revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Edgar Isch L.

Fotos: Internet

Indonesia 1965: uno de los mayores crímenes del siglo XX

 

Aunque mantenida en la oscuridad de los grandes medios, el 30 de septiembre de 1965 dio inicio una de las mayores masacres realizadas en la historia del capitalismo. El Partido Comunista de Indonesia (PKI), que había sido fundado en 1920 y que tuvo un importante papel en la lucha por la independencia, debía ser exterminado por decisión del imperialismo norteamericano, la burguesía local y los sectores islamistas de extrema derecha (Indonesia es el país con más alto número de musulmanes en el mundo).

 

 

 

Los antecedentes inmediatos estaban en la gran fuerza del PKI, que llegó para ese año a contar con más de tres millones de miembros y cerca de 15 millones de simpatizantes integrados en diversos tipos de organizaciones populares, casi el 10% de la población total de entonces. Con esa fuerza, había realizado una alianza con el gobierno del presidente Sukarno, un anticolonialista que impulsó políticas que chocaban con las de “Occidente”. Entre las medidas que había impulsado estaba la industrialización del país para superar su economía agraria y extractiva, nacionalizar la banca y redistribuir las tierras y latifundios. Fue, sin embargo, un gobierno que no impulsó suficientemente la vida democrática del país.

 

Los documentos y declaraciones de agentes de la CIA demuestran que el gobierno norteamericano llevó a cabo una política para controlar a Suharto, primero, pero al no lograrlo inició el trabajo para derrocarlo. Indonesia fue convertida en un “laboratorio de la contrainsurgencia”, según la califica el investigador Paul Labarique, quien presenta pruebas de cómo el gobierno yanqui trabajó con este fin desde 1953 aplicando la Instrucción NSC 171/1. El director de la CIA en persona orientará a su embajada trabajar con partidos de “centro” incluido el llamado Partido Socialista, así como con partidos de derecha para impedir la unidad nacional. Esto, en el marco de la guerra fría y la creciente influencia de la revolución China.

 

 

La CIA entregaría armas, bombardea un mercado provocando cerca de 700 muertos entre quienes se acercaban a una iglesia; ese mismo año de 1958, deja caer una bomba en un barco matando a todos sus ocupantes; otro avión es derribado el 15 de mayo siendo capturado el agente de Estados Unidos Allen Lawrence Popel; entrega armas a grupos opositores; dirige una permanente campaña en los medios contra los comunistas; forma un centro de preparación para los oficiales del ejército indonesio (SESKOAD) desde donde promueven el golpe de Estado. Por su parte, Sukarno declara el Estado de Sitio que se mantiene esos años, lo que provoca que sea mirado más como un dictador que como un presidente, aunque el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas Indonesias se manifiesta en oposición al gobierno y su alianza con el PKI.

 

Las múltiples acciones preparatorias se conjugan el 30 de septiembre de 1965. Ese día, son asesinados 6 altos generales, todos leales a Sukarno, como pretexto para el golpe de Estado, señalando además que quienes habían cometido estos asesinatos eran dirigentes del PKI. Quién asumió el poder pocos meses más tarde, fue el general Suharto, hombre de confianza de los Estados Unidos y formado en la SESKOAD. Los golpistas recibieron de la embajada norteamericana listas con miles de nombres de los militantes comunistas a nivel de dirección y de base, así como de simpatizantes activos. Con ellas y también de manera indiscriminada, inició la cacería y muerte de todo aquel al que se identificaba con el PKI.

 

En el documental “The Act of Killing” o “El Acto de Matar” realizado con ejecutores de las torturas y asesinatos masivos que se consideran héroes y viven en plena impunidad, se pregunta a uno de ellos: “¿Cómo exterminó a los comunistas?”, a lo que responde: “Los matamos a todos, eso es lo que pasó”. Las estimaciones más reducidas hablan de 500 mil asesinados; el equipo del documental y otros consideran que fueron más de un millón. Para el premio Nobel Bertrand Russell “…en cuatro meses, en Indonesia murieron cinco veces más personas que en doce años de la guerra de Vietnam”. Tantos, que son frecuentes las narraciones de canales entre las islas del archipiélago indonesio que se tiñeron de sangre. Tantos, que quedó un trauma masivo que solo las nuevas generaciones empiezan a superarlo.

 

 

 

Los torturados fueron también miles. Según Amnistía Internacional, para 1998 unos 13 comunistas seguían presos a pesar de su avanzada edad y no haber cometido más delito que su identificación política. Aún hoy esos comunistas no pueden obtener un crédito bancario y les es prohibido trabajar en el área de la educación la salud o ser funcionarios públicos.

 

A todo esto el gobierno de Estados Unidos calificó como “una grandiosa victoria sobre el comunismo” y en su momento, la revista Time señalaría que se trataba de “una de las mayores noticias para occidente desde hace años en Asia”.

 

La pregunta que el lector podrá hacerse es: ¿Cómo un partido comunista tan grande, que participó en la lucha por la independencia, pudo ser exterminado sin que se presente una guerra civil? Aunque tenía organización, influencia en sectores del ejército e incluso acceso a armas, no estaba preparado ideológicamente. El PKI por más de una década venía proclamando que “la alianza de fuerzas nacionales, religiosas y comunistas” junto con “la burguesía nacional” que sería aliada de los trabajadores, podría llevar al “socialismo por la vía electoral”, que sería “respetada” por las democracias occidentales. Una convicción que debilitó su accionar en la lucha de clases y que facilitó las matanzas.

 

Las lecciones de Indonesia no fueron analizadas en Chile, que en otro septiembre viviría el golpe de Estado impulsado por el imperialismo contra Allende. Considerarlas para el futuro de Indonesia, donde los jóvenes tienen avidez para entender esos momentos históricos, y para el futuro de otras experiencias de transformación social, es importante al tiempo de denunciar este crimen contra la humanidad.

 

 

 

Mitin del PKI en los años 60.

 

 

Allen Lawrence Pope, piloto de la CIA durante su proceso, Indonesia.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados