revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Antonio Guerrero Drouet

Fotos: Internet

La Comuna de París, el “Asalto del Cielo” Eugene Pottier

 

En marzo se cumplieron 145 años de la gesta histórica de “La Comuna de París” cuya metáfora: “El asalto del cielo” evoca el hecho que por primera vez en la historia mundial el proletariado conquistó el poder y asumió la dirección de su propio gobierno, instaurando en París un nuevo Estado de carácter socialista sin explotadores capitalistas, sostenido por su propio ejército –La Guardia Nacional- al servicio del gobierno popular.

 

La Comuna de París

El escenario político militar, económico y social de los días que antecedió a La Comuna de París arranca luego de la derrota de Napoleón III en la Guerra Franco-Prusiana en la batalla de Sedán en Septiembre de 1870 que produjo el cerco de las tropas prusianas sobre París (19 de septiembre de 1870 al 28 de enero de 1871). La crisis político-militar cambió la correlación de fuerzas, las tropas de Prusia imponiendo sus condiciones financieras y políticas a través de Bismarck al nuevo gobierno de la “burguesía republicana” de Thiers, entreguista.

 

París fue el centro de esta crisis político-militar entre Prusia y Francia. La Guardia Nacional integrada por 200.000 mil parisinos cuyos batallones habían aumentado de 60 a 254 apoyada por los trabajadores y el pueblo de París se negó a rendirse a Prusia y no aceptó los términos del “armisticio” de Thiers que claudicaba ante Bismarck quien demandaba 200 millones de francos, el desarme de la Guardia Nacional y la entrada triunfal a París para dejar la Capital en manos del gobierno títere de Thiers.

 

La Guardia Nacional mantuvo su fuerza armada en París, afianzada en el control y ubicación estratégica de un significativo número de cañones adquiridos con el aporte del pueblo de París, lo cual fue respaldado efusivamente por los obreros y el pueblo parisino; dejó entrar –por un día- las tropas de Prusia que estuvieron cercadas por la Guardia Nacional armada y por el pueblo de París también armado.

 

 

Dos Gobiernos: El de la burguesía acantonado en Versalles y el Gobierno de La Comuna con la Guardia Nacional armada apoyada por los obreros y el pueblo en París también armado. La Guardia Nacional eligió un Comité Central; en Asamblea democrática se eligió un Comité Ejecutivo de 32 miembros, el Gobierno de La Comuna que elaboró su Programa de Gobierno.*1

 

Eugene Pottier poeta, creador de la letra de “La Internacional”

En este escenario político militar se envuelve la vida de uno de los integrantes de la Guardia Nacional, el poeta Eugenio Pottier quien “Nace en París el año de 1816; era un tallista de madera, fue escritor, dibujante y poeta, a los 14 años escribió su primera poesía: ¡Viva la Libertad” y fue registrando los acontecimientos políticos de Francia que convergieron en la Comuna de Paris de 1871”.

 

Eugene Pottier fundó la “Cámara Sindical de Talleres de Dibujantes”, se afilió a la “Primera Internacional” de Marx y Engels; durante el sitio de París fue nombrado brigadier de un batallón de la Guardia Nacional y fue designado delegado ante el Comité Central, en 1871 fue elegido por unanimidad para formar parte del Consejo de la Comuna de París.

 

Dos Gobiernos: el del proletariado y el de la burguesía

 

Bajo las circunstancias de la existencia de dos Gobiernos: El del proletariado en París y el de la burguesía en Versales, Thiers agudiza la lucha de clases con una provocación militar: “Al alba del 18 de marzo “ordena a sus tropas tomar los cañones almacenados en París, los trabajadores y el pueblo parisino, las mujeres, avisados a toque de campana se precipitaron para interponerse. Mujeres a la cabeza, más, la tropa enviada por Thiers en vez de seguir las instrucciones de él, fraternizó con la Guardia Nacional y la población”. El 18 de marzo marca oficialmente el inicio del gobierno de la Comuna.”

 

La Comuna gobernó durante 60 días promulgando un programa destacado. Thiers aprovechó el tiempo que la Guardia Nacional y el pueblo armado de París debieron utilizar para lanzarse sobre el gobierno de Versalles y derrotarlo militar y políticamente pero no tuvieron esa clara visión revolucionaria; en tanto Thiers armó a sus tropas y se lanzó sobre París llevando a cabo la represión y crímenes conocidos como “La Semana Sangrienta”.

 

Eugene Poittier se inspiró en La Comuna de París    para escribir la letra de “La Internacional”, luchó en las barricadas en defensa de La Comuna y, tras la derrota de aquel movimiento insurreccional de los trabajadores, huyó de la represión de la “Semana Sangrienta” y de la ejecución refugiándose en Inglaterra y Estados Unidos donde trabajó como dibujante y maestro”. Escribió el texto poético de “La Internacional” en junio de 1871 después de la caída de la Comuna de París; el músico y obrero francés Pierre Degeyter, dependiente de una papelería, compañero de Pottier encontró los versos de “La Internacional” entre los guardados papeles de su autor y compuso la melodía en 1888 luego de la muerte de Pottier”.

 

“Este canto traducido a todos los idiomas fue creado por dos trabajadores franceses, cuyos primeros versos retumban en el aire al son de instrumentos de viento y percusión: “¡Arriba los pobres del mundo./ De pie, los esclavos sin pan!/ Atruena la razón en marcha/ Es el fin de la opresión…/

 

“Años más tarde cuando el gobierno francés concedió amnistía general Pottier retornó del exilio a París. Participó en la formación del Partido Obrero Francés y colaboró en el periódico “El Socialista” junto a Paul Lafargue, yerno de Marx y teórico marxista. Pottier se mantuvo activo en política y la literatura hasta que murió el 8 de noviembre de 1887.

 

 

El cortejo fúnebre al que acudieron miles de trabajadores se convirtió en una manifestación popular con gritos de: “¡Viva Pottier!”: El coche fúnebre llevaba la orla roja de los miembros de La Comuna; la policía se lanzó a quitar los símbolos que reposaban arriba del catafalco intentando además arrebatar las banderas rojas que portaban los trabajadores lanzando disparos al aire y provocando el disturbio, pero la multitud obrera, compacta, no se amedrentó, se apretó junto al féretro de Pottier y rechazó la agresión policial. Encabezada por quienes portaban en sus hombros el ataúd del poeta de “La Internacional” y rodeados por la multitud, la marcha avanzó al lugar donde se depositaron los restos del poeta y revolucionario proletario. En el cementerio “Peré Lachaise” se pronunciaron discursos y artistas musicalizaron los versos de Pottier quien fue sepultado junto a los restos ya enterrados de sus compañeros fusilados tras la derrota de la Comuna de París.

 

Lecciones de la Comuna de París

“La Comuna de París” ha pasado a la historia de la lucha de clases como una proeza caracterizada por el establecimiento de la dictadura de los proletarios.

1- No completó, tras haberse organizado el Comité Central de la Guardia Nacional y el Consejo de Gobierno de La Comuna, la acción armada para derrotar militar y políticamente a las tropas y el gobierno de Thiers en Versalles.

2- No tomó en sus manos el Banco de Francia para organizar a su propio Consejo de Gobierno, a la Guardia Nacional, dar alimentación y atención de la salud, la educación al pueblo de París y abastecimiento de armas y municiones. La Asociación Internacional de los Trabajadores y su Consejo general liderados por Marx y Engels, estuvo cerca a través de sus secciones francesa y alemana de “La Internacional” orientando.

3- Marx señaló que “La Comuna demostró que el proletariado no puede organizar la nueva sociedad con el mismo Estado burgués sino que tiene que destruirlo para eliminar el burocratismo y corrupción financiera y de toda índole para construir el Nuevo Estado de los obreros, son las ricas aunque dolorosas experiencias de “La Comuna de París de 1871”.

4- El himno “La Internacional” escrito por el poeta Pottier es el himno de la clase obrera y los pueblos de la tierra.

 

Programa de Gobierno de “La Comuna”:

• Remisión de las rentas, que habían sido aumentadas considerablemente por caseros, hasta que se terminase el asedio;

• Abolición del trabajo nocturno en los cientos de panaderías de París;

• Abolición de la guillotina, la concesión de pensiones para las viudas de los miembros de la Guardia Nacional muertos en servicio, así también como para sus hijos;

• Devolución gratuita de todas las herramientas de los trabajadores, a través de las casas de empeño estatales. Se pospusieron las obligaciones de deudas y se abolieron los intereses en las deudas;

• Derecho de los empleados a tomar el control de una empresa si fuese abandonada por su dueño.

• El Consejo terminó con el alistamiento y reemplazó el ejército convencional con una Guardia Nacional de todos los ciudadanos que podían portar armas.

• La legislación propuesta separaba la iglesia del Estado.

• Todas las propiedades de la iglesia pasarían a ser propiedad estatal.

• Excluía la religión de las escuelas.

• Se les permitió a las iglesias seguir con su actividad religiosa sólo si mantenían sus puertas abiertas al público por la tarde para que se realizasen reuniones políticas. Esto hizo de las iglesias el principal centro político participativo de la Comuna.

• Otra legislación proyectada trataba de reformas educativas que permitirían que la educación y la práctica técnica fueran disponibles para todo el mundo.

• La Comuna adoptó durante su existencia el anteriormente descartado Calendario de la I República Francesa, así como la bandera roja en vez de la tricolor.

Un ingrediente vital en el relativo éxito de la Comuna durante su Gobierno de dos meses fue la iniciativa mostrada por trabajadores sencillos en el dominio público, que se las arreglaron para tomar las responsabilidades de los administradores y especialistas que habían sido evacuados por Thiers.*

 

 

 

 

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados