revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: David Rosero

Fotografía: Banco de imágenes, Presidencia de la República

El gobierno de los paquetazos

 

Mientras la crisis económica se agudiza, el desempleo crece, la inseguridad asecha y la corrupción campea, el régimen anuncia un nuevo paquetazo contra el bolsillo popular. Trece reformas tributarias ha impuesto el Gobierno a través de sumisos asambleístas, hoy anuncia una más para incrementar impuestos a todo tipo de bebidas azucaradas, gaseosas, energizantes, bebidas alcohólicas y cigarrillos. El fanatismo impuestero del correato no tiene límites y los más afectados durante estos nueve años son la gran mayoría de ecuatorianos. Recordemos que este Gobierno autorizó la subida de pasajes del transporte intercantonal e interprovincial; incrementaron la energía eléctrica; facultaron a los banqueros a aumentar el costo de los servicios bancarios; impusieron las salvaguardias que dispararon el costo de la vida e incrementaron el contrabando, también sus fichas en el Consejo de la Judicatura aumentaron los costos de los trámites notariales; entre otras medidas abusivas contra los derechos de diversos sectores y gremios del país.

 

Las reformas tributarias del correato generan mayor presión impositiva a la gran mayoría de pequeños y medianos tributantes y la creación de más impuestos. Esto difiere de un sistema de tributos justo que debería gravar la riqueza de los grandes banqueros y empresarios del país que van acumulando más riquezas durante este Gobierno, ganancias desorbitantes y de yapa les han perdonado varias deudas. Los 125 grandes grupos económicos del país en 2014 pagaron solo el 2,2% de sus ingresos en impuestos, mientras el ecuatoriano común pagó 22% de sus ingresos en impuestos.

 

 

Los niveles de endeudamiento son escalofriantes (la deuda pública total se contabilizó en $ 33.247 millones a enero de 2016. De este monto, $ 20.370 millones corresponden a deuda externa y $ 12.876 millones a deuda interna, según datos de la Subsecretaría de Financiamiento Público del Ministerio de Finanzas) y reflejan la desesperación de un gobierno entreguista de los recursos naturales a las grandes transnacionales a cambio de un ¨plato de lentejas¨. Carlos Zorrilla defensor de la naturaleza y la vida en Intag, denunció que hay 122 nuevas áreas concesionadas para minería sin consulta a la población ni a gobiernos locales, modificando tramposamente la ley para exonerarles de impuestos a las multinacionales y reducir controles ambientales. Esto significará mayores conflictos sociales y atropello a los derechos humanos por parte del régimen.

 

Solo un verdadero programa anticrisis construido desde las organizaciones sociales, de trabajadores e indígenas junto a la gente democrática, nos sacará de esta problemática, bajo la premisa de que los ricos y nuevos ricos paguen la crisis, más no, el pueblo ecuatoriano que lucha por el cambio, trabajo y libertad.

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados