revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Marco Villaruel

Fotografía: Presidencia de República, Captura

Correa desata la represión como parte de su campaña electoral

 

La dinamia de la oposición política en el Ecuador cobra nuevos bríos con las resoluciones de la reunión consultiva del FUT, efectuada el sábado 13 de febrero en su Convención anual.  Las resoluciones se producen en el marco de las nuevas provocaciones gubernamentales que no bajan de tono, así como la adopción de medidas económicas de ajuste.

 

La procacidad de Correa y sus ministros, especialmente de Educación y Defensa aumentaron estos días a niveles siquiátricos. “Mediocre” ha llamado a la cúpula militar, dijo además, de alguna manera él representa a la razón, en tanto, que los militares responden a “La brutalidad podrá tener la fuerza, nunca la razón”.  Hasta ayer los gobernantes no se habían dado cuenta de la naturaleza de las estructuras militares. Para maldecir nuevamente a los hombres en armas a los que negó su derecho a tener representación.

 

 

Dijo de manera falsa e interesada que “los maestros sí pueden tener su representación”, cuando se conoce de sus denodados intentos por destruir a la UNE y respaldar a una organización espuria de docentes.

 

Dentro de la confusa y apurada toma de decisiones están las regulaciones tendientes a profundizar la flexibilidad laboral “para capear el temporal”. Entonces los empleadores podrán rebajar salarios, aumentar o disminuir las horas de trabajo, regresar de manera disfrazada las tercerizaciones, la contratación a plazo fijo. Correa dice que cometió un error “por humanista” al resolver el pago de un sueldo básico a los pasantes. Ordenó también nuevos plazos y rebajas en los pagos de impuestos y las multas por parte de empresarios deudores.

 

De manera sumisa los burócratas del sistema judicial arremeten contra Salvador Quishpe, Prefecto de la provincia de Zamora, quien fue formalmente acusado de peculado, un juicio más contra el dirigente popular.

 

Segundo Vivero, traidor y delator de maestros

El evento más destacado de la semana en esta larga retahíla de excesos correístas fue la ferocidad con que ordenó el ataque contra los estudiantes del Colegio Montúfar que protestaron por el traslado de sus maestros. Apoyado del ministro Espinosa, suspendió, encarceló, amenazó, insultó a los jóvenes, los profesores y de manera criminal dio paso a las delaciones de Segundo Vivero, rector encargado, en contra de 16 maestros a quienes acusó de tantas cosas que nunca las vio, mientras los alumnos no salieron a protestar.

 

 

En este contexto el FUT hace un llamado para reemprender los procesos  políticos preelectorales en el marco de la lucha popular; no permitir que espacios fríos u opacos sean los protagonistas en esta coyuntura que busca candidatos para las próximas elecciones.

 

El régimen hace lo suyo para distorsionar los procesos que en su tiempo fueron los resortes que catapultaron esta aciaga etapa denominada revolución ciudadana. Un recurso de gran efectividad es mutilar la educación ecuatoriana con el Bachillerato General Unificado (BGU) con él desapareció la enseñanza de la historia. Ni siquiera quedó vigente el estudio de la gesta política de Eloy Alfaro porque cada vez su ejemplo chocaba con el conservadorismo del gobierno correísta.  En su reemplazo, obligó a centenares de profesores secundarios y universitarios a utilizar como texto de lectura los discursos de Correa y el Plan del Buen Vivir. Esta estrategia vino desde la Senplades.

 

Parece que la vida nacional estuviera regida por los discursos alucinógenos, adoradores del libre mercado y la libre empresa, provenientes de Carondelet, acompañados de una fuerte represión policial y la adopción de más y más medidas que dejarán endeudado al Ecuador.

 

Las sofisticadas teorías económicas, políticas y sociales, traídas por los asesores españoles y el remedo de las acciones venezolanas, tienden a hundirse destrozadas por el peso de la realidad patentizada en la masiva falta de fuentes de trabajo, una inocultable inflación, el aumento de la pobreza y de la deuda externa. Esta nueva colonización intelectual choca ahora con un fenómeno que se constata día a día que es la lucha popular, aparentemente enterrada, y que desarma los cimientos de la apologética oficialista.

 

La desazón oficial por tener que dejar el poder, las pérdidas electorales en Bolivia, Venezuela y Argentina, así como la falta de consenso para buscar un sucesor que por lo menos ayude a disminuir la justicia popular que se avecina, está configurando un régimen que en su desesperación por todo lo que pasa ha encontrado el mejor camino en la represión, el engaño y la corrupción.

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados