revista rupturas Quito Ecuador opinion analisis

Por: Antonio Guerrero Drouet

Fotografía: Andes

 

Código Ingenios, engranaje teorías reformistas

 

El “socialismo siglo XXI” y economía social   del conocimiento

 

Está por aprobarse en el Pleno de la Asamblea como Ley de la República el <Código Ingenios> abreviatura del <Código de Economía Social de los Conocimientos, la Propiedad y la Innovación>, cuyo mentor es René Ramírez de la SENESCYT: “teórico” acriollado del reformismo norteamericano y surcoreano*1.

 

¿Por qué en circunstancias de una crisis que ha tocado fondo en el país aparece esta “creativa e ingeniosa” propuesta de SENESCYT?

 

Porque luego del derroche de <la larga década correista> este se ha quedado sin recursos; ahondado este derroche y mayor sometimiento a las multinacionales con el incremento de la deuda externa e interna y con la baja del precio del petróleo y la apreciación del dólar.

 

En la búsqueda de argucias para obtener dólares; utilizando las “Nuevas Instituciones” del Estado bajo su control, se ha propuesto hacer aprobar en la Asamblea este <Código Ingenios> como Ley de la República para justificar “constitucionalmente” la más sutil, audaz y “legal” expoliación de los <Saberes Ancestrales> de los pueblos indígenas y del pueblo negro del país utilizando las Universidades y Escuelas Politécnicas para la <investigación> de aquellos <conocimientos>; creando a la par una cortina de humo respecto de la literatura, las artes y los <derechos intelectuales> de artistas y escritores para disque <impulsar la creatividad y la innovación> que siendo otro de sus propósitos no tiene comparación con su objetivo central.

 

Reemplazo de los recursos finitos, renovables> por los <recursos infinitos de los conocimientos

 

Esta expoliación “legal” y “constitucional” de los <saberes ancestrales> se camufla en la <teoría> que sustenta el <Código Ingenios> que plantea el <reemplazo de los recursos finitos, no-renovables (petróleo, minería) por los <recursos infinitos de los conocimientos> a través de cuya aplicación, supuestamente se llevaría a cabo una <de-colonización de los conocimientos> y el Ecuador arribaría una sociedad <post capitalista> de <redistribución de la riqueza>: una <Sociedad del Buen Vivir>; una <Sociedad del Conocimiento>.*2

 

Es una burda deformación de la teoría del conocimiento: El pensamiento, las ideas, el <conocimiento> no pueden, per se, transformar la materia, la base económica de una sociedad: La estructura o base económica del Ecuador durante la Colonia y la República ha estado sometida a la expoliación, ayer de España, y durante la última centuria a los EE.UU. y ahora a China imperialista: Esa entrega de nuestros recursos naturales y materias primas la han hecho las oligarquías a través de sus gobiernos, que este gobierno <correista>, luego de una década, ha remachado ocultándose en las obras monumentales, en las reformas, en la mentira y la demagogia manipulando la propaganda estatal.

 

Este entreguismo vende patria se refleja en que los conocimientos científicos, tecnológicos, se mantienen en poder de las multinacionales de Estados Unidos, Europa, Asia, de lo cual son responsables los gobiernos oligárquicos incluido el gobierno de Correa. Esta base económica de dominación es la que tiene que cambiar y ello solo puede producirse con una verdadera revolución que libere al Ecuador de la dominación material, económica, que se ha ejercido y ejerce sobre nuestro país desde el poder político en manos de las oligarquías serviles del imperialismo: para reemplazar dicha expoliación colonial y de dependencia con el imperialismo, por una sociedad emancipada construida con la fuerza material de quienes generan la riqueza social: Los trabajadores de la ciudad y el campo, la intelectualidad popular: educadores, profesores universitarios, científicos, tecnólogos, artistas y escritores demócratas y patriotas. Un ejemplo: Las multinacionales imperialistas no han permitido el desarrollo de nuestra industria petroquímica: En la década de los 80s dieron paso a la construcción de la Refinería Estatal de petróleo en Esmeraldas durante la dictadura militar petrolera desarrollista debido a las demandas de los pueblos que exigían “empleo”, etc., pero hasta hoy, cuando esta industria puede producir más de 250 mil derivados del petróleo han frenado el desarrollo de la petroquímica con la complicidad de los gobiernos oligárquicos.

 

 

El imperialismo frena el desarrollo industrial y de aprehensión de conocimientos científicos y tecnológicos impidiendo que nuestro país, que debe y tiene que liberarse de dicha dominación económica pueda acceder con su propia capacidad y demandando con soberanía el intercambio soberano de los conocimientos científicos, tecnológicos de países extranjeros para construir un país con una base económica emancipada de dicha expoliación extranjera y explotación oligárquica, desarrollar a su vez y en correspondencia con una nueva base económica liberada de dicha opresión secular extranjera y criolla nuestros propios conocimientos científicos, tecnológicos, pedagógicos, artísticos y literarios.

 

El citado ejemplo del freno al desarrollo de nuestra industria petroquímica es elocuente y extensible a todas las ramas de la producción material e intelectual de nuestro país.

 

Quienes en reemplazo del neoliberalismo han impulsado con los enormes recursos petroleros una década de neo-sometimiento a la expoliación extranjera y a la explotación burguesa criolla tamizándola con obras monumentales y reformas: quienes han ampliado el entreguismo de nuestra riqueza material a Estados y China -petrolera y minera- no pueden presentarse ahora como los adalides de la de-colonización de los <conocimientos secularmente en manos de las élites> arrogándose la calidad de <liberadores de los conocimientos espirituales>: La realidad es otra, cínica y audaz: Profundizar el saqueo y el entreguismo de nuestros <conocimientos, principalmente ancestrales milenarios, camuflados en la Ley connotada como: <Código de Economía Social de los Conocimientos, la Propiedad y la Innovación>, o <Código Ingenios>.

 

Al respecto, el catedrático de la Universidad Andina: Arturo Villavicencio, partícipe del Premio Nobel de la Paz referido a la defensa de nuestra biodiversidad ante el recalentamiento global señala: <…la propuesta de una universidad…que conjuntamente con institutos públicos de educación tendría como tarea descubrir los tesoros ocultos en nuestra biodiversidad para analizarlos y codificarlos como conocimiento científico…asegurándonos…la transición al “Buen Vivir”…se sustenta en la desgastada idea del efecto de filtración (Stiglitz, 2002), según el cual los descubrimientos …tecnológicos…se filtrarán al resto del aparato productivo del país, beneficiando a la economía en su conjunto>*3

 

En un evento relacionado con los <Saberes Ancestrales> organizado por el gobierno a fines del 2014 para afirmar el proyecto del <Código Ingenios> basado en la <Economía del Conocimiento> sus propios motivadores expresaban su preocupación por la política extractivista del gobierno debido a que el país vive<una realidad histórica preocupante, sobre todo respecto a un país donde cohabitan dieciocho poblaciones representadas por quince nacionalidades y pueblos indígenas, además de afro ecuatorianos, montubios y mestizos>* 4 que podía convertir el proyecto en un instrumento para mercantilizar esos conocimientos ancestrales debido a que: <…más del 90% de la diversidad biológica que subsiste en el planeta se encuentra en las regiones tropicales y subtropicales de África, Asia y América del Sur. A esto hay que sumar el conocimiento que proviene de saberes indígenas. De las especies vegetales del mundo, más de dos tercios son originales de los países periféricos y semiperiféricos: Más de 7000 compuestos medicinales utilizados por la medicina occidental son derivados del conocimiento de las plantas. Se puede concluir que a lo largo del último siglo las comunidades han contribuido significativamente a la agricultura industrial, a la industria farmacéutica y a la industria biotecnológica. [...] Las multinacionales farmacéuticas, alimenticias y biotecnológicas se han apropiado de los conocimientos de nuestros pueblos con una inexistente o mínima contrapartida, procesando luego estas sustancias y patentando los procesos y, al mismo tiempo, sus productos>*5.

 

Esos <saberes antiguos> de los pueblos originarios, reservorio de conocimientos milenarios, serían procesados en las Universidades, Escuelas Politécnicas e Institutos científico-tecnológicos por los citados “académicos” convertidos en <investigadores de carrera> con títulos de PHD*6 y sueldos “extras” pagados por el Estado, con lo cual el <correismo> daría un paso fundamental en el proceso de penetración en las comunidades indígenas y negras para llevar a cabo la extracción de dichos <conocimientos> y su comercialización, como Estado intermediario, con la “Empresa Privada” y las multinacionales.

 

Para esto el <correismo> requiere de una sofisticada legislación que oculte demagógicamente aquellos propósitos expoliadores los cuales son encubiertos en el <Código Ingenios> con un lenguaje de supuesta <protección de los saberes ancestrales> y de los <derechos de las comunidades> manipulando la <interculturalidad> y el <diálogo de saberes> a fin de que el Estado como propietario de dichos conocimientos convertidos por medio de esta supra Ley en <Bienes Públicos> pueda patentizarlos; por supuesto este propósito es encubierto con la idea paternalista típica del <correismo> para justificar el saqueo del petróleo y las minas: de <sacar de la pobreza a las comunidades>:  Así está “legalmente” configurado el <Código Ingenios>.

 

<Del extractivismo minero y petrolero> al <extrativismo epistémico>

 

La catedrática de la Universidad Andina <Simón Bolívar>, Katherine Walsh, en una de sus conferencias acerca de <Saberes Ancestrales y Economía Social del Conocimiento>*7 planteaba como interrogantes algunos aspectos relacionados con el <Código Ingenios>: Denunciaba por ejemplo que los artículos <57, 322 y 422> de las <Reformas Constitucionales> –que fueron rechazadas con  movilizaciones populares e impuestas por la fuerza por el gobierno de Correa- están incorporadas al <Código Ingenios> las cuales eliminan  la <prohibición de que los conocimientos colectivos ancestrales pudieran ser enajenados> los cuales, con esta Ley, <deben ser colocados al servicio del Estado en función de las <necesidades nacionales y globales> y para supuestamente <sacar a los pueblos comunitarios de la pobreza>.

 

Katherine Walsh destacaba, papeles fidedignos en mano, que la <Coordinadora de SENESCYT> le mostró un documento que señalaba que <siendo las comunidades las propietarias de los descubrimientos de conocimientos tradicionales ellas tienen la potestad de decidir qué hacer con sus conocimientos, los cuales podrían ser traspasados comercialmente a individuos, o empresas, nacionales y/o extranjeras bajo el establecimiento de acuerdos contractuales, que, como propietarias, podrían firmar>.  También hacía notar que la visión del gobierno y la SENESCYT contempla que los saberes ancestrales:<pueden convertir a los miembros de las comunidades en trabajadores que se beneficien recibiendo utilidades por los conocimientos tradicionales descubiertos>: Al respecto mencionaba una experiencia: Dos delegados del gobierno a nombre del <Banco del Conocimiento del Estado> le habían solicitado la entrega de los archivos que reposan en la Universidad Andina de los saberes ancestrales de los pueblos negros de “El Chota” y Esmeraldas que recogen miles de testimonios, en videos, de la cultura afro-ecuatoriana; ante la explicación que esos archivos recogían la memoria colectiva y que eran utilizados para la formación pedagógica; que aquellos saberes pertenecían a los pueblos afro ecuatorianos, los dos jóvenes le habían respondido que <como eran Bienes Públicos debían pasar a poder del Estado>. La catedrática Walsh denunciaba otro hecho ocurrido luego de un Taller de SENESCYT dado a una comunidad de Saraguro: Un representante del gobierno le propuso a una joven indígena portadora de un libro que recoge saberes tradicionales comunitarios de plantas medicinales la compra de aquel libro elaborado por las comunidades que recogía dichos conocimientos del herbolario natural, y que, ante el señalamiento de la joven indígena de que <era de propiedad de la comunidad y no podía venderlo> éste funcionario le había contestado que <por ser un “Bien Público” finalmente lo tomaría bajo su poder el Estado>.

 

Katherine Walsh, terminaba preguntando a los asistentes a la conferencia: <Sino estábamos asistiendo a una neo colonización de los saberes ancestrales: A un nuevo TLC –Tratado de Libre Conocimiento- donde se sale de un extractivismo y se pasa a otro: A un extractivismo epistémico>: Haciendo una paradoja entre la real política extractivista del <correismo> para minas y petróleo y su prolongación a un extractivismo epistémico>, o sea, de los <conocimientos ancestrales>.

 

<empoderamiento>, no <propiedad> de los <saberes ancestrales

 

Los saberes ancestrales son patrimonio cultural de las comunidades indígenas y negras; también del acumulado de conocimientos forjados en el mestizaje biológico y cultural*8: Son acumulación de valores materiales y espirituales milenarios propios: No corresponden a la cultura capitalista que los interpreta como <Propiedad>: <Propios> significa identidad, empoderamiento, aprehensión de su realidad comunitaria como pueblos; de sus imaginarios connotados como <cosmovisión andina> forjados en milenios: Son rasgos inconfundibles de cada una de sus culturas arraigadas en sus territorios, con sus lenguas, mitos, ritos, imaginarios, ceremonias ligadas a sus instrumentos de trabajo para cultivar la <Pachamama>; para preparar y servir sus alimentos –otro ritual milenario- con su propia artesanía; para celebrar la vida con sus danzas, ritmos, música, literatura oral y escrita; con sus instrumentos musicales y artísticos; para revivir permanentemente su tradición guerrera y militar: Son inseparables de las culturas alzadas de sus pueblos y por ello la mercantilización que el <Código Ingenios> busca introducir para comerciar sus <saberes antiquísimos> por medio del capitalismo estatal, privado o multinacional, contaminaría, vulneraría y hasta destruiría dichas culturas milenarias lo cual debemos evitar aunque el moderno y <sabihondo> neo-colonial jesuita, calcador del reformismo gringo y venezolano cacaree diciendo que <eso es exaltar la pobreza y oponerse al progreso>.

 

Los <saberes ancestrales> no son mercancías: No existen para mercantilizar a las comunidades: Constituyen su condición de <ser>; su realidad histórica y cultural; son medios espirituales y materiales con los cuales afirman sus propias identidades y culturas.

 

Muchos productos medicinales naturales de las comunidades indígenas salen a las ferias comunitarias para ser vendidos al pueblo mestizo: La “sangre de drago”, la “uña de gato”, la “hoja de sábila”, pero eso ocurre precisamente en dichas ferias comunitarias que enfrentan al capitalismo en forma democrática y popular, más, durante una auténtica revolución social serán fundamentales para enfrentar la cadena mercantil y cultural capitalista de los grandes supermercados.

 

El <Código Ingenios> se propone enrolar a las comunidades en un proceso de comercialización capitalista con las multinacionales a través del Estado convertido en propietario e intermediario al declarar <Bienes Públicos> a dichos conocimientos vulnerando el origen y el carácter popular de nuestras culturas.

 

El <Código Ingenios> al aplicarse rompería la cadena de intercambio de saberes entre los pueblos forjada en milenios y siglos; y de resistencia a las culturas dominantes criollas y extranjeras representadas por el Estado que en un verdadero país socialista se convertirían en una interculturalidad plena de intercambio de saberes para el auténtico <Buen Vivir>; razón por la cual antes de su aprobación en la Asamblea -y de ser aprobado sorprendiendo a los pueblos ancestrales- debe ser objeto de resistencia y rebelión a su ejecución práctica por las comunidades, por el movimiento indígena revolucionario; por los movimientos sociales de los trabajadores, de los pueblos indígenas, negros, montubios y mestizos; por los maestros, los comerciantes minoristas, los barrios, la juventud, la mujer trabajadora, la intelectualidad democrática y antiimperialista, los artistas y escritores populares.

 

Dicha Ley oculta el carácter de clase del Estado capitalista presentándolo como <sapiente benefactor de las comunidades> como <Estado que practica un moderno mecenazgo y tutelaje sobre los saberes antiguos de los pueblos> -supuestamente- <“atrasados” científica, técnica y tecnológicamente>.

 

El <Código Ingenios> establecerá una cadena de comercialización de los <saberes ancestrales> que destruiría las identidades y culturas de los pueblos indígenas y negros, principalmente, opuesta a la pretendida <protección de los saberes ancestrales> que el <correismo> califica estereotipadamente como <transversalización de la interculturalidad> que en realidad es la conversión de los saberes ancestrales en mercancías  para el Estado capitalista intermediario; lo cual pone al descubierto Katherine Walsh calificándola de <mercadeo de la interculturalidad>

 

<Código ingenios>: mercantilización de los <saberes ancestrales>,                                   científicos, tecnológicos, artísticos y literarios

 

Recopilemos: La legislación del citado <Código> puntualiza que estos <conocimientos> son <Bienes Públicos>, o sea <Bienes del Estado>: La <investigación científica, técnica y tecnológica> a desarrollarse en las Universidades, Escuelas Politécnicas, Institutos Tecnológicos, etc., se orienta a procesar tales conocimientos ancestrales por medio de los <investigadores> de carrera con título superior (PHD) con sueldos del Estado; de hecho, lo hemos destacado, también se promocionaría a <investigadores autóctonos> de las comunidades también pagados por el Estado aunque no esté escrito en ese documento.

 

Justo, científico, proletario concepto de la <interculturalidad>

 

Un aspecto a tener en cuenta es la manipulación de la <interculturalidad> y del <Diálogo de Saberes> que supuestamente <protege los derechos de las comunidades> opuesta a la verdadera interculturalidad entre pueblos que se realizará óptimamente en el socialismo como lo expone Pablo Miranda: <En los Estados multinacionales las relaciones sociales de producción, la vida, y sus manifestaciones espirituales y culturales, la institucionalidad y las tradiciones establecen de hecho vínculos entre los pueblos, las nacionalidades y naciones> y prosigue: <Esas relaciones hacen parte de la interculturalidad. Esta interculturalidad funciona independiente de la voluntad de las personas, es parte de la base económica y de la superestructura de la sociedad. En el capitalismo esa interculturalidad está atravesada por la ideología de las clases dominantes, por sus intereses económicos y culturales, por la institucionalidad y la legitimación que sustenta ese dominio, es por tanto una interculturalidad de sometimiento de la nación dominante a las naciones, nacionalidades y pueblos dominados, sean o no minoritarios…Esto quiere decir que la interculturalidad es de dominación-dominado, de segregación étnica y cultural que se expresa en la discriminación social, económica y política. De parte de los pueblos dominados está planteada siempre, en distintos niveles, la resistencia, la rebelión o la insurgencia>*9   

 

La expoliación de los milenarios conocimientos ancestrales particularmente del vasto herbolario para la prevención y el tratamiento de las enfermedades de los pueblos originarios ha sido, y es, una vieja aspiración de las oligarquías criollas y de las transnacionales cuyos expertos conocen, debido a estudios realizados por sus <investigadores>, que las ganancias obtenidas de la comercialización de la medicina natural son mucho mayores que las que deja la explotación petrolera y minera; todo esto debido a que, como señalan sus propios ideólogos, existe una <excedencia de las farmacopeas ancestrales que contrasta con el agotamiento de la biodiversidad en Occidente>.* 10

 

El <correismo se propone en los hechos, con la legalización constitucional del <Código Ingenios>,  profundizar el saqueo para mercantilizar los conocimientos ancestrales de los pueblos indígenas y negro; pero no desaprovecha la oportunidad para legalizar un paquete, que, a la vez que sirve de encubrimiento de sus principales objetivos, le sirve también para ejercer un control y una subordinación de los conocimientos científicos, técnicos y tecnológicos que han desarrollado y desarrollan  nuestras Universidades y Escuelas Politécnicas así como para mediatizar y subordinar nuestras artes y literaturas emancipadoras, democráticas, antiimperialistas y revolucionarias a la concepción y praxis servil del imperialismo y la <Empresa Privada> contenida en la <Economía Social del Conocimiento> pretendiendo birlar la naturaleza histórica liberadora de nuestras artes y literaturas cultas, irreverentes hacia el poder oligárquico e imperialista que son las que predominan sobre otras expresiones artísticas y literarias conciliadoras con el sistema y con el gobierno reformista para someterlas al tutelaje del Estado ubicándolas como parte de los <Bienes Públicos>; política <cultural> de la que cabe advertir a la juventud: La eliminación de los <Derechos de Propiedad Intelectual> calificados por el <correismo> como <mercantilistas> ocultan el montaje de este proyecto <macro mercantilista> que se extiende a los conocimientos científicos, técnicos y tecnológicos y a la producción artística y literaria democrática, antiimperialista, popular, pluricultural y revolucionaria: Tales son, en rasgos generales, los propósitos del <Código Ingenios>.

 

Nuestros actuales <conocimientos> liberadores se han preservado y desarrollado en el avatar de la lucha de clases: De la resistencia y combate a la dominación colonial y a la dominación imperialista-oligárquica: Los <Saberes Ancestrales> existen como resultado de la resistencia y combates ancestrales de los pueblos indígenas que han dejado una riqueza de conocimientos invaluables en todos los ámbitos y cuyo inmenso herbolario medicinal natural ha sido ya antes objeto de acciones depredadoras del imperialismo, fracasadas, que ahora el Estado capitalista quiere extraer mercantilizando a las comunidades.

En cuanto al desarrollo de nuestras artes y literaturas cultas: Ayer contra las artes y literaturas barrocas coloniales expresada en las obras emancipadoras de Espejo, de su hermana Manuela, en la oratoria de Lequerica, en la poética emancipadora de Olmedo; durante la República contra la dominación imperialista y oligárquica expresada en las literaturas opuestas al oscurantismo latifundista y a la “Doctrina Monroe” norteamericana construidas por Peralta y Montalvo; y posteriormente las artes y literaturas que abarcan desde los años 30s hasta el Centro de Arte Nacional de Larrea, Murriagui, Chávez y Carcelén así como la obra de Agustín Cueva, Benjamín Carrión, Rafael Larrea, Pablo Miranda y otras connotadas personalidades democráticas, antiimperialistas y revolucionarias.

 

El Estado a través del  <Código Ingenios> pretende arrancar a los pueblos originarios –y por extensión al pueblo mestizo y la etnia negra- sus saberes ancestrales y populares para mercantilizarlos con la <empresa privada> -la oligarquía- y con las multinacionales norteamericanas y chinas, especialmente de los fármacos, teniendo al Estado como intermediario.

 

* 1 - Raúl C. North y Gary Becker entre otros intelectuales reformistas norteamericanos recibieron Premios Nobel por sus trabajos que dejan atrás la <economía clásica> y ponen énfasis en las <Instituciones> del Estado burgués para integrarlas a procesos reformistas en los Estados Unidos, principalmente; Ha Joon-Chang, intelectual de Sur Corea, fue invitado por el gobierno de Correa a dictar charlas en el país respecto de esta teoría conocida como <Neo Economía Institucional> o <neo-institucionalismo> que ha sido aplicada en ese país satélite del imperialismo yanquiy en el Ecuador por Correa y corifeos como René Ramírez de la SENESCYT.

*  2 – <Código Ingenios> entregado en Junio del 2015 a la Presidencia de la Asamblea Nacional –AN- que ha sido aprobado por la <Comisión de Cultura, Ciencia y Tecnología> de dicha AN para ser llevado al Pleno de ésta y ser aprobado en Segunda y Definitiva Instancia como Ley de la República.

*  3 -  ¿Hacia dónde va el Proyecto Universitario de la Revolución Ciudadana?”- Folleto de Arturo Villavicencio, catedrático de la Universidad Andina <Simón Bolívar>.

* 4 y 5 -  “EL BUEN CONOCER Y EL DIÁLOGO DE SABERES” - PROYECTO DEL BUEN CONOCER – FLOK-SOCIETY”:-20/12/2014- Editor/Curador: Juan Manuel Crespo; Autores: Juan Manuel Crespo y David Vila.                                                                                                                                  Datos provenientes del Proyecto arriba destacado realizado bajo convenio con el <Ministerio Coordinador del Conocimiento y Talento Humano>, la <Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación> y el <Instituto de Altos Estudios Nacionales del Ecuador>.

* 6 – Legislación del <Código Ingenios>.

* 7 - Conferencia organizada por CIESPAL publicada el 8 de Mayo del 2015 <Saberes Ancestrales y Economía del Conocimiento> en que hizo su exposición la catedrática de la Universidad Andina <Simón Bolívar>: Katherine Walsh señalando que hay un “extractivismo epistémico y de territorialización” que no se propone <descolonizar el conocimiento> sino realizar una capitalización del conocimiento ancestral y de participación en el mercadeo: Un TLC emergente: <Tratado de Libre Conocimiento>.

* 8 y 9 – <Pueblos, Nación y Emancipación> de Pablo Miranda: Edición de Julio del 2001: <Ere>: <Ediciones de la Revolución Ecuatoriana>.

* 10 – Texto extraído del evento citado arriba: <EL BUEN CONOCER Y EL DIÁLOGO DE SABERES> - <PROYECTO DEL BUEN CONOCER – FLOK-SOCIETY>.

 

 

 

 

Calcular Page Rank

Las Casas Oe3-128 (entre América y Antonio de Ulloa)

Quito-Ecuador

ISSN 1390-6038

Revista Rupturas © 2015 Derechos reservados