revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Luis Aguirre*

Fotografía: Archivo

El debate entre la derecha.

 

Indignante, irrisorio y hasta vergonzoso ver al Ec. Rene Ramírez, militante de Alianza País, corresponsable de la implementación de una ley de educación tremendamente lesiva y retardataria para el movimiento universitario en general, invitar a debatir sobre la universidad ecuatoriana al banquero (que además ahora aparece como radicaloide, con las demandas justas de los estudiantes, el único objetivo, secuestrar la simpatía de jóvenes perjudicados por la política correista). Por si no le creen dice que va a sacar al gobierno de la universidad; de seguro no quiere solamente al gobierno al interior de la misma, sino además a la "beneplácita empresa privada" diciéndonos las bondades de la privatización de la educación superior al más reiterativo estilo neoliberal.

 

 

 

Permanentemente el movimiento universitario, la FEUE Nacional, los docentes, estudiantes, y varias autoridades democráticas de las universidades, le han exigido al titular del C.E.S. y de la SENESCYT no solamente debatir, sino además respuestas frente a por ejemplo: más de 500.000 estudiantes secundarios sin universidad gracias al SNNA que ahora se fusiona con el examen “SER BACHILLER” para restringir más el ingreso; la reducción del cogobierno a su mínima expresión; eliminación total de la autonomía universitaria; golpe a la democracia al interior de la universidad; retroceso en el desarrollo de la investigación y la producción de ciencia y tecnología; desprestigio y chantaje a la educación pública; implementación de la meritocracia como mecanismo para evaluar personas obviamente solo a los que no se afilan a Alianza País, que al parecer es el único método para ser alto funcionario de cualquier institución pública, excepto ser docente universitario que ahora es más difícil que los requisitos para ser presidente del país; evaluación y acreditación de las carreras y de las universidades utilizada para chantajear, intimidar y tratar de poner al servicio del gobierno y de su partido político a la universidad pública y de ninguna manera con propósitos académicos; perseguir, expulsar, sancionar, despedir y encarcelar tanto estudiantes como docentes, trabajadores y empleados por cometer delitos de "legítima defensa" a la educación pública y atreverse a corregir, discrepar y hasta a proponer en contraposición a los designios de los pseudo salvadores del país propuestas frente a toda la problemática universitaria, que para este gran personaje parece radicar en construir uno que otro edificio para ponerle linda a la universidad, imitando a la empresa privada y sus famosas renovaciones de imagen o "reínaguracion por remodelación"; un proceso inicial de privatización y de elitización de la educación que además de seguro en el debate coincidirán con el banquero.

 

A todas estas demandas y a varias propuestas entregadas a las instituciones tecnocráticas que están a cargo de la educación, el movimiento universitario ha encontrado puertas cerradas. No les interesa para nada debatir con los que construimos universidad a diario, desde las aulas y los pasillos, con los estudiantes de a pie y con los docentes democráticos, tengo la ligera impresión de que no debaten por miedo o terror a equivocarse, que es lo más acertado que hacen.

 

Me salta mucha curiosidad ver cómo el gobierno supuestamente más revolucionario de la historia, que habla de socialismo sin lucha de clases, pone en los hechos al centro del debate a uno de los representantes de la derecha con la cual supuestamente no coinciden ideológicamente pero si económicamente. ¿Será que comparándose con Lasso intentan aparecer como revolucionarios? ¿Y ahora quién le hace juego a la derecha?

 

Para terminar creo que la respuesta a todos los males de la universidad pública ocasionados por más de 8 insoportables y trágicos años de revolución de unos pocos ciudadanos que de noche a la mañana se ganaron lo de todo una década, no radica en este momento solamente en una reforma a la ley de educación que siendo urgente no va ser viabilizada por este gobierno ni por cualquier otro gobierno de derecha, solamente podrá ser posible con un gobierno distinto, y ahí esta la lucha en este momento; un gobierno de diferente naturaleza, un gobierno de izquierda que unifique y recoja los anhelos y aspiraciones de una educación pública, gratuita, altamente académica, que desarrolle ciencia y que investigue para ayudar a resolver los problemas de las inmensas mayorías, que desarrolle una vinculación al servicio de los pueblos y que forme profesionales para la emancipación y para la liberación. Que no se olvide del Manifiesto de Córdova, pero tampoco de las particularidades propias de nuestro país y de nuestra inmensa riqueza.

 

Es impostergable un nuevo gobierno para reformar no solamente la Loes sino todas las leyes que han perjudicado a la juventud, los trabajadores y los pueblos; ese gobierno no está ni en las filas de la derecha demagógica correista, ni tampoco está en las filas de la derecha que tiene las manos manchadas con la sangre obrera; la alternativa es la izquierda que ha combatido todo este tiempo con propuestas y en las calles y que ahora se fortalece con la UNIDAD como bandera.

 

Mantiene vigencia entonces la máxima de los estudiantes revolucionarios, luchar y estudiar junto al pueblo por la revolución.

 

*Secretario Ejecutivo de la Organización Continental Latinoamericana y Caribeña de Estudiantes OCLAE

 

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Calcular Page Rank

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados