revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: En Marcha

Fotografía: Archivo

Cronología de un robo

 

El proyecto de repotenciación, rehabilitación y optimización de la Refinería Estatal de Esmeraldas según el gobierno costó USD 1500 millones, pero en realidad supera los USD 2200 millones

 

El proyecto de repotenciación, rehabilitación y optimización de la Refinería Estatal de Esmeraldas ha sido la cereza del negocio petrolero que benefició a varios funcionarios públicos y sus familias. Tuvo una inversión, según el gobierno, de USD 1500 millones y los resultados son muy limitados para el país.

 

El proceso precontractual y contractual empezó en noviembre de 2007 con la declaratoria de “Estado de emergencia” dispuesta por Correa, y el encargo a la Fuerza Naval de la administración de la estatal “Petroecuador”, siendo Ministro de Energía el actual Fiscal General Galo Chiriboga.

 

Según el anuncio hecho por Chiriboga en ese año, el costo de la obra era de USD 170 millones y se lo realizaría con “Sumitomo Chiyoda”, la empresa que la construyó en 1974. Semanas después, la compañía japonesa fue hecha a un lado por decisión política del gobierno, que entregó el proyecto de forma directa a la transnacional coreana “SK”.

 

En 2014, el informe 0039-DAPyA-2013 de la Contraloría del Estado dijo que la oferta de la compañía SK no cumplió con los requerimientos de “Petroecuador”, “lo que conllevó a que se celebre el contrato con base de una inadecuada evaluación de la oferta adjudicada”. El informe destacó que no cumplió con los planes y plazos previstos en los contratos y que en los primeros de estos no se estableció un cronograma para los paros programados en la Refinería Esmeraldas lo que generó reclamos y costos adicionales.

 

Contraloría concluyó que no se respetaron los plazos de ejecución del contrato, los contratos complementarios superaron los acuerdos originales y los montos estipulados en un inicio fueron ignorados y se aprobaron nuevos montos sin estudio técnico ni justificación legal.

 

El gobierno, en 2015, reconoció un incremento de las inversiones a USD 980 millones; no obstante, considerando otras obras relacionadas y presupuestadas por “Petroecuador” hasta el año 2016 la cifra se dispara a USD 1500 millones. La realidad fue otra, pues, de 157 contratos revisados, el monto correspondería a USD 2204 millones; 74 fueron firmados por Carlos Pareja Yannuzzelli por un monto que suma USD 1300 millones aproximadamente.

 

 

Según varias investigaciones publicadas se conoce que entre las empresas que más contratos suscribieron está “No Limit” (USD130 millones), que es una de las firmas investigadas por estar relacionada con Álex Bravo, ex gerente general de “EP Petroecuador”. También está “Tesca”, que se beneficia de casi USD 170 millones en contratos, así como “Sesmo”, que suscribe más de USD 37 millones. Mención especial debe tener “Worley Parsons”, multinacional que fiscalizó y gerenció la repotenciación de la Refinería de Esmeraldas, que firmó contratos por más de USD 135 millones, y que a su vez subcontrató al “grupo Azul”, propiedad de William Phillips, esposo de una asesora de Rafael Correa; grupo que a su vez tiene entre su empresas a “Caterpremier S.A.”, beneficiada por un contrato de “EP Petroecuador” para el catering de los trabajadores de la zona noroccidente por la suma de USD 6´695.000, cuyo gerente general, Guarderas Córdova Humberto Edmundo, envía desde su cuenta en la Union Bancaire Privee of Geneva, Geneva Ch. la suma de USD 326.366 a la compañía “Girbra S.A.”, propiedad de Bravo.

 

La investigación internacional conocida como “Papeles de Panamá”, donde se involucra al ese entonces gerente general de “Petroecuador”, Alex Bravo, obligaron al gobierno actuar. Se comprobó que este no solo es dueño de empresas offshore, sino que a través de ellas recibió un pago de otra empresa offshore que representa, a su vez, a contratistas sin experiencia favorecidos con contratos de alta tecnología para las obras de reparación y repotenciación de la Refinería de Esmeraldas, como el caso ocurrido en febrero de 2014 en que la empresa “Arkdale Investment Limited”, constituida en las islas Bahamas, firmó un convenio con “Girbra S.A.” perteneciente a Bravo y la primera a Jaime Baquerizo Escobar, este último uno de los grandes contratistas de la petrolera estatal ecuatoriana, que en estos últimos años ha firmado no menos de 15 contratos con “Petroecuador” por más de USD 30 millones.

 

Cabe señalar que Baquerizo Escobar tiene relación directa con Enrique Cadena, intermediario de petróleo ecuatoriano, con cuya actividad ha amasado una fortuna que solo él mismo puede calcular y que le ha permitido convertirse en criador de caballos de lujo en su fastuosa granja en Weston, sur de Florida. Este “empresario” se beneficia de la intermediación petrolera generada por la alianza estratégica entre China y Ecuador, con el objeto de crear condiciones ventajosas para la obtención de créditos y venta anticipada de petróleo. Este personaje oscuro está involucrado en otros casos de corrupción como los contratos fallidos de la móvil estatal “Telecsa S.A.” (Alegro), por la compra de cien mil teléfonos que aún siguen embodegados en Guayaquil.

 

Tanto Cadena como Pareja se han beneficiado de los contratos petroleros durante el correísmo, han sido parte del grupo cercano al Vicepresidente de la República Jorge Glas, quien está cuestionado por los negocios hechos por su tío Ricardo Rivera y sus empresas domiciliadas en Panamá y Hong Khong, que recibieron recursos de empresas beneficiadas por negocios en telecomunicaciones y petróleo.

 

 

Pareja Yannuzelli, el hombre clave del correísmo

 

En los últimos días hay un nombre muy recurrente en los medios de comunicación y vinculado al proceso de repotenciación, rehabilitación y optimización de la Refinería de Esmeraldas: Carlos Pareja Yannuzzelli.

 

Este Ingeniero Químico graduado por la Universidad Estatal de Guayaquil, llegó a la gerencia de refinación de refinería Esmeraldas en 2012, aunque está vinculado al sector petrolero desde 1981 cuando asumió el cargo de Inspector de Hidrocarburos. Desde 1998 ha estado vinculado a los puestos directivos de la estatal petrolera; en ese año fue Vicepresidente de Petroindustrial cargo al que volvería acceder en el 2003. Durante los años 2005 y 2007 fue Presidente Ejecutivo de Petroecuador y Representante del Presidente de la República ante en el Directorio en el año 2008. El 20 de julio de 2015 dejó la Gerencia de Refinación para asumir el cargo de gerente general de Petroecuador. Allí estuvo cuatro meses hasta que, el 13 de noviembre de 2015, fue designado por el presidente de la república Rafael Correa, como ministro de Hidrocarburos. Llevaba seis meses en el cargo, cuando el 2 de mayo de 2016, se conoció que lo dejaba. Si alguien conocía del negocio, tanto lícito como ilícito, era él.

 

Articulo publicado en Semanario En Marcha

 

http://www.pcmle.org/EM/spip.php?article7767

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados