revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Marco Villarruel A.

Fotografía: archivo

En mayo se cierran los grifos en la Ciudad del Cabo

 

La estación lluviosa molesta y hasta estorba a algunas personas. Pero los entendidos señalan que los parámetros de caída son normales en Quito, quizá con algunos picos. Hay agua, y sin ella no se puede vivir.

 

No ocurre así en Ciudad del Cabo, ubicada en Sudáfrica. Es un museo  viviente dicen. Un gran atractivo es su puerto y es el sitio  turístico más concurrido de África.

 

Pero ahora no tiene agua porque vive la mayor sequía de su historia. En tres meses deberán cerrarse los grifos. No se podrá lavar los autos ni bañarse todos los días y cuando se lo haga no podrá durar más de cinco minutos y si pueden bañarse en parejas, será mejor.

 

Se aconseja no accionar el agua de los baños, y nadie reclama si lleva el cabello sucio. La ropa sudada se seca en el tendedero hasta que deba llevarse a la lavadora. La gente se prepara para dejar de usar el agua.

 

 

Las autoridades llevan varios meses tratando de educar al público sobre los problemas de abastecimiento. Si los registros indican el consumo desmedido las personas podrán ser multadas hasta con 700 euros.

 

Ha llegado hasta tal nivel la crisis que el 11 de mayo del 2018 será el día Cero. Es decir, se cerrarán los grifos y las personas tendrán que hacer fila en uno de los 180 puntos de agua localizados en la ciudad. Cada punto espera atender a 20 000 personas diariamente.  La ración ciudadana será de 25 litros diarios, según informa El País, de España.  Los expertos estiman que 50 litros diarios a 100 metros o cinco minutos de distancia por persona es lo mínimo para la sobrevivencia. De 50 a 100 litros diarios ya son causa de afectación para la salud humana.

 

Se presume que un millón de personas dejará la ciudad, el Parlamento de Sudáfrica cerrará y el turismo desaparecerá. El año 2017 fue el más seco de los tres años anteriores, que ya sufrieron la peor sequía de la historia.

 

 

 

Cuáles son los orígenes de esta catástrofe?  La combinación fatal de extrema sequía, pésima planificación urbana y el colosal incremento de la población, a decir de las autoridades locales. La expansión de la frontera agrícola y el calentamiento global, son identificados como razones para la catástrofe inminente, que ya se avizora también para Brasilia, Ciudad de México y Sao Paulo. La evaporación y el calor demandan más consumo de agua.

 

Seis presas abastecen  a la ciudad pero están a punto de colapsar por falta de líquido. Si bien la Constitución asegura el abastecimiento no se  han previsto inversiones que aseguren el suministro en un país donde además hay una grave crisis política por la corrupción. El presidente electo, Jacob Zuma, acaba de renunciar precisamente por estar envuelto en un grave caso de corrupción. “El país está en bancarrota” afirma Benoit Leroy, experto ambiental.

 

La situación es irreversible y ni aún si cayera un diluvio, en forma de catástrofe, causaría una crisis mayúscula porque se llevaría algunos asentamientos.

 

Empresas privadas, organizaciones no gubernamentales y oficinas del gobierno tienen la urgencia de llevar agua en botellas para prevenir la deshidratación. Al momento, la desalinización del agua, la búsqueda de agua subterránea y proyectos de reciclaje no son suficientes. El ejército ha sido movilizado para evitar desórdenes y para cuidar asilos y hospitales que serán los últimos en cortar el suministro.

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados