revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Amanda Vaca

Fotografía: Vicepresidencia de la República

El “circo” del Circo Social

 

En junio de 2011 el vicepresidente de la época, Lenin Moreno y el vicepresidente del Cirque du Soleil (Circo del Sol), Gaetan Morecy, suscribieron un convenio para arrancar con el proyecto de los Circos Sociales en ciertas zonas deprimidas de Cuenca, Guayaquil, Quito y Tena, de este modo rescatar a niños y jóvenes de los riesgos de la calle. Dicho proyecto buscaba generar un espacio de inclusión para estos seres olvidados de la sociedad.

 

Los Circos Sociales son programas que el Circo del Sol realiza en 80 comunidades (23 países). El objetivo es sacar a gente de grupos vulnerables de riesgos como la violencia, adicciones a las drogas, el alcohol, pandillas y demás peligros que los niños, jóvenes o adultos pueden encontrar en las calles. La clave del circo social es que las personas que lo integran deben estar sanos físicamente para poder ensayar y estar dentro del circo, así, de esta forma los jóvenes tienen que estar limpios de toda adicción y algo más importante, al pertenecer a una actividad como esta, son reinsertados en la sociedad.

 

Pero a cinco años de su fundación, este proyecto ha generado más dudas que satisfacciones. Poco se conoce de los progresos y buenos resultados que ha producido esta idea, dejando en tela de duda si este es un proyecto factible. El postulado principal era el recatar a individuos vulnerables, pero no se sabe a ciencia cierta si se ha cumplido con este objetivo y no se ha hecho un verdadero seguimiento de los beneficiados con el proyecto, es decir, no se sabe a ciencia cierta si esto les ayudó o no.

 

Fueron estas interrogantes las que llevaron al programa de investigación “Visión 360”, para que realice un reportaje acerca del proyecto. El resultado obtenido fueron más dudas, que necesitaban ser aclaradas por fuentes oficiales, pero que hasta la fecha no ha existido un pronunciamiento. Una de la aseveraciones más polémicas fue la acusación que se realizó en contra del gobierno por el malgasto de fondos públicos en la consecución de este ideal.

 

 

 La acusación se basa en datos obtenidos en la página de Transparencia de la Vicepresidencia de la República, donde se señala que se utilizó recursos para la realización de un producto televisivo que constaba de 15 capítulos, con una duración de 30 minutos cada uno. Dicho producto nunca salió al aire, pese a que su rodaje tomó cuatro meses de trabajo por las distintas ciudades donde se instauró el Circo Social. El costo de esta producción fue de  $159.200.

 

De igual manera se consideró la implementación de carpas en las ciudades antes mencionadas, con el fin de establecer un sitio donde los participantes puedan entrenar; de estas carpas, solamente se estableció una en Cuenca, la cual en la actualidad está abandonada y está siendo desmantelada. Aun así, las autoridades afirman que el proyecto sigue en marcha, y que los lugares de concentración y entrenamiento son las casa barriales, casas comunales, entre otros sitios comunitarios.

 

Otras cifras salieron a la luz, y se encuentran disponibles en la página de Trasparencia de dicho organismo, entre ellas están: el contrato suscrito con el Cirque du Soleil por $20.440, la difusión de las audiciones e inscripciones por $29.920, la compra de vestuario para los miembros del circo por $32.831, los talleres comunitarios por $41.660, los equipos de seguridad por $51.844, la implementación de equipos deportivos por $80.121, los talleres de formación de formadores por $90.250, el sistema de video producción para las cuatro carpas por $227.042, sistemas de iluminación para las carpas por $639.014, generadores eléctricos para las carpas por $103.191, y los sistemas de audio y comunicación para las carpas por $804.93.

 

 

Con un gasto total de  $1´396.806, apenas se constata la implementación de una de las carpas, la cual, como se dijo anteriormente, está siendo desmantelada. Del resto de gastos no existe una prueba palpable. En Cuenca, donde se implementó dicha carpa, el proyecto pasó a manos del Municipio y dejó de ser asunto de la Vicepresidencia. La carpa del circo ya fue desmontada, pero los hierros que conforman la estructura seguirán ahí por un tiempo indefinido. Esto porque según Valentina Brevi, subsecretaria de Artes y Creatividad del Ministerio de Cultura, primero hay que terminar el proceso contractual con la  empresa encargada del montaje en cuatro provincias.

 

Luego de este cambio de administración, el proyecto perdió continuidad, según Henry Urdiales, ex instructor artístico. A manera de ejemplo recordó que durante cuatro meses se capacitó a los jóvenes recluidos en el Centro de Adolescentes Infractores, pero al final todo se registró en un acta, pero no hubo una conexión para que luego de salir libres se mantengan y no reincidan en ilegalidades. Además porque, según dijo, llegó gente a imponer ideas sin un conocimiento de lo que es un circo, y menos social. Queda la duda de saber dónde quedó el dinero invertido y si este proyecto puede considerarse como tal o simplemente como un “circo”.

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados