revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Juan Durán

Fotografía: Vladimir Cruz

Educación, interculturalidad, diversidad

 

Con este tipo de trabajos  se evidencia  por enésima vez que el proceso de conocimiento es  una actividad apasionante en la medida en que resulta ser complejo y sumamente  contradictorio. Cuanto más se asume que se  sabe más dudas aparecen y cuantas más respuestas se elaboran, nuevas  preguntas se ponen de manifiesto de tal forma que se requiere  otras “puertas de salida” para poder resolver relativamente ciertas contradicciones lógicas; que se manifiestan durante las reflexiones mentales,  más aún al abordar temas muy complejos como el caso de la educación, la interculturalidad y la diversidad.

 

  En consecuencia, a más de las aportaciones y los cuestionamientos de Rouseeau; ; De Sousa Santos; Skliar Carlos,  Walsh Catherine; Romanach  entre otros  se necesita otras fuentes de información que en esta oportunidad  vamos a poner en la palestra del debate y la discusión para  contestar en forma si no completa adecuada  a una pregunta que durante muchos años he tratado de responder , y que seguiré respondiente bajo el convencimiento firme de que cada persona , se halla supeditado a las limitaciones y ventajas de su época histórica. Es más, el mundo teórico y el mundo real tienen mucho más que decirme de lo que yo soy capaz de entender, razón por lo cual toca abrirse a un entendimiento sin límites, con la suficiente capacidad crítica y postura política radical  para analizar concienzudamente los planteamientos de  una tendencia que se empeña en realizar a diferencia de las visiones dominantes la “Pedagogía del Otro”.

 

A continuación su desarrollo

 

El capitalismo en general y cada país del mundo en particular, que se desenvuelve bajo la lógica del mercado, ha experimentado en su recorrido histórico numerosas crisis de carácter sistémico que se vuelven más agudas y globales  y que  repercuten en forma significativa no solo en lo relacionado al empleo, la inflación y el comercio sino además en lo que tiene que ver con   procesos sociales, familiares, culturales y educativos, de tal suerte que pocos se especializan en salir victoriosos  y muchos en perder; dada la naturaleza de un régimen que no puede subsistir más que destruyendo, recursos naturales, tecnología, saberes   y naturalmente gente.

 

 Desde el aparecimiento de la desigualdad social y desde que se establecieron relaciones internacionales supeditadas a la libertad de dinero, muchas cosas en el mundo están chuecas:   unos países pierden por lo que venden y pocos  ganan por lo que compran; la mayoría,  debe más cuanto más paga  y la minoría  cobra más cuanto más presta; los países ricos garantizan su paz exportando muerte y los países pobres sufren la guerra exportando vida. Mientras  los gobiernos de los países subdesarrollados se vuelven empresarios de los negocios privados y los empresarios de los países desarrollados se vuelven gobierno de las colectivos humanos, son llevados a prisión muchos  pobres por robar pan  pero a nadie se le ocurre mandar a la cárcel al capital financiero que tiene por rehenes a muchos países del mundo, a los cuales le va cobrando fabulosos rescates con suma impunidad.

 

 En tal virtud, no se puede  establecer una propuesta educativa intercultural y basada en la diversidad  sin relacionar a la Universidad con la sociedad de la que forma parte, porque de lo contrario, haríamos de la institución una letra muerta, sin inteligencia para debatir, criticar,  y aportar a los cambios que las circunstancias históricas nos reclaman. Al respecto una pequeña reflexión:

 

“Un viejo proverbio dice que enseñar a pescar es mejor que dar pescado.

El obispo Pedro Calsaldáliga, que vive en la región amazónica dice que sí, que eso está muy bien, muy buena idea, pero ¿qué pasa si alguien compra el río, que era de todos; y nos prohíbe pescar? ¿O si el río se envenena, y envenena a sus peces, por los desperdicios tóxicos que le echan? O sea: ¿qué pasa si pasa lo que está pasando?”1 .

 

 ¿Para qué realizar acciones inclusivas y diversas casa adentro, si afuera existe desigualdades e inequidades salvajes?

 

 ¿Con quiénes la Universidad debe ser solidaria?; ¿Con los sectores de poder? , ¿Con los sectores populares?

 

 ¿Una educación intercultural y diversa  solo puede realizarse con  la relación inquebrantable entre Pueblo y Universidad?

 

 Es más, todos los derechos conquistados por los sectores populares han sido conseguidos en la lucha social, jamás han sido otorgados concienzudamente por las clases dominantes y sus representantes oficiales. De manera que la educación bajo principios de interculturalidad, diversidad e inclusión necesita plantease en función de la lucha de clases y en contra de lo que varios sociólogos llaman el imperialismo.

 

¿Por qué desde la lucha de clases?

 

 Por muchas razones,  entre las que podemos mencionar las siguientes:

 1.- Porque las clases sociales son los agentes dinámicos de la historia, responsables de modificar no solamente hábitos, creencias,  estilos de vida sino además relaciones sociales y estructuras, es decir justamente lo que se necesita para modificar de raíz un sistema social  acostumbrado a tratarnos como si fuésemos basura o dinero. Agustín Cueva manifiesta:   “Desde una visión marxista, no todos los grupos humanos poseen el mismo estatuto teórico……..en el plano de la explicación del movimiento histórico en su conjunto es teóricamente más adecuado tratar de hallar esa explicación a partir de la lucha de clases que partiendo de la oposición entre familias o algo parecido”2

 2.- Porque las clases sociales sobredeterminan a los demás grupos sociales imprimiéndoles su sello. No hay un  problema racial y  de género por ejemplo que no tenga en mayor o en menor medida  un carácter de clase.

 3.- Porque las contradicciones entre las clases sociales proceden desde las relaciones y estructuras fundamentales  de un modo de producción,  razón por lo cual, se vuelven antagónicas,  al tal extremo que  la condición de dominados y dominantes es posible únicamente de resquebrajar desde los cimientos (revolución).

 

 

 Esto no significa, sin embargo,  que se debe descuidar para los fines propuestos  las contradicciones que se generan en otros grupos que no son clases sociales. Todo lo contrario, implica estudiar el problema étnico, familiar y de género dentro de la perspectiva de todo un movimiento social emancipador en desarrollo.

 

¿Por qué en contra del imperialismo?

 

Tres guerras mundiales (incluyendo la guerra fría), cerca de 200 enfrentamientos bélicos en todo el mundo,  más de 100 golpes de Estado, cerca de 500 mil millones en gastos militares y alrededor de 22 bases armadas en América Latina y el Caribe,  no es más que suficiente para decir basta. Constituye la personificación del capital, razón por lo cual, atiende únicamente lo que es ganancia, no ve más que números, cree que  el planeta es su propiedad,  devora  gente  con cuchillo, tenedor,  ají  y un poco de cocaína; sueña en aumentar sus millones  como una obsesión compulsiva,  destruye  selva peor que una bomba atómica y es sordo, ciego y mudo a todo aquello que signifique dialogar, compartir y ser solidario con las demás culturas. De ahí la necesidad histórica de su negación dialéctica  por el lado de los pueblos y nacionalidades del mundo.

 

 

Además, necesitaríamos tres o cinco planetas más si todos los países intentasen vivir como lo hacen las sociedades opulentas. Sociedades de la codicia,  que sobrepasan los límites de las necesidades reales,  endiosan al dinero y viven para usurpar recursos ajenos caiga quien caiga como una forma de obtener más y más dinero.

 

Cuestionar esta forma de desarrollo convencional es una tarea de los pueblos del Sur conjuntamente con las Universidades, pues existe un sistema mundial “mal desarrollador” que deja de lado riquezas superiores como la solidaridad y el respeto a la autodeterminación de los pueblos. Precisamente como proyecto político de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador se ha establecido en su línea de lucha la interculturalidad, como un imaginario distinto de sociedad y de relaciones de poder como también, a decir de Catherine Walsh, como una condición diferente de conocimiento y existencia social que apunte a la descolonialidad.

 

¿Qué puede hacer la Universidad  desde esta perspectiva?

 

Ya los hemos dicho, una pedagogía por , para y con el “otro”  pues, en su interior se hallan niños, niñas , adolescentes y adultos que pertenecen , entre otras, a la clases sociales excluidas, marginadas, interiorizadas, estigmatizadas como desechables  por los de siempre.

 

En tal sentido es  fundamental entre otras estrategias inclusivas  las  siguientes:

 

a.- Relacionar  a la Universidad con las Organizaciones Populares.-

 

Siendo las clases sociales las fuerzas motrices de la historia, la Universidad  puede colaborar para que las clases sociales dominadas se transformen de clase en sí en clase para sí, lo suficientemente consciente y organizada para no solamente luchar por reivindicaciones democráticas dentro de la sociedad burguesa sino fundamentalmente para desmantelar el mismo régimen social y crear otro lo suficientemente digno, que ningún ciudadano  sea lo bastante opulento como para comprar a otro y ninguno lo bastante pobre como para  tener que venderse (Rousseau).

 

En el campo de una  educación inclusiva  no se trata de tomar a las comunidades,  como simples ejecutoras mecánicas  a las que se niega la capacidad de reflexionar sobre sus propias acciones; peor aún de imponerles una visión sobre el mundo, sino más bien de dialogar con ellos sobre su visión y la nuestra, para en función de una problematización de la realidad pasar a profundizar sobre:

 

• Los fundamentos filosóficos  de los derechos humanos.

• La inevitabilidad histórica de la desaparición del capitalismo.

• La misión histórica del bloque popular y los demás grupos humanos, en el proceso de trasformación.

• Las diferentes formas de lucha.

• La necesidad de la organización social.

• La necesidad de defender los intereses no de un grupo en particular sino los intereses de todos los sectores populares que sufren de discriminación y atropellos.

 

Con ello, aquel sistema social que relega a lo más valioso de la humanidad en calidad de seres  inútiles, como lo dice Romañach, ciudadanos de segunda que debían permanecer en esa esquina social de los infelices, los parias, los enfermos, o los anormales, pierde razón de ser, y cobra sentido su inserción en los acontecimientos históricos para poder decir: ¡aquí estamos!, ¡esto somos!, ¡esto queremos!, y ¡no vamos a permitir que los mecanismos convencionales de la opresión, no despoje de nuestra condición humana de ser libres y soberanos!

 

“Educación no es simple trasmisión de saber o mera adaptación funcionalista a la sociedad establecida, es formación del ser entero a una conciencia lúcida y activa , es cultura liberadora tratando de generar hombres nuevos, responsables y solidarios que luchen por vivir su vida , por pensar y hacer su historia”3  .

 

b.- Relacionar a la Universidad con la Producción Popular .-

 

Desafortunadamente en el Ecuador, como en varios países del mundo las mejores tierras están destinadas a la exportación y no a dar de comer a la gente, las actividades económicas que generan mayor empleo no concuerdan con aquellos que permiten engordar el presupuesto nacional. Existe un control oligopólico de los mercados en beneficios de las élites nacionales y extranjeras, por ejemplo: apenas una empresa controla el 81% del mercado interno en la producción de agua mineral y bebidas sin gas;  5 empresas controlan el 61% del mercado interno con relación a los productos lácteos; y apenas 4 empresas, lo relacionado a productos de molinería.

 

En  consecuencia, se necesita no solo que el Estado cumpla con sus responsabilidades sociales y políticas en el marco de la soberanía y la igualdad de derechos sino además, meter el hombro para una reforma agraria y para potencializar,  asesorar,  y diversificar  la economía solidaria, el cooperativismo o el trueque social como actividades económicas en contraposición a la lógica del mercado global, de manera que  su realización  permitiría afianzar capacidades humanas  fundamentales relacionadas con el colectivismo, la solidaridad y el humanismo, a sabiendas de que en tiempos de la globalización el eje Norte/Sur, como lo expresa De Sousa Santos, fue construyéndose bajo un sistema inhumano  de desigualdad , mientras que el eje Este/Oeste,  lo hizo bajo formas camufladas y despiadadas de exclusión.

 

En tal sentido, la economía de los “otros” permitiría neutralizar la división internacional del trabajo, el control de precios sobre artículos de primera necesidad; evitar la contradicción entre lo que se necesita realmente  y lo que se produce, atender favorablemente las demandas populares con respecto a la alimentación, vivienda, vestido, educación, cultura y   salud, con tal fuerza que incluso  crecería la tendencia de no permitir la propiedad privada de los recursos naturales.

 

Durante muchos años, quitar a las personas, mediante la fuerza o los engaños,  sus medios de vida, ha sido la estrategia más eficaz para obligarles hacer lo que no quieren, desarraigar sus identidades  y someterlos a procesos de alienación o explotación perversa. Mediante la economía solidaria (nacional e internacional) en cambio, el problema del desempleo, la distribución injusta de la riqueza, y sus consecuencias en el desarrollo integral de las futuras generaciones estaría relativamente resuelto, hasta lograr desmantelar  definitivamente al capital y sus malos hábitos destructivos de  lucrar a costa de las desgracias ajenas.

 

Por otra parte, desde este lado de la realidad objetiva,  la educación intercultural e inclusiva tendrá que preparar a las generaciones venideras ubicándoles fuera de la trampa economicista , es decir, formarles no únicamente para el trabajo sino para que puedan reconstruir estilos de vida más saludables  en la medida en que logran apropiarse satisfactoriamente  de las mejores conquistas que la humanidad en su conjunto ha desarrollado en la tecnología, la ciencia, el arte, la cultura  y los saberes ancestrales.

 

c.- Relacionar a la Universidad  con la Cultura Popular

 

La Universidad junto con el pueblo puede constituirse en una fuerza antihegemónica,  en contra de aquella cultura dominante que bajo el ropaje de cultura universal, pretende volvernos extranjeros en nuestra propia tierra, robotizar nuestra mirada, CNNizar la conciencia a tal punto que siendo del SUR , pensamos , sentimos y actuamos como si fuéramos del Norte ( no todos por suerte). A propósito Miguel Donoso Pareja expresa “Una identidad falsa, es una introyección manipuladora que nos distorsiona según los intereses de una minoría que busca embrutecernos a partir de su propia esquizofrenia, que nos quiere condenar a ser para siempre enemigos los unos de los otros”4 .

 

De ahí que, la relación entre Universidad y Cultura Popular permitiría afianzar una cultura del cambio y no de la pasividad, una cultura de la producción y no del consumo; una cultura de la paz y no de la violencia; una  cultura de los pueblos y nacionalidades del Ecuador y del mundo y no de las élites o la burguesía mundial, por cuanto estos últimos  como lo dice Carlos Skliar,  se afianzan una y otra vez en excluir al otro, de una manera cruel que  “parece ser un ser sin rostro, sin subjetividad, sin identidad o sin cuerpo”5   transformado en una mercancía que más temprano que tarde es arrojado al tacho de basura. En tal virtud, la unidad permitiría alcanzar varios logros, entre ellos los siguientes:

 

 

• Transformarse de receptores de información en participantes de la información en los respectivos  medios públicos de comunicación.

• Recuperar los espacios públicos para la bicicleta, el teatro, la música, el deporte, la lectura o la literatura.

• Desarrollar estilos de vida en el marco de los derechos humanos, la democracia y la igualdad de oportunidades.

• Reeducación comunitaria y familiar.

• Memoria colectiva sobre lo que somos, fuimos y podemos llegar a ser.

• Interculturalidad en contra de las formas coloniales de vida y a favor del reconocimiento de las culturas e idiomas, de tradiciones y costumbres, de la incorporación de cosmovisiones y perspectivas que respetan y promueven lo comunitario, y lo colectivo.

 

Un pueblo con identidad  es un pueblo con rostro, es decir con ojos, con oídos, con voz y con cerebro plenamente definido para no caer en las trampas del regionalismo, el racismo y la violencia generacional. Más todavía, puede con conciencia de clase, superar algunos enemigos internos que habitan en forma de prejuicios, egoísmos, hábitos y actitudes individualistas.

 

Humanizar universalmente lo diverso permitiendo la diversidad universal de lo humano, es un objetivo supremo a conseguirse con este tipo de interacciones.

 

d.- Relacionar a la Universidad  con la Naturaleza.-

 

De cuya relación se puede desaprender y aprehender que el planeta y su biodiversidad son una fuente de vida y no una mercancía.

 

En el mundo globalizado por el gran capital quedan inutilizadas cada cinco años tierras que dan de comer a mil millones de seres humanos,  tan solo el 3% de pesticidas tiene utilidad en el suelo, el resto se descarga desde los campos hacia el agua, el aire y el suelo; se pierde una especie por día lo que a inicios de siglo en cambio era una especie al año. Aproximadamente se han perdido la 1/5 parte de todas las variedades de la flora y la fauna planetaria. La tierra en definitiva al tiempo que se vuelve más pobre, se está transformando en un gran basurero.

 

En el caso del Ecuador, el 95% de los bosques naturales de la parte Noroccidental ha sido convertido en plantaciones agrícolas y pastizales. Los bosques andinos entre los 2000 y 4000 metros de altura han sido casi totalmente reemplazados por cultivos y asentamientos humanos, apenas el 3,5 de la superficie del callejón interandino y de los páramos están cubiertos por bosques andinos. En la Amazonía la población de colonos ha crecido rápidamente, especialmente en Napo donde gran parte de la vegetación natural ha sido convertida en plantaciones de palma africana, pastizales y fincas agrícolas. Galápagos enfrenta problemas relacionados al crecimiento poblacional, de las áreas agrícolas, pesca ilegal de los pepinos de mar y el atún por parte de empresas transnacionales.  Se han introducido más de 21 especies de vertebrados foráneos como chivos, cerdos, gatos y ratas y alrededor de 74 variedades de plantas y animales están amenazadas.

 

Bajo esta óptica, se puede apreciar formas de exclusión y exterminio de otros seres fundamentales para la vida y que la Constitución de la República del Ecuador ha impregnado como derechos de la naturaleza. En tal virtud, la Universidad más allá de los decretos oficiales  no puede quedarse cruzada de brazos, conjuntamente con las organizaciones sociales debe generar una serie de actividades políticas y  formativas, entre las que podemos mencionar las siguientes:

 

• Luchar en contra de la propiedad privada de los recursos naturales.

• Exigir sanciones éticas y legales a las empresas transnacionales que destruyen las reservas ecológicas.

• Ampliar los parques nacionales y las reservas genéticas  desde el trabajo y la organización comunitaria.

• Impedir formas de autonomía local en donde determinados intereses eco-fascistas pretenden pescar a río revuelto para saquear las riquezas naturales

• Cuidado y protección de bosques y cuencas hidrográficas,

• Colaboración con proyectos científicos desde las Universidades Públicas sobre mantenimiento y protección de especies en peligro de extinción; áreas sensibles a la erosión y la sedimentación.

• Campañas públicas en defensa de la vida, el agua y  los páramos andinos.

• Modificar estilos de vida familiar que promueven el desperdicio, el derroche  y la contaminación ambiental.

 

 

“Solo la participación en la lucha, desarrolla y fortalece a los hombres, mientras que el dedicarse a la crítica por la crítica anula la personalidad…… la verdadera educación debe tener como base la participación del individuo en el movimiento del progreso histórico y no solamente en las discrepancias ideológicas”6

 

Se hace camino al andar, de manera que los procesos relacionados con cultura inclusiva, políticas inclusivas y prácticas inclusivas son dialécticos, cambiantes e interdependiente. De acuerdo con  la contradicción principal de los procesos históricos unas se volverán prioritarias y otras complementarias pero todas en conjunto requieren de la participación decidida por parte de aquellos sentipensantes que no estamos dispuestos a vivir acorde a los patrones culturales que el mercado ha inventado para nosotros.

 

Finalmente, la Universidad puede hacer mucho para garantizar una educación inclusiva con respecto a los estudiantes, profesores, empleados, personal administrativo que laboran en la Institución.

 

Conscientes de que si pretendemos enseñar humanidad a los demás debemos antes que nada enseñarnos a nosotros mismos, y que el derecho a la diversidad no significa bajo ningún concepto, diversidad de derechos; como estrategia teórica metodológica se puede hacer lo siguiente:

 

• Incorporar en los itinerarios académicos de todas las carreras la cuestión de los derechos humanos, la interculturalidad y el diálogo de saberes.

• Realizar ofertas  curriculares flexibles relacionadas con el arte, el deporte, la cultura, la Filosofía y los idiomas ancestrales.

• Recuperar la “Universidad Abierta” para los padres de familia de los estudiantes;  personas adultas y  sectores marginados (que hace algunos años, dio buenos resultados).

• Consolidar el clima institucional con encuentros y participaciones interdisciplinarias y multidisciplinarias.

• Realizar una investigación diagnóstica sobre estudiantes, profesores y empleados con necesidades educativas especiales.

• Promover un equipo multidisciplinario de profesionales que permitan asesorar, acompañar y orientar el desenvolvimiento de las personas con discapacidad.

• Realizar prácticas pre profesionales al interior mismo de la Universidad para atender la diversidad en sus mejores términos

• Potencializar el Departamento de Bienestar Estudiantil en lo relacionado a becas, salud, orientación profesional y vocacional.

• Activar la teleeducación para intercambiar saberes e informaciones con las diferentes carreras y con las comunidades motivo de Vinculación.

• Multiplicar los servicios gratuitos a la comunidad educativa y de la ciudadanía en general relacionada con salud, terapia familiar, veterinaria, asesoría jurídica, problemas escolares, alcoholismo y drogadicción.

• Vitalizar el Departamento de Cultura para el dialogo de saberes, exposición cinematográfica, realización de documentales, feria de libros y revistas estudiantiles.

• Facilitar la organización estudiantil para que puedan realizar acciones socialmente significativas con respecto a la ecología, la salud, la economía solidaria, la política, la toma de decisiones de los problemas que de advierten al interior de las Universidades.

• Facilitar la organización de docentes para la solución de problemas relacionados a su desempeño docente, situación económica, salud, bienestar laboral, actualización profesional o producción científica.

• Apoyar la organización de empleados y personal administrativo para que puedan atender favorablemente sus intereses y necesidades.

• En fin.

 

Con ello  hemos marcado el final y el inicio de nuevas tensiones en la teoría y práctica de una educación emancipadora e inclusiva,  que está dispuesta  a hacer algo mejor que los otros algos posibles y a pensar y trasformar el mundo más allá de lo inmediato.

 

Citas

1. Galeano, Eduardo, Espejos,(Madrid: Siglo XXI, 2008),334.

2. Cueva Agustín, La teoría marxista, (Quito: Universitaria, 2004), 49.

3. Gramsci,  Antonio, Educación y Sociedad, Presentación y Selección de Francis Guibal, (Perú, Tarea, 1987), 10.

4. Pareja, Miguel, Identidad o esquizofrenia, 2° edición (Ecuador, Eskeletra, 2000), 70.

5. Skliar Carlos, Y si el otro no estuviera ahí, notas para una pedagogía improbable de la diferencia, Miño y Dávila, (Madrid, Artes Gráficas,2002), 66.

6. Suchodolsky, Bogdan,  Teoría marxista de la educación, (México: Grijalbo, 1960), 16.

 

 

 

Referencias bibliográficas

 Textos

Cueva Agustín. La teoría Marxista. Quito: Universitaria, 2000.

 

Chomsky Noam. La lucha de Clases. Barcelona: Crítica.2004.

 

Galeano Eduardo. Espejos. Madrid: Siglo XXI. 2011.

 

Lenin V. El marxismo y la insurrección. Buenos Aires: Anteo. 1975

 

Lenin V. El Trabajo del Partido entre las Masas. Buenos Aires: Anteo.1975.

 

Marx Carlos. El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. Quito: Revolución    ecuatoriana. 2002

 

Pareja Miguel Donoso.  Identidad o Esquizofrenia. Quito: Eskeletra. 2002

 

Suchodolsky Bogdan. Teoría Marxista de la Educación. México. Grijalbo. 1960.

 

Rousseau Jean. El contrato social. España: Edimat,s.f.

 

Torres Jurjo. El Currículo Oculto. Madrid: Morata.1998

 

Internet/ separatas

 

Aguilar, Mario y Rebeca Bize, “La pedagogía de la diversidad. Una propuesta  de inspiración humanista”en  http://idd00qaa.eresmas.net/noviolencia/pedagogia.pdf

 

Barrère Unzueta, M.ª Ángeles (Maggy), “La interseccionalidad como desafío al mainstreaming de género en las políticas públicas”, En Revista Vasca de Administración Pública, IVAP, Gipuzcoa, Mayo-Diciembre 87-88, p. 225-252. en  https://www.euskadi.net/r61

 

Bobbio, Norberto, La naturaleza del prejuicio. Racismo, hoy. Iguales y diferentes, en Danilo Caicedo Tapia y Angélica Porras Velasco (Edit.), Igualdad y no discriminación. El reto de la diversidad, Ministerio de justicia y derechos humanos, Quito, 2011, p. 183 - 215.

 

Del Olmo Pintado, Margarita; Hernández Sánchez, Caridad, Diversidad cultural y educación. La perspectiva antropológica en el análisis del contexto Escolar.

 

De Sousa Santos, Boaventura, Desigualdad, exclusión y globalización: hacia la construcción multicultural de la igualdad y la diferencia, p. 3- 52. En Caicedo T., Danilo;

Porras V., Angélica (eds). Igualdad y no discriminación. El reto de la diversidad. Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos. 2010

 

Duschatzky Silvia y Carlos Skliar, La diversidad bajo sospecha. Reflexiones sobre los discursos de la diversidad y sus implicancias educativas,  http://www.porlainclusion.educ.ar/documentos/Ladiversidadbajosospecha.pdf.

 

Gramsci,  Antonio, Educación y Sociedad, Presentación y Selección de Francis Guibal, Perú; Tarea, 1987.

 

Oliver, Michael, Comprendiendo la discapacidad. De la Teoría a la Práctica, 200-.

 

Romañach, Javier, Héroes y Parias, Foro de Vida Independiente, 2007.

 

 

Rousseau, J.J., Discurso sobre el origen de la desigualdad.

 

Skliar, et. al., ¿Qué infancias?. Educación en la diversidad. Infancia en Red. En http://es.calameo.com/read/003765907bfaec5dd8906

 

Skliar, Carlos, Y si el otro no estuviera ahí, Notas para una pedagogía improbable de la diferencia, Miño y Dávila, 2002, p. 1-82.

 

Walsh, Catherine, Interculturalidad, colonialidad y educación, en Revista Educación y Pedagogía, vol. XIX, núm. 48, Mayo-Agosto, Medellín, Universidad de Antioquia, 2007, p. 25-35, en http://aprendeenlinea.udea.edu.co/revistas/index.php/revistaeyp/article/view/6652/6095.

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados