revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Revista Rupturas

Fotografía: Ciudad Yachay

La llamada <Ciudad del Conocimiento>: Yachay.

 

Entrevista al Dr. Enrique Ayala Mora.

 

-Revista “Rupturas” (RR): Doctor: ¿Cuál es su visión respecto del Proyecto para la Educación Superior, YACHAY: Excelencia Académica y Producción de la <Ciudad del Conocimiento>?

 

-Dr. Ayala: El proyecto global de Rafael Correa pensó dar peso a una <Sociedad del Conocimiento> superando la condición primaria exportadora del país. Eso en el papel es hermoso. En la práctica el correismo profundizó la condición agroexportadora del país. Ni siquiera tuvo la intención de un Plan Industrial: Debería darles vergüenza, lo tuvo Rodríguez Lara, una dictadura de los 80s que tuvo algunos rasgos progresistas. Aquí no. Se mantuvo el esquema de país exportador, además, de petróleo: se abusó de los altos precios del petróleo para el despilfarro y además para la corrupción. Tratar de hacer una Sociedad del Conocimiento: Una Universidad de Élite, no se compadece con la realidad del país. Lo adecuado hubiese sido desarrollar nuestras Politécnicas: Nuestro Sistema de Educación Superior que ya existía. Más barato. Y no en un descampado para partir de cero. De manera que YACHAY como concepción no es un Proyecto adecuado. Es absolutamente antinacional. Es producto de la dependencia capitalista de la modernización refleja: Una <Ciudad del Conocimiento> calcada además de un tigre capitalista como China donde el socialismo no se ha enunciado siquiera y que por otra parte tiene sus condiciones nacionales propias. En suma, tanto la Ciudad del Conocimiento como una empresa para traer la inversión de punta fue un fracaso. Incluso el anuncio de los carros eléctricos fue una tomadura de pelo. Un engaño. Pero también lo es la Universidad: Sobre todo porque le quita recursos al sistema universitario ecuatoriano. Para mantener a un alumno de YACHAY hay que dejar de atender a ocho (8) estudiantes bachilleres. Porque atender a un estudiante de la Universidad Técnica del Norte; o de una Escuela Politécnica; o de la Universidad Central, tiene un costo de 3 a 4 mil dólares, en cambio, atender a un estudiante de YACHAY tiene un costo de 30 mil dólares. Y ese es un  costo incluso para estándares internacionales muy elevado. Por otro lado y esto es muy importante: No se ha definido la vocación de la Universidad YACHAY: No hay un área o algunas áreas específicas de desarrollo. Se la impuso a lo que venga: Han comprado una computadora de una capacidad inverosímil que no se sabe cómo usarla porque no se tiene uno o varios proyectos en marcha para los cuales dicha computadora pueda ser útil. Pueden comprar un microscopio atómico. El más avanzado del mundo. Pero sino nos sirve es lo mismo que no tener. Ahí hay un problema de falta de visión: De falta de vocación y también un daño objetivo al sistema universitario en su conjunto.

 

 

R.R.: Usted ha abordado el asunto pedagógico. ¿Cuál es su criterio respecto del inicio y desarrollo de la Educación Superior en YACHAY?

 

Dr. Ayala: El modelo correista: Que no solo se aplica al sistema educativo sino a toda la educación ecuatoriana: Autoritarismo, dogmatismo y falta de conocimiento de la realidad nacional. Basada en la reforma que hicieron. Hicieron una reforma de bachillerato, tenebrosa, mediante la cual casi la totalidad de los estudiantes bachilleres solo sirven para entrar a la Universidad que no los puede recibir porque no hay suficientes cupos ni los habrá nunca. No diversificaron como un sistema de abanico las posibilidades de acceso a la Educación Superior lo cual hubiese permitido objetivamente que se den varias alternativas de ingreso para el estudio de carreras ulteriores al bachillerato o de ingreso al trabajo. Crearon un embudo para la Universidad con las circunstancias que hoy conocemos. Y de paso, en vez de permitir el desarrollo y crecimiento de la Universidad Pública lo que hicieron es privatizar la Universidad. Pongamos el caso de la Universidad Central: ¿Cuántos alumnos tenía la Central antes de que llegara Correa al poder? Cuarenta y seis mil estudiantes universitarios. ¿Cuántos tiene ahora que Correa ha dejado el poder? Treinta y siete mil estudiantes. Es decir, la Universidad Central tiene un déficit, por año, de nueve mil estudiantes universitarios. La <Universidad de las Américas>, la UDLA, tenía tres mil estudiantes. Ahora tiene diecisiete mil estudiantes: ¿Cuál ha crecido? La Universidad Privada. Lo que han logrado es privatizar la Universidad. Desmantelar la Universidad Pública. Privarle de su Autonomía. Someterla a la burocracia y desde luego atropellar en algunos casos descaradamente como a la Universidad Andina. En otros casos en forma más solapada: Atropellar a todo el sistema universitario.

 

R.R.: Es decir: ¿Que no existió. Ni existe. Una visión. Una vocación para la Universidad denominada <YACHAY>?

 

Dr. Ayala: Hay que tener un modelo básico de Universidad. Aunque las Universidades son muy diversas: No es igual el modelo de la Central que el de la Universidad de Bolívar en Guaranda. Hay muchas cosas que no son aplicables a la una o a la otra. Pero hay que tener una idea básica. En el caso de YACHAY ni siquiera tenían una idea de que Universidad se trataba. Fueron cambiando de rectores: Una serie de turistas académicos carísimos que no sabían qué tipo de Universidad iban a fundar. El Doctor Almericio decía, por ejemplo: <Yo soy partidario de una Universidad masiva>: Como la tradición de la Universidad Latina. Bueno, semejante disparate es insostenible porque la tradición de la Universidad española, francesa, italiana, es que funcione en grandes ciudades en donde el alumno es financiado por sus familias fundamentalmente. Eso permite que el alumno viva en su casa. Se le da educación gratuita y eso logra que haya una gran cantidad de egresados. Pero si van a Urcuqui donde hay que pagar todo. Donde hay que construir residencias. Donde hay que darle la comida a los estudiantes y hay que mantenerlos las 24 horas. Eso no puede ser masificado. Si ahora que están alrededor de 700 estudiantes eso es una barbaridad. El rato que tratemos de alcanzar diez (10) mil estudiantes que eso sería un promedio de Universidad de Provincia pequeña ¿Cuánto costaría eso? El costo de un estudiante de YACHAY viene a ser de 28 a 30 mil dólares al año: ¿Multiplicado eso por diez mil? El famoso modelo de este Dr. Almericio se cayó. Y también se cayó él sin pena ni gloria, porque nunca supo explicitar que tipo de Universidad quería desarrollar: No había un modelo Institucional. No había un modelo pedagógico de funcionamiento interno. La Universidad ecuatoriana tiene una tradición democrática que el correísmo rompió. Eso que los Rectores nombran Decanos y los Decanos nombran a todos los demás: Es repetido el autoritarismo correista a todo nivel. Esas Universidades llamadas “emblemáticas” son todas autoritarias. Son todas verticales. No tienen democracia interna lo cual es condición fundamental de una Universidad. Y las viejas Universidades ecuatorianas y las Universidades del Estado fundamentalmente han tenido que someterse a este modelo autoritario que las ha hecho retroceder.

 

 

R.R.: ¿Qué perspectiva tiene ahora YACHAY?

 

Dr. Ayala: No sé qué pueda quedar de eso. Porque una Universidad como esa estaba diseñada para estar dentro de una Ciudad del Conocimiento. Una Universidad suelta. Sin el correlato de empresas. Una especie de semillero de empresas que es lo que podría haber sido YACHAY no funciona. Entonces tener una Universidad dizque de “Excelencia” en Urcuquí en donde no se pueden compartir bibliotecas. Donde no se pueden acomodar adecuadamente a los estudiantes. Donde poner mil o dos mil estudiantes en esa ciudad es una situación compleja. En fin: yo creo que van a tener que alterar eso. Yo creo que la parte agrícola: Una parte de las cuatro mil ochocientas hectáreas ociosas que tienen ahí podrían dedicarse a un centro de capacitación tipo <Zamorano>. Eso tal vez. Pero eso será una parte pequeña porque los edificios dan para cosas más ambiciosas. Pero poner allí los Institutos de investigación que reemplazaron al <Izquieta Pérez>, al INIAP, etcétera: En un solo sitio. Alejados del conjunto del medio académico ecuatoriano es un grave error.

 

R.R.: ¿El proyecto de Correa entonces era demagógico?

 

Dr. Ayala: Creo que demagógico en el sentido de que quería ganar con ello prestigio no tanto porque se topó siempre con resistencias. El proyecto de la Ciudad del Conocimiento de Correa era inviable. Con un discurso profundamente reaccionario que desconoce la democracia universitaria. No es cuestión de “ponerle ganas” para que salga. Eso no va a salir. Es como decir que para proteger nuestra frontera marítima tendríamos que comprarnos un portaaviones. El Ecuador no necesita ni puede pagar un portaaviones: Tener un elefante blanco que dicen que es una Universidad de “Excelencia” pero que tiene realmente bajo rendimiento: Lo que es: Es un engaño al Ecuador. Lo que no fuera tan grave si no fuera tan caro.

 

R.R.: La Universidad Andina <Simón Bolívar> tiene un prestigio ganado de décadas: ¿Cómo se ha ido configurando la visión, la vocación, la estructura y funcionamiento de la Universidad Andina?

 

Dr. Ayala: Cuando a nosotros: A Santiago Andrade y a mí nos entregaron el compromiso de construir una Universidad nos dieron un papel. Y eso era una gran desventaja porque partíamos de cero. Pero también una ventaja porque pudimos crecer muy precariamente desde condiciones pequeñas e ir construyendo el proyecto conforme se daban las necesidades del país y de la Subregión. La Universidad Andina empezó siendo una dependencia de la Integración Andina y fue configurándose como una Institución con su propio vuelo. Con su propia capacidad. Precisamente conforme se fue dando su propio desarrollo académico. Su crecimiento en profesores. En estudiantes. Lo que hicimos fue mantener niveles altos de exigencia: Estándares altos que fueron ratificados con la proyección de que la Universidad fue objeto pero al mismo tiempo fuimos ampliando, diversificando la cobertura del postgrado. Los resultados a los veinte años eran verdaderamente elocuentes: La Universidad fue la primera Universidad acreditada del Ecuador: Acreditada internacionalmente con un número importante de estudiantes que rebasaban los dos mil. Pero claro en diversas condiciones: Estudiantes a tiempo completo que tienen becas, que viven en la Universidad: Y estudiantes a tiempo parcial que normalmente trabajan y que vienen por horas: Dos casos distintos con dos estrategias diversas. Ahora, lo importante es que la Universidad fue creciendo como una comunidad. De ser una dependencia administrativa controlada por un funcionario que era el Director y luego el Rector: Pasó a ser una comunidad con participación, con elecciones internas, con discusión: Con un sistema de selección de profesores mediante concursos que fue garantizando una Universidad democrática. Eso chocó con el correísmo. Desgraciadamente, pues el intento de imponernos un Rector que perdió una elección nueve a uno con los votos masivos de toda la comunidad universitaria terminó con este bloqueo: Retirarle los fondos. Amenazarle con que le quitarían la personería jurídica incluso impidiéndole el ejercicio de su Rector: De César Montaño que fue electo legalmente pero a quien no se le permitió posesionarse. Ahora la Corte Constitucional ha resuelto reponer en sus funciones a César Montaño que seguramente se posesionará la próxima semana. Jaime Breight ha cumplido un papel en la Universidad. Primero en forma interina luego fue ratificado por la comunidad universitaria. En condiciones sumamente precarias pero defendió la Autonomía Universitaria y que luego logró estabilizar la situación hasta cuando vino un nuevo gobierno en el cual las cosas ya cambiaron radicalmente porque el gobierno de Moreno resolvió reconocer el carácter de organismo internacional de la Universidad y ha ofrecido pagar los fondos que debe. Eso está más difícil. Pero al menos hay el reconocimiento. Aquí hay una satisfacción muy grande en la Universidad pero también una lección: Las Universidades ecuatorianas que se rindieron. Que se doblaron ante el correísmo: No han destacado como centros académicos ni han logrado defender su institucionalidad. La <Andina> se paró colectivamente. Con un enorme apoyo de la organización social. Aquí: Si no hubieran estado las organizaciones sindicales, las organizaciones indígenas, los colegios profesionales, la Cámara de Comercio, algunas de las Cámaras de empresarios y en general la sociedad: La prensa masivamente, la Universidad Andina no hubiera resistido. Es decir, su inserción en el medio social le hizo enfrentar este conflicto durísimo que ahora ya está prácticamente superado.

 

 

 

R.R.: Doctor Ayala le agradecemos por esta entrevista. ¿Quisiera Usted agregar algo?

 

Dr. Ayala: Nada nuevo: Es nuestro compromiso de académicos, de gente progresista, de militantes: No abandonar la Universidad. Una de las cosas más graves que logró Correa, y es entre comillas: Despolitizar la Universidad. Es decir que la Universidad ya no sea un espacio de crítica, de debate, en donde las expresiones políticas se presenten. Ser miembro de una militancia política era un delito en la Universidad. Los grandes Rectores de la Universidad ecuatoriana eran militantes: ¿Acaso no lo fueron Manuel Agustín Aguirre, el Dr. Carlos Cueva Tamariz. Podríamos mencionar varios. Porque la Universidad y la política son dos realidades que deben ir juntas. El decir que la política se vaya de la Universidad es cometer un error, y es, además, condenar a la Universidad a la esterilidad. Una Universidad no funciona porque es capaz de hacer avances científicos sino porque y estamos a un siglo del Grito de Córdova: De la Reforma de la Universidad de Córdova cuando la Universidad asume un papel político: Esto no quiere decir que debe ser dominada por un Partido, peor aún por una trinca. Pero la Universidad tiene un papel político y si no  lo cumple no está funcionando en la Integridad de un Centro Superior como todos aspiramos.

 

R.R.: Doctor Ayala: A nombre de la Revista “Rupturas”: Le agradecemos por la entrevista.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados