo hasta llegar a la ciudad de Loja. Fui a hablar con el Fiscal y me dijo: “Mi señor Pacheco la Fiscalía ha hecho todo, absolutamente todo, ahora ya es cuestión de que la familia le busque. Yo le contesté: “¿Y que cree que hemos pasado haciendo?”, la incapacidad que tienen las personas, la indolencia, eso es lo peor. Decirle a uno “que le busque la familia”. Eso no, nosotros estamos aquí exigiendo las cosas para que únicamente esto cambie en nuestro país.

 

R. R.- ¿De qué manera los ecuatorianos podemos apoyar esta causa uniéndonos a su lucha para que no sea un aspecto de pocas personas, de pocas familias.

 

A.A.- “Continuar visibilizando y concientizando a la gente como nosotros lo hemos venido haciendo con las marchas, los plantones, con los medios de comunicación porque son nuestro aliado para concientizar al pueblo ecuatoriano, que se unan a nuestra lucha para exigir al Estado que haga políticas públicas y se siente con nosotros los familiares y con los defensores de los derechos humanos para evitar esta tragedia que existe hoy en día en el Ecuador. Concientizando a la gente de esa manera porque el Estado ecuatoriano no lo va a hacer. Nosotros los familiares somos los que debemos impulsar el debate con la sociedad para que estén prevenidos porque eso que nos tocó a nosotros ninguna persona está exenta de que le toque vivir esta tragedia tan lamentable que estamos viviendo.

 

T. P.- “De alguna manera sensibilizar a la gente, que aprendan a prevenir en sus propios hogares estas cosas. Cada persona debe saber dónde está su familiar, a dónde va, con quien va, estar totalmente en contacto. Desde enero del 2013 a diciembre del 2014 hay mil seiscientos seis desaparecidos. Solo este año del uno de enero al 5 de junio hay 826 desaparecidos que son reportes entregados por la Fiscalía, esto no puede suceder, existe prácticamente un fenómeno social en el Ecuador… en estos tres años hay más de dos mil desaparecidos. Esto no puede ser. Cuando nosotros empezamos las sesiones jamás en la vida nos imaginamos, no se nos había pasado por la mente que íbamos a destapar una olla de grillos, queremos prevenir, sensibilizar al país, todos tenemos que participar. Por lo menos dentro de nuestros hogares.

 

R. R.- Obviamente toda circunstancia de esta naturaleza tiene sus efectos psicológicos en los que están involucrados los familiares: Padres, abuelos. ¿Cómo se enfrentan estas dificultades psicológicas?

 

A.A.- “En mi caso yo soy también psicóloga, la fortaleza que he tenido me la ha dado Dios, mi fe, yo misma he aprendido a conocerme. Sé que es lo que debo controlar en mí para evitar cualquier locura que pueda estar cometiendo y por el inmenso amor que siento hacia mi hija, eso me motiva más para continuar en esta lucha y controlarme. Sé cómo debo actuar, se lo que debo hacer, en los momentos críticos, porque hay momentos críticos en los cuales todo se derrumba pero nuevamente vuelve y se levanta y con más ánimos, más fuerza, más fe, esperanza para continuar en la lucha.

 

T. P.- “Lo mismo que dijo Alix, siempre con la fe con la esperanza de volver a ver al ser querido de uno. Eso es lo que nosotros prácticamente nos ha guiado y nosotros en familia nos fortalecemos haciéndonos la ilusión de volver a ver a nuestro hijo es lo que anhelamos, de alguna manera, en la desgracia que yo vivo he conocido a gente hermosa, son los que nos dan la fuerza. Tener a un aliado como Jaime Guevara al lado de nosotros, José Luis Rodríguez que viene todos los miércoles de Ambato a ayudarnos en los plantones, los chicos que usted vio en la marcha, toda esa gente, los abogados que nos ayudan a hacer escritos gratuitamente, a orientarnos, de alguna manera nos da fe y nos ayuda a salir adelante. Muchas veces uno cae, no sabe qué hacer, totalmente descontrolado, pero prácticamente la esperanza de volver a ver a nuestros seres queridos nos saca adelante.

 

R. R.- Conocemos que ustedes hicieron una carta al Fiscal General de la Nación, Galo Chiriboga, el 6 de junio del 2015: ¿Qué respondió el Fiscal de aquella carta?

 

A.A.- “Estamos cansados de enviar cartas, nos dan una palmadita en la espalda y ya, sus casos van a ser solucionados. Les pedíamos que hicieran una reunión con cada familiar para llegar a ver los casos más críticos o cuellos de botella. Creo que recibió a tres familiares y no volvió a recibir a nadie más, son promesas de tinte político, se quedan en el olvido, no se materializan, las palabras se las lleva el viento. No se conmueven de nuestro dolor, no les interesan los desaparecidos, como no representan dinero al Estado, no van a pagar impuestos.

 

T. P.- “Nosotros le entregamos la carta directamente en las manos de él, hicimos dos plantones en la Fiscalía General. El primer plantón nos quisieron hacer pasar a hablar como siempre, ya hemos hablado con Fidel Jaramillo, hemos visto que nos es más que paños de agua tibia. No aceptamos,  volvimos con otro plantón y allí nos recibieron. Les habíamos advertido que la próxima queremos hablar con el Fiscal para entregarle la carta, eso sucedió, hablamos con el Fiscal, pudimos exponer unos cinco casos, pero escuchamos ofrecimientos y hasta la vez absolutamente nada. Nosotros estamos hablando por todas las personas, no se puede hablar de casos emblemáticos. Que el mismo Presidente diga que hay 74 casos emblemáticos, él ya nos debería recibir en un Coliseo para atender a todos, no porque yo sea el Presidente de la Asociación debo ser favorecido, a todos se nos tiene que atender por igual, eso es lo que buscamos, porque lo contrario es injusto. Para que a mí me tomen en cuenta debo tener uno, dos, tres abogados, tengo que tener tiempo para estar todos los días en la Fiscalía, Tengo que tener dinero para escritos, no debe ser así, es la obligación, no estamos contra nadie, estamos contra el sistema, eso es lo que no funciona y queremos que cambie. estamos aquí y seguiremos hasta el último. Yo le he dicho en la última reunión al señor Presidente, no puede ser que en el Ecuador un país pequeño, funcionen tres protocolos, cuando en países más grandes se maneja un solo protocolo. La Fiscalía maneja un protocolo, la Dinased maneja otro, la Judicatura maneja otro protocolo, en él existen dos artículos, si solo aplicaran esos dos artículos yo le viniera a agradecer. Hemos venido pidiendo hace tres años: primero, que nos den un reporte de albergues, morgues, cárceles, ancianatos, centros de rehabilitación. Y segundo: que se den a conocer los casos de los desaparecidos por todos los medios de comunicación tanto hablados como escritos, en la televisión, por todas las redes sociales, en terminales, aeropuertos, en todas las grandes empresas como se hace en otros países. En el protocolo del ALBA: En la leche se saca una foto de los desaparecidos, eso pedimos.

 

Como puede ser posible que ante el pedido de informe de los hospitales solo se hayan entregado informes de un 15 %, suponemos son los mejor organizados. ¿Sino obtenemos respuestas de los hospitales, que podemos esperar de las morgues si hemos sabido que hay despostadores de ganado que son los que administran las morgues? Todo eso tiene que cambiar. Que el Gobierno tome medidas alternativas para que esto termine.

 

R. R.- En la última marcha que realizaron sufrieron represión del Estado y adicionalmente no tuvieron una atención favorable. Incluso llegaron a tildar que era una movilización política. ¿Cuál creen ustedes que sea la razón de esta actitud?

 

A.A.- “La verdad estoy sorprendida de ver esta represión que tuvieron contra nosotros tenemos tres años y cinco meses haciendo marchas, plantones, reclamando, exigiendo, visibilizando, concientizando a la gente, entonces yo no encuentro el motivo por el cual nos hayan reprimido de esa manera, nos hayan colocado una barrera, dos barreras de policías. Alcanzamos a llegar hasta la Venezuela y de allí ya nos dejaron llegar hasta la Plaza. Fuimos agredidos, yo alcancé a llegar hasta la esquina de la Plaza, tenía la pancarta de mi hija, tenía un papel y me lo arrebataron, me alcanzaron a pegar, tenía un moretón. Nuestra lucha es legítima y estamos reclamando los derechos de nuestros hijos, de nuestros familiares desaparecidos y los nuestros, entonces no encuentro el motivo por el cual nos hayan reprimido como a delincuentes. Me quedé realmente aterrada de ver este atropello contra nosotros, de todas maneras nosotros continuaremos en las plazas donde sea necesario seguir visibilizando esta problemática que existe hoy en el Ecuador. El Estado está en la obligación de entregarnos a nuestros desaparecidos, de darnos respuesta, porque esto es ya impunidad. Después de tres años que estamos reclamando ¿Que no se tenga siquiera una hipótesis? Eso es impunidad porque el Estado ya empieza a ser responsable por omisión, ha omitido cualquier cantidad de acciones en la búsqueda de nuestros hijos.

 

T.P.- “Bueno, nosotros, todos los 30 de agosto, “Día Internacional de los Desaparecidos”, hacemos marcha. Eso es lo que habíamos planificado: Hacer una marcha desde el Banco Central hasta la Plaza Grande para visibilizar este problema; normalmente hacemos los plantones todos los días miércoles en la Plaza Grande, pero por esta vez cambiamos por el “Día Internacional de los Desaparecidos”; lamentablemente nunca nos imaginamos que íbamos a recibir como respuesta la represión. Hacíamos la marcha para que se visibilice la demanda respecto de nuestros familiares desaparecidos. Con nuestros afiches a quien podemos hacer daño. Para evita la movilización, se me acercaba gente que me decía: “Lo va a recibir el Ministro, la Vice Ministra”, con tal de que no se dé el acto. Al entrar a la calle Chile nunca nos imaginamos que iba a darse esa represión, menos  que nos iban a echar gases a los ojos. Me hicieron entrevistar con un General, le explique qué reclamábamos por 1800 desaparecidos, es lamentable. Me dijo que desaparecen porque están en malos pasos, por estar en las drogas. Le mostré casos concretos como los de Carolina Garzón, estudiante; como el de mi hijo: ecoturista y otros. Esto no puede ser, recibir esa respuesta de un General.

 

R.R.- Ustedes, dada la situación: ¿Acudirían a otras instancias?

 

A.A.- “Estamos esperando que el Estado ecuatoriano nos dé una respuesta. Hemos pasado un informe a las Naciones Unidas, no es ninguna amenaza para el Estado. Somos ocho familias que nos sentamos a contar nuestra historia, nuestro dolor, nuestro sufrimiento, nuestra incertidumbre para que se dé un impulso, se continúe investigando, para que se actúe con responsabilidad porque hasta la vez no lo han hecho; luego de tres años que ni siquiera tengan una hipótesis es lamentable. Para que el Estado se siente con nosotros a dialogar, a crear políticas públicas, como familiares podemos aportar mucho para que se puedan hacer las investigaciones de nuestros casos, el Estado no puede tomar represalias contra nosotros porque no estamos pidiendo nada que no esté bajo la ley. Es para fomentar un diálogo cordial como familiares. Es un informe que se pasó porque el Estado debía enviar un informe respecto de las desapariciones, qué ha hecho para evitar que sigan las desapariciones, qué medidas ha tomado al respecto. Es un informe alternativo que nosotros pasamos porque el Estado a nosotros no nos llamó. En ese Informe debe haber familiares, instituciones de derechos humanos para hablar sobre esta problemática, qué se va a hacer, qué medidas se va a tomar y no se no nos tomó en cuenta ni a los familiares ni a las organizaciones de los derechos humanos. Nosotros vimos la oportunidad de enviar este Informe Alternativo.

 

T.P.- “El Estado debe presentar cada 4 años un informe con las organizaciones de derechos humanos, con la sociedad civil, lamentablemente debía presentar hasta junio del 2014 y presentó recién el 2015. Por eso nosotros presentamos este informe a las Naciones Unidas ocho (8) familiares. http://asfadec.blogspot.com/2015/09/informe-sobre-la-situacion-de-personas.html  Nosotros sabemos que el Informe –del gobierno- es de maravilla, acá no pasa nada. no hay desaparecidos,  por eso estamos acudiendo a instancias internacionales, estamos reclamando por 1800 desaparecidos.

 

A.A.- “Nuestros reclamos y nuestro Informe a las Naciones Unidas ha sido respaldado por organizaciones de derechos humanos del Ecuador y por otras Instituciones democráticas.

 

R.R.- “¿Han tenido apoyo de los medios de comunicación?”

 

T.P. y A.A.- al unísono:  “Si hemos tenido apoyo de los medios de comunicación.

 

T.P.- “Cuando vamos a hacer una novedad, algo diferente, allí la prensa asoma”. De alguna manera esto se debe visibilizar más, porque no puede ser que se difundan mentiras como que “el 95 % de los casos de desapariciones han sido resueltos”, como dice el Mayor Alulema, eso no puede ser. No han encontrado un solo desaparecido.

 

A.A.- “Aquí hay una apertura de los medios de comunicación. En Colombia la situación de desaparecidos es diferente porque ese fenómeno ocurre a diario.

 

T.P.- Hemos logrado establecer a través de las redes sociales contactos para denunciar nuestros casos.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados