revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por:  Galo F. Benítez

Fotografía: RT, Galo Benítez

Entreguismo Petrolero 2018

 

Ahora mismo, el gobierno de Lenin Moreno Garcés, dando continuidad a la política petrolera del régimen correista, ha dado pasos firmes en la licitación de campos menores, tiempos atrás conocidos como campos marginales, por contar con producciones menores a 5000 barriles de petróleo por día.

 

Ya lo habíamos anunciado la intención de Correa, al entregar a EPPetroamazonas la operación total de los campos de la Amazonía. El objetivo era y hoy sigue siendo, concesionar toda la actividad extractiva de petróleo, hipotecando las reservas disponibles a manos del sector privado nacional y extranjero.

 

Resulta un entreguismo infame que lesiona la soberanía petrolera del Ecuador, el entregar a manos lavadas tanto las reservas de los campos, como la información técnica de los pozos e infraestructura de superficie disponible, para que –con la cataleta perversa de la inversión privada- ceder a un grupo de especuladores capitalistas una actividad sin riesgo, que consiste en reacondicionar pozos cerrados o perforar pozos nuevos, en yacimientos cuyas reservas estás disponibles; lo cual constituye una lotería para cualquier empresa interesada en un negocio altamente rentable.

 Petroleo Revista Rupturas

 

A la empresa argentina Cóndor, se le adjudicó los campos Drago, ubicado en Shushufindi, con reservas de 50 millones de barriles. Los Campos Guanta Dureno, en Sucumbíos, con 38 millones de barriles de reservas. Ambos campos tienen 50 pozos cerrados. Por experiencia acumulada en la operación petrolera sabemos que un pozo cerrado es aquel que no produce por daños en el reservorio, hueco en tubería, bombas o motor dañados, etc. En promedio se requiere invertir entre 45 y 200 mil dólares en un pozo cerrado para reactivarlo a la producción diaria. Dicha inversión, por lo regular, se recupera y amortiza entre 5, 15 días a un mes. Un ejemplo: digamos que el pozo cerrado Guanta 15, necesita workover (reparación por hueco en tubería por corrosión). Se demora el taladro 15 días en reparar y reactivar el pozo, con un gasto de 150 mil dólares. Vuelve a producir +/- 800 barriles de petróleo por día. Al costo actual del barril en el mercado internacional de $.80 dólares, el ingreso diario por la produccion de Guanta 15 sería $64000. Es decir que en 3 días de producción, prácticamente la inversión en el workover, ha sido pagada. En adelante, el pozo puede pasar años produciendo, convirtiéndose en una mina de oro negro interminable.

 

Si el generoso gobierno de Moreno ha reconocido tarifas a favor de la empresa de USD16 diarios, multiplicado por 15000 barriles de producción, al momento, la empresa recibiría sobre los $.240.000 diarios por facturación estimada. Calcule Ud. en 10 años de contrato para proyectar la millonada que saldrá del país, gracias al entreguismo del segundo capítulo de la Revolución Ciudadana, hoy en el gobierno.

 

Estas compañías, como la china CNPC (Campo Parahuacu), o la venezolana Wayra Energy (Campo Paka Norte) harán lo que Petroamazonas o en mejor romance Petroecuador debería ejecutar directamente, por sentido de patria y obligación  técnica. Es decir, si lo único que hay que hacer es contratar servicios de alquiler de torres de reacondicionamiento, de transporte, de provisión de herramientas, cementación, registros, etc, para qué diablos necesito pagar tarifas a un empresario extranjero, cuando puedo pagar sueldo a nuestros técnicos y administradores directamente y, esa tarifa nos ahorramos en beneficio del erario nacional.

 

Que va a haber una inversión de 700 millones de dólares, asegura Moreno, es que acaso el BIESS, la CFN, el Banco del Pacífico, Ban Ecuador, no cuentan con sobrado capital de inversión a fin de evitar entregar nuestras reservas petroleras al capital foráneo, para que se saquen la lotería a manos lavadas?

 

 

La verdad es que asistimos a un poco de lo mismo que sucedió en anteriores gobiernos. El petróleo de los ecuatorianos, administrado por empresas foráneas, para beneficiar a unos pocos. La lista es extensa del entreguismo, podemos citar campos como Bermejo, MDC, Huachito, Biguno, Anaconda, Palanda, Pindo, Yuca Sur, Tivacuno, Armadillo, Charapa, Shushufindi, Libertador, Auca, Lago Agrio, etc, etc; el petróleo hipotecado, garantizando la sobrexplotación de los yacimientos a fin de asegurar la rentabilidad del negocio privado, en detrimento del pueblo, que demanda obras, frente al nuevo saqueo petrolero del Siglo XXI.

 

Antes con Petroproducción en la mayoría de los campos la operación y administración era directa, sin intermediarios. Se contrataba los servicios técnicos y la extracción del hidrocarburo quedaba garantizada al ciento por ciento para el Estado. Hoy el pastel petrolero ha sido retaceado, y un abanico de empresas perciben jugosas tarifas. EPPetroamazonas emerge como la diligente facilitadora de la privatización del sector petrolero de la Amazonía.

 

SAQUEO VA POR MAS…

 

La subasta petrolera promovida por Moreno, incluye 191 millones de barriles de petróleo de reservas disponibles, poniendo en la bolsa campos importantes como Peña Blanca, Tipishca, Vinita, Palmar Oeste, Yanaquincha, Arazá, Frontera, Tapi, Tetete, Yuralpa y el campo Pata. En su mayoría son campos en plena producción, con crudo liviano de un API altamente comercial, dotados de infraestructura y facilidades de superficie que atraen la mirada de cualquier inversor, por el ahorro que representa invertir en una actividad con riesgo “cero”.

 

Parafraceando a Rafael Correa, cuando en 2005, con toda razón y coherencia, siendo analista económico al referirse a la entrega de campos petroleros a la empresa privada por parte de Lucio Gutiérrez, él decía: “Por 90 millones vamos a entregar Shushufindi?, estamos locos? Si lo único que se necesita es reactivar los pozos cerrados, que bien lo puede hacer Petroecuador, pues la tecnología se la compra y hay suficiente mano de obra calificada en el país. Esto de entregar campos productivos rayó en TRAICIÓN A LA PATRIA, razón suficiente para mandar a Gutiérrez a su casa. Además señalaba que es como si yo necesito dar mantenimiento a mi casa, busco un pintor, lo contrato, hace su trabajo, le pago, y a cambio le entrego las llaves para que se quede a vivir en ella…”.

 petroleo revista rupturas

 

O yo diría en otras palabras, supongamos que tengo un taxi y una buseta con puesto asegurado en un negocio lucrativo, le llevo al mecánico para que les de mantenimiento y/o reparación. Una vez  arreglados, en lugar de seguir manejando los carros o pagar a un amigo o familiar para que me ayude a trabajar en los vehículos, le cedo al maestro el usufructo de mis bienes a cambio de un porcentaje marginal diario. ¿Eso es hacer negocio?

 

Señores, ecuatorianos (as) la entrega de campos petroleros, claro que pone en riesgo la soberanía del Ecuador, pues contamos con sobrada experiencia técnica de más de 40 años en la industria, que hoy se subestima, para seguir feriando el patrimonio de la nación. Está probado que la privatización de campos petroleros aumenta la sobre explotación de los yacimientos y el incremento del agua en el petróleo, pues prima en el empresario bajar equipos sobre dimensionados para extraer más crudo, provocando la conificación de los reservorios.

 

A mayor presencia de compañías en la Amazonía se incrementan los pasivos ambientales y los niveles de conflictividad, pues el sector petrolero es contaminante y no genera suficiente mano de obra para las comunidades asentadas en la zona. Hoy la tecnología scada permite minimizar la contratación de mano de obra, pues los procesos son automatizados. Basta contratar un operador para controlar toda una estación de producción, desde una oficina.

 

 

 

Recuerdo claramente el caso del campo Pucuna, ubicado a pocos kilómetros de la Joya de los Sachas, en Orellana. Deliberadamente en el “gutierrato” se descuidó y dejó de invertir para aprovechar el momento y ponerlo en remate. Eso es lo que están haciendo ahora.

 

Soy un periodista predicando en el desierto. Quizas mis palabras no calen en su conciencia. Pero la historia demuestra que, cuando todo el mundo estaba entretenido en los partidos del Mundial de Alemania 2006, fruto de una lucha silenciosa y desconocida, gracias a la campaña de hormiga, por la salida de la OXY, nuestro país recuperó el Bloque 15 (Edén Yuturi-Indillana-Yanaquincha), aportando a la economía alrededor de 1500 millones de dólares anuales, que se invirtieron en obra social para nuestro pueblo. Una vez que Petroecuador asumió las operaciones en ese campo no fue necesario privatizarlo, pues ingenieros y técnicos nacionales asumieron con éxito la operación directa. Hoy queda todavía tiempo para nacionalizar el campo Villano a cargo de AGIP, el Bloque 16 y Tivacuno, en manos de Repsol, los campos Miriam, Fanny, Tarapoa, los bloques 14 y 21, etc, a cargo de las chinas Andes y Petroriental, antes que sea demasiado tarde.

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados