revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por:  Pedro Martín Páez Bimos

Fotografía: Libardo Mojiva, Vladimir Cruz

Juventud latinoamericana insatisfecha

 

La juventud es un actor importante e imprescindible a lo largo de la historia.  “La juventud tiene que crear. Una juventud que no crea es una anomalía realmente” (Ernesto Guevara), y es cierto, la fuerza y las ganas de cambiar el mundo, ha producido la sinergia necesaria para expresar en el contexto histórico, las principales revoluciones y procesos históricos de relevancia en las diferentes sociedades alrededor del mundo.

 

Por toda la región latinoamericana los movimientos estudiantiles, y en general la juventud, han sido actores políticamente relevantes para expresar las necesidades de las crudas realidades que han tenido, como olvidar el movimiento estudiantil de la ciudad de Córdoba en Argentina, el movimiento del año 1968 en México o los movimientos estudiantiles de Chile que se movilizaron desde el año 2006, son algunas de las largas luchas que se han enfrentado en búsqueda de satisfacer las diversas reivindicaciones sociales.

 

La juventud se ha caracterizado por expresar su insatisfacción frente a la desigualdad, inequidad y falta de justicia, muchos manifiestan que la rebeldía se vincula a la juventud, sin embargo la rebeldía no debe tener una carga valorativa negativa al momento de emplearla como crítica, puesto que permite el flujo necesario para poder reformar o cambiar el estado ineficiente de los mecanismos obsoletos de control. La justificación siempre va a estar junto con la rebeldía si ésta se expresa de manera propia por una juventud que por vinculación de hecho, busca satisfacer lo que la sociedad y los gobiernos carentes de sensibilidad, logran realizar durante los espacios y procesos dentro de la institucionalidad.

 juventud

 

Si de hablar de rebeldía se trata, es imposible no mencionar lo escrito por Albert Camus quien manifestó la conceptualización del individuo rebelde: “(…) Un hombre que dice que no. Pero si se niega, no renuncia: es además un hombre que dice que sí desde su primer movimiento. Un esclavo, que ha recibido órdenes durante toda su vida, juzga de pronto inaceptable una nueva orden. (…)”, por lo que el rebelde tiene un fundamento, una razón que va más allá de lo visceral, y se encuentra volitivamente justificada en una realidad, que en la juventud se vuelve necesaria, puesto que no hay juventud sin rebeldía, y por lo tanto, es necesaria para ser el motor central de los cambios sociales.

 

A la juventud se le ha reclamado la falta de experiencia y el desconocimiento, para lo cual se han creado diversas argumentaciones falaces para desconfiar en los procesos que encaminan, muchos de ellos basados en prejuicios que provienen de los más oscuros desvalores que podemos tener los seres humanos. Y la verdad, estas líneas no buscan generar una discusión o peor una confrontación entre juventud y madurez, sino poner en escena ciertos puntos importantes respecto a la necesidad de repensar los procesos sociales en el contexto de los actores que se encuentran inmersos, pero sobre todo, generar ideas que permitan fortalecer los actuales procesos que se han planteado como objetivo de las luchas sociales.

 

Se le ha señalado por tener pensamientos utópicos, alegando que no tienen la mayor posibilidad de materializarlos en el futuro. Al respecto, es imposible no pensar en utopía sin asociarse con las ideas planteadas por Tomás Moro, sobre una sociedad ideal donde la convivencia social no necesitaría elemento alguno para producir felicidad y bienestar a todos sus habitantes. Esta característica de la juventud es esencial, el luchar por un mundo mejor y establecer las estrategias necesarias para transformarlo, dota el derecho por pelear por las utopías, y celebrarlas por el rol que como jóvenes es necesario tenerlo para hacer girar al mundo.

 

Esta falta de conformidad que la juventud siente en su cuerpo, corresponde de cierta forma a una relación causal, que tiene como antecedente la poca participación en la verdadera toma de decisiones políticas que tiene cabida en los diferentes países de la región. Son pocos los espacios integrativos que tienen verdadera voluntad política con miras de permitir la inclusión y aportación de ideas que en el futuro logren poner en el cuerpo público, las demandas que plantean sus luchas.

 

 

La propia Constitución de la República ha establecido la importancia de lo antes mencionado, preceptuando en su artículo 39 “El Estado garantizará los derechos de las jóvenes y los jóvenes, y promoverá su efectivo ejercicio a través de políticas y programas, instituciones y recursos que aseguren y mantengan de modo permanente su participación e inclusión en todos los ámbitos, en particular en los espacios de poder público (…)”. Sin embargo, es necesaria la siguiente interrogante ¿Qué verdadera posición tienen los jóvenes en los espacios de poder público? Al respecto, es imprescindible manifestar si los jóvenes en realidad se encuentran en espacios de poder público, o si en realidad, se encuentran en espacios serviles o útiles del sector público, buscando engañar su verdadero valor y  el cumplimiento del mandato constitucional, siendo utilizados por los grupos establecidos de poder y con intereses contrapuestos.

 

Los espacios de poder del sector público se encuentran estratégicamente reservados para los mandatarios que cumplen un mandato específico y servil, carente del espíritu de rebeldía del cual se forma la juventud, se alejan de los valores y las quejas sociales, que como recordamos tenemos un ejemplo histórico en nuestro país como con Abdón Calderón Garaycoa, quien según cuenta la historia fue un gran aporte joven en las luchas independentistas, que inspiraron a muchos jóvenes a pelear por los cambios sociales que son tan importantes para forjar mejores futuros.

 

La juventud se siente insatisfecha en todos los lugares donde se respire injusticia de diversas clases. Los que fueron jóvenes y han perdido las ideas claves que constituyen la juventud, deben recordar o ser recordados, para revertir la metamorfosis que han sufrido. Este es otro punto clave de la juventud que no escatimará esfuerzos hasta tener igualdad de condiciones e igualdad de oportunidades para su desarrollo, cuando se cumplan los claros y expresos mandatos de educación de calidad, atención medica eficaz, y los demás servicios públicos que son ineficientes, en las diversas sociedades de la región que están marcadas por el precio de los objetos, sobre el valor intrínseco de los humanos.

 

Los espacios que sean necesarios serán la escena para que se escuchen las exigencias de la falta de satisfacción, y se repetirán las veces que sean necesarias para que éstas se materialicen y no queden olvidadas en el tiempo. Este es el rol de la juventud que deberá realizarlo evitando las encrucijadas y engaños que proponen las autodefensas del sistema en el que se desarrollan, siendo obligación de cada joven tomar conciencia de las luchas históricas y de las luchas del futuro que ya están comprometidas de antemano en el camino del tiempo.

 

ppaez@corp-defense.com

Socio fundador Corporate Defense

Quito – Ecuador

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados