revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: *Ricardo Naranjo

Fotografía: Archivo

Cierre del Colegio Menor UCE: golpea a la memoria de los pueblos

 

 

"Soñaba que vendrían otros tiempos mejores"*

 

"Patria, tierra sagrada, de honor y de hidalguía, que fecundó la sangre y engrandeció el dolor..." son versos del poema "Patria", musicalizado por Sixto María Durán y popularizado por el gobierno de la "revolución ciudadana". Lo que pocos saben es que forma parte de la copiosa obra del Dr. Manuel María Sánchez (1882-1935) abogado, educador, poeta y periodista nacido en Quito quien fue Rector en la denominada "época de oro" del Colegio Mejía, en su periodo se gestionó el actual terreno de este plantel y casi se concluye la construcción de su emblemático edificio, también reemplazó a Luis Napoleón Dillon en lo que hoy sería el cargo de Ministro de Educación que desempeñó en dos ocasiones, promovió el primer Encuentro Nacional de Profesores Normalistas, colaboró y trabajó para varios medios de prensa escrita y fue diputado electo en varias ocasiones.

 

Dos datos adicionales sobre este personaje: Al igual que muchos jóvenes en la actualidad, tuvo que esperar varios años para poder ingresar a la universidad después de graduarse de bachiller -siete para ser exactos-. Y, además, el gobierno que se enorgullece de poder llamar "mía" a la patria a traves de su poema, le acaba de asestar un  golpe mortal a lo que queda de un plantel educativo creado en su honor: El Colegio Menor Universidad Central, fundado el 26 de abril del 2011, fruto de la fusión de los dos colegios anexos a la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación acaba de cerrar sus puertas y sus cerca de 800 alumnos serán reubicados en más de 80 colegios de la capital.

 

Una historia que rebasa su nombre

 

Aunque la creación del Colegio Menor de la UCE es reciente, sus antecedentes se remontan a  la década de los 50: El  13 de octubre de 1957, por pedido del Dr. Emilio Uzcátegui, Decano de la Facultad de Filosofía, fruto de la inicitiativa de varios connotados docentes, el Consejo Universitario de la Universidad Central del Ecuador aprobó la creación del Colegio Manuel María Sánchez,  concebido como  laboratorio de práctica preprofesional para estudiantes de dicha facultad. Uno de los fundadores, Vicerrector y Rector del plantel fue el Dr. Odilo Aguilar. Precisamente, en homenaje a este ejemplar educador,  El  4 de abril de 1972 se creó el  Colegio diurno, nocturno Odilo Aguilar y  la Escuela del mismo nombre, otorgándole el mismo carácter que su antecesor, ambos anexos a la Facultad de Filosofía. El Ministerio de Educación y Cultura, mediante Resolución Ministerial No. 3027 del 29 de agosto de 1974,  autorizó su funcionamiento.

 

 

Odilo Aguilar (1915-1971) nació en Babahoyo, estudió en la escuela Cristóbal Colón  y continuó su formación en el Colegio Normal Juan Montalvo, donde, tras participar de una huelga estudiantil, fue privado de una beca. Fue docente y administrativo en la escuela de su cuidad natal, en el Instituto Central Técnico, en la Facultad de Filosofía de la UCE llegó a ser Decano y miembro de la Comisión Jurídica del H. Consejo Universitario. Tras una activa vida como dirigente estudiantil mientras realizaba varios estudios en América y Europa, se graduó de Licenciado en Cultura Física,  Lengua Castellana y literatura,y obtuvo su doctorado en Ciencias de la Educación. Dedicó parte de su vida a la actividad gremial en la Unión Nacional de Educadores donde fue presidente, defensor de los derechos de los docentes y de un nuevo modelo educativo, se sumó con entusiasmo a la empresa de crear instituciones que generen esas nuevas condiciones, además del M. M. Sánchez, fue socio fundador del Pensionado Universitario y del Colegio del Pueblo y la Escuela Popular, posteriormente rebautizados con su nombre.

 

La necesidad de una nueva educación, científica, democrática, comprometida con los intereses de los sectores explotados fue lo que motivó a sus gestores a crear estas dos  instituciones donde se educaron varias generaciones de hijas e hijos  del pueblo. El país requería una nueva pedagogía, una educación emancipadora, que enseñe a pensar y no a obedecer y eso significaron estos dos establecimientos que destacaron en temas académicos y también en la lucha por los derechos de la juventud estudiantil y de los pueblos del Ecuador. En sus aulas se forjaron grandes profesionales, líderes sociales y luchadores populares; estudiantes y profesores destacaron en aspectos como redacción, oratoria,ciencias, deportes; pero también en la organización y lucha popular.

 

La embestida de la derecha

 

Pese a los reiterdos intentos por afectar a estos planteles, fue la administración del Dr. Édgar Samaniego la que, en evidente acto de venganza política, arremetió no solo contra el Odilo y el Sánchez; sumarió, suspendió o expulsó más de 200 estudiantes, empleados y docentes, cerró cinco carreras de la Facultad de Filosofía y reubicó a otras 3, cerró la Universidad Popular, pretendió el cierre de la Carrera de Sociología, desconoció elecciones de gremios estudiantiles y, como golpe final, por su incapacidad administrativa hizo que la Universidad Central baje de categoría.  A nombre de la "academia" y la "despolitización", promovió uma tenaz campaña de desprestigio contra la izquierda y llegó a decir que los dos colegios anexos eran "semilleros de insurgentes", "bastiones del MPD", etc.

 

Ante la pretensión del cierre de los colegios, se organizó la resistencia de padres, maestros y estudiantes, que durante varios meses llevaron a cabo marchas, plantones y adoptaron medidas legales; sin embargo, el 8 de diciembre del 2009 se resolvió el cierre solo de la escuela "Odilo Aguilar" , posteriormente, se  creó una Comisión de Reestructuración de ambos planteles, lo cual incumplía con lo dispuesto el Sexto Tribunal de Garantías que otorgó medidas de protección a favor del Comité de Defensa del Odilo Aguilar. Finalmente, en medio de la "cacería de brujas" desarrollada por la administración de Samaniego, se resolvió la fusión de ambos planteles y se entregó su administración a la Dirección General Académica de la UCE.

 

La nueva embestida, ¿Autogolpe?

 

Luego de cinco años de haber creado  el Menor Universitario, a inicios del presente año lectivo abundaron los rumores respecto de un posible cierre del colegio. Las autoridades lo negaron varias veces, incluso llegaron a amenazar a estudiantes que exigían respuestas a sus inquietudes y organizaban reuniones o asambleas con este fin. El propio Dr. Fernando Sampértegui, Rector de la UCE y la Dra. Fany Balseca negaron que se vaya a cerrar el establecimiento, argumentando que, supuestamente el posible cierre se supeditaba a la aprobación del nuevo Estatuto Universitario por parte del CES. Apenas en los últimos meses se hablaba de que por decisión del Consejo de Educación Superior, las universidades -aparentemente- no podrían administrar instituciones de educación básica o bachillerato y que, en su lugar se construiría un centro de capacitación.

 

Lo cierto es que tanto la Dirección General Académica (DGA) y la misma rectora del colegio solicitaron asesoría a la Ministerio de Educación para el cierre voluntario de la institución mediante el trámite 17D05-53076,  mismo que fue aprobado el 11 de mayo del 2016 desde la Dirección Distrital Norte del Ministerio de Educación. Es decir que el cierre voluntario se venía operando desde hace varios meses a espaldas de docentes, estudiantes y padres de familia. Dicho cierre  fue aprobado y notificado a la rectora recién el 6 de junio, para esa fecha, sin embargo, ya se tenía -supuestamente- armado un plan de reubicación. Es decir que, sin saber si se va a cerrar o no el Menor, ya les habían escogido nuevos colegios a los alumnos.

 

Sin razón y a la fuerza

 

No fue una medida educativa lo que cerró el Menor UCE, al igual que en el caso de sus antecesores, se evidencia un acto de odio político. El falso argumento de que una institución de educación superior no podría administrar planteles de educación media se cae por su propio peso al existir los colegios anexos Francisco Huerta Rendón de Guayaquil, Juan Montalvo de Manta, Manuel Cabrera Lozano de Loja, José Bazurto Mendoza de Esmeraldas, Anexo UTB de Babahoyo.

 

En pleno proceso de acreditación de carreras se deja a la Facultad de Filosofía, Letras y Ciencias de la Educación sin su laboratorio de prácticas preprofesionales; lo cual sería el equivalente, por ejemplo, a que la Facultad de Odontología se quede sin  clínicas odontológicas gratuitas,  la Carrera de Derecho sin los consultorio jurídicos, o a la Carrera de Ciencias Químicas sin laboratorios. Lo que coincide con la incertidumbre que existía respecto del posible cierre de la Carrera de Comercio  de dicha facultad y que recién fue aclarada en esta etapa avanzada de la acreditación, tras varias acciones de presión protagonizadas por estudiantes.

 

Indudablemente, el CES, con su Presidente René Ramírez deben responder sobre este lamentable hecho, por negarse a destinar los recursos que garanticen la permanencia de este irremplazable medio de capacitación de los futuros docentes, por chantajear a la universidad para aprobar el Estatuto institucional, pero también lo deben hacer las autoridades universitarias y del colegio; por burlarse una vez más del futuro de centenares de jóvenes que en su mayoría provienen de hogares humildes, negándoles información oportuna, obligándolos a asistir a instituciones que -en varios casos- distan mucho de su hogar, debiendo comprar nuevos uniformes, útiles, adaptarse a los perfiles vocacionales de otros colegios, etc.

 

Odilo Aguilar fue perseguido por sus ideales, fue detenido en seis ocasiones, la historia de jóvenes que luchan por sus sueños y, a cambio reciben represión se repite cada día, pero nada detiene a la esperanza, los anhelos de días mejores y con esa misma esperanza, más el legado de sus antecesores, de las generaciones que se formaron en sus aulas y con el apoyo del pueblo; los padres y estudiantes del Menor UCE celebraron una Asamblea y han decidido continuar con su tradición de luchadores y anuncian que desarrollarán todas las acciones necesarias para impedir que se cometa un nuevo abuso.

 

*Tomado del poema "¿Paz?" de M. M. Sánchez

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados